En el siglo XVI se produjeron grandes cambios en todos los campos de la actividad humana fundamentados en una nueva forma de "pensar". Los factores principales que afectaron la vida en Europa fueron:

  • La llegada masiva de metales preciosos de América que impulsó el comerció internacional, la economía y el crecimiento demográfico.
  • Por otro lado, La Reforma rompió la unidad religiosa provocando enfrentamientos en toda Europa.
  • También fue importante la renovación intelectual y cultural del Renacimiento basada en la recuperación de los valores y principios clásicos.

La Teoría Política del Pensamiento Moderno

El pensamiento político medieval evolucionó de forma paralela a los cambios descritos y puso las bases de las estructuras y superestructuras que surgieron. El Humanismo impulsó la

recuperación de textos clásicos, en este contexto, el humanista defendió la función de las ciencias sociales en el ámbito civil a partir del análisis racional. Los siglos XVI y XVII fueron prolíficos en lo que a la producción de ciencia política se refiere. Destacan aquellos autores que teorizaron sobre el concepto soberanía. El enfoque de estos análisis parte de dos concepciones diferentes:

  • Una moralista centrada en el origen, naturaleza y límites del poder político.
  • Otra más empírica e innovadora que describió la realidad y su funcionamiento. Esta es la perspectiva que se difundió en el s. XIX y que tiene su origen en la obra de Maquiavelo

Maquiavelo y la Florencia Renacentista

Nicolás Maquiavelo desarrolló su obra en la Florencia del Renacimiento, periodo en el que la corona de Francia y la de España se disputaban el control de Italia. La zona central de la Península italiana estaba bajo la influencia del Papa y Nápoles, junto a Sicilia, estaba sometida a la corona española.

Entre los siglos XV y XVI, Maquiavelo desempeñó diversos cargos políticos en el gobierno de la República de Florencia, impregnada de lo que se conoce como "humanismo cívico florentino". Bajo el gobierno de la familia Médici, el Humanismo desarrolló la filosofía y el arte esforzándose en la tarea de recuperar el legado clásico, caracterizado por su racionalismo y pragmatismo.

Pese al declive que sufre Florencia en tiempos de Maquiavelo, se mantiene una política cívica y republicana heredada de los dos siglos anteriores y caracterizada por la vinculación de la ciudadanía con el engrandecimiento y preservación de su república. En un momento en el que la independencia se puede perder, no es extraño que la obra de Maquiavelo plantee una perspectiva diferente a la del humanismo de carácter cristiano.

"El Príncipe" y la razón de estado

Maquiavelo practicó un nuevo método de estudio de la política orientado a establecer las reglas adecuadas a un buen gobierno. Para ello, estudió la historia y se basó en la experiencia, sin implicar a la moral cristiana. Sin duda, puso las bases de la ciencia política: realismo y utilidad.

El éxito en política se basa en el acierto en el uso del poder. El éxito del príncipe depende de su habilidad, coraje, inteligencia y flexibilidad, es decir, de su virtú. Sin embargo, el gobernante se encuentra expuesto a los caprichos de la Fortuna o a los cambios y accidentes imprevisibles. De esta forma, la teoría política de Maquiavelo encarna el ideal renacentista que presenta al hombre en lucha por dominar su entorno.

Maquiavelo considera el Estado como una estructura orgánica gobernada por sus propias normas de funcionamiento y que se justifica por su éxito. El gobernante será juzgado por su súbditos en función del éxito de su gestión, sin atender a cuestiones morales. Así el Estado tiene su propia razón de ser: la razón de estado.

Maquiavelo, fundamento de los Estados Modernos

La obra de Maquiavelo determinó el pensamiento político moderno con respecto al desarrollo del poder monárquico y de los Estados Modernos. Este es el modelo de estado que tras la expansión colonial del siglo XIX y la posterior descolonización se ha extendido por todo el mundo. No es casualidad que personajes de la talla de Napoleón o Winston Churchill hayan tenido como libro de cabecera El Príncipe.