Los duendes de la Navidad se ven como unas personas muy pequeñas, son los asistentes de Santa Claus y lo apoyan fabricando y organizando los regalos que reparte cada año. También le ayudan a cargar el trineo para que salga a repartirlos y además cuidan de los renos que jalan de éste.

Los duendes de la Navidad trabajan todo el año

Como en la mayoría de las empresas, durante la época navideña aumenta el trabajo en el taller del Polo Norte; pero los asistentes de Santa también trabajan el resto del año, lo ayudan a observar que los niños se estén portando bien para premiarlos al final.

Algunos de ellos a veces lo acompañan en Nochebuena, a repartir los regalos casa por casa, para terminar de entregarlos todos antes de que amanezca y los niños despierten para correr al árbol de Navidad a ver que les trajo Santa Claus.

Traje de duende de Navidad

Los duendes de la Navidad por lo regular usan el trajecillo en color verde o rojo, llevan medias y unos zapatos con punta. Traen también un gorro similar al que usa Santa Claus, sólo que más largo y algunos con un cascabel en la punta, así como varios cascabeles en el traje.

Maquillaje de duende ayudante de Santa

La cara de un duende navideño se puede simular con el maquillaje social, es decir, con el que se usa para un maquillaje común. Y se necesita:

  • Una brocha para rubor.
  • Correctores de maquillaje blanco y beige oscuro.
  • Esponjas para maquillar o quesitos.
  • Gloss o brillo labial.
  • Lápiz delineador de labios color rojo.
  • Lápiz delineador de ojos negro o del color natural del cabello.
  • Maquillaje cosmético líquido en tono claro.
  • Rubor tono rosa.

Maquillaje de fantasía: cara de duende de Navidad

A los duendes de la Navidad les gusta trabajar para hacer felices a los demás, por eso se representan sonrientes y físicamente con la piel clara y algunos detalles como las orejas puntiagudas y la nariz chata, como con una bolita en la punta; para lograr estos efectos se debe aplicar el maquillaje y los correctores como se describe a continuación:

  1. Se coloca una base de maquillaje del tono claro en todo el rostro, incluyendo las orejas y el cuello, utilizando una esponja para maquillar.
  2. Con otra esponja se va a aplicar el corrector blanco en la punta de la nariz como dibujando una bolita y también un poco en la parte superior de las orejas.
  3. Con otra más, se va a colocar el corrector beige oscuro a los costados del mentón o barbilla para alargar el rostro y en el contorno de las orejas para que también se vean más largas.
  4. Con un lápiz negro o del color natural del cabello se puede alargar la ceja y hacerle un diseño distinto al natural, en arco o en curvas por ejemplo.
  5. Se va a poner el rubor rosa con la brocha formando uno círculo en cada mejilla y si se quiere también uno muy pequeño en la punta de la nariz.
  6. Si se desea se puede dibujar una boca sonriente alargando la forma de los labios con el lápiz delineador rojo.
  7. Para terminar, se va a aplicar el gloss en los labios para que tengan brillo.
Y después de maquillarse hay que ponerse el traje de duende y ¡a trabajar se ha dicho!