En todas las historias hay chicas buenas y chicas malas. De estas últimas las más clásicas son las brujas, que por lo regular son viejas y feas, así que en esta ocasión este es el tipo de caracterización de una bruja que se va a describir. No es requisito dominar el maquillaje artístico para poder hacer este modelo pero sí hay que tener en mente algunos tips.

Para maquillar a una bruja necesitamos

  • Maquillaje en crema (uno de color verde y otro del tono del cabello o de la peluca)
  • Sombras, rubores o lápices delineadores (en tonos café)
  • Pinceles de pelo suave (muy delgados)
  • Una esponja para maquillar (o quesito)

Maquillando a una bruja

  1. Con la esponja se toma el maquillaje verde y se pone una base en todo el rostro, incluyendo las orejas y el cuello. En este caso nos debemos asegurar que el tono en la base quede desparejo porque este efecto va a aparentar vejez en la piel.
  2. Luego con un pincel se dibujan unas cejas despeinadas por encima de las cejas reales.
  3. Después con el tono café hay que remarcar la mayor cantidad de arrugas posible pero sin exagerar, hasta llegar a un punto donde la cara de la modelo parezca la de una anciana. Si esta es muy joven y no se notan mucho las arrugas hay que pedirle que frunza el rostro y entonces remarcar las que aparezcan; sobre todo las de la frente y alrededor de los ojos y de la boca.
  4. Por último se pintan los labios de rojo para que se noten.
  5. Y como toque final, un detalle que no puede faltar en una bruja, se le pone una verruga. Ya sea en la nariz, en la barbilla o arriba de los labios. Esta puede hacerse pintando un pequeño círculo café o dejando allí un poquito de maquillaje en crema para que tenga volumen.
Se le puede agregar una nariz de bruja, de las de plástico que venden en las tiendas de disfraces.

Verruga de látex para simular una bruja

Para formar una verruga lo ideal sería hacerla con látex; solo se coloca una gota del material en la zona donde se quiera simular la imperfección y se deja secar, ya estando seca se pinta con maquillaje y de esta forma parecerá una verruga de verdad. Y si aún no parece muy notoria, se le pone otra gotita de látex y se deja secar para maquillarla.

En el maquillaje artístico también se utiliza el látex para hacer la enorme nariz postiza y hasta la máscara completa de un rostro desfigurado.

Disfraz de bruja para Halloween: sombrero, zapatos y escoba

Las brujas deben usar un sombrero cónico, una capa, unas botas o zapatos picudos y por supuesto su inseparable escoba para llegar volando a la fiesta de Halloween. De preferencia que todo sea en tono negro, aunque también funciona combinarlo con naranja o morado. Y en el vestido no se debe olvidar lucir detalles como estrellas o lunas.

Este mismo diseño de maquillaje se puede hacer con otros tonos, cambiando el color de la base y de los labios se verá diferente y así se puede conseguir un disfraz de bruja menos común. Y ahora sí, ya caracterizadas y con escoba en mano, listas para hacer brujerías.