Los mamíferos comparten una serie de características diferenciales, como puede ser la presencia de pelo, con la excepción de los cetáceos, la temperatura corporal constante, que también poseen las aves, o su naturaleza vivípara, exceptuando los monotremas; los únicos mamíferos ovíparos.

Está unánimemente aceptada la teoría evolutiva de los mamíferos a partir de los reptiles, concretamente de la rama de los sinápsidos. Su evolución fue gradual, desarrollándose desde el Pérmico hasta el Jurásico. Sin embargo, el predominio de los dinosaurios durante el Mesozoico, mantuvo a los mamíferos en un segundo plano. No sería hasta el Cenozoico, con la extinción de los dinosaurios, que los mamíferos se convertirían en la especie dominante.

Clasificación de los mamíferos

Los mamíferos incluyen alrededor de unas 4.600 especies. Se clasifican en tres subclases; prototerios, metaterios y euterios. Algunas clasificaciones consideran dos subclases; prototerios (ovíparos) y terios (vivíparos), y en esta última, se integran las infraclases de los metaterios y los euterios.

Los prototerios es el grupo más primitivo, formado por los mamíferos que ponen huevos. Hay un único orden, los monotremas, cuyo hábitat está en Australia y están representados por el ornitorrinco y el equidna. Los metaterios están representados por el orden de los marsupiales, como los canguros o los koalas. Y por último, los euterios, que componen con diferencia el grupo más numeroso. Son los mamíferos placentarios y se clasifican en 19 órdenes:

  • Insectívoros.
  • Macroscélidos.
  • Dermópteros.
  • Quirópteros.
  • Carnívoros.
  • Pinnípedos.
  • Escandentios.
  • Primates.
  • Xenarthra.
  • Folidotos
  • Tubulidentados
  • Roedores.
  • Lagomorfos.
  • Sirenios.
  • Cetáceos.
  • Hiracoideos.
  • Artiodáctilos.
  • Perisodáctilos.
  • Proboscídeos.

Aparato digestivo de los mamíferos

Los dientes constituyen uno de los elementos más destacables con relación al proceso digestivo de los mamíferos. Poseen diferentes funciones dependiendo de cuál sea su utilización; incisivos para cortar, caninos para desgarrar o premolares y molares para triturar.

El tubo digestivo difiere considerablemente según se trate de un carnívoro o de un omnívoro. En el caso de los herbívoros rumiantes, en el estómago se observa una mayor complejidad. Está dividido en distintos compartimentos, en los cuales se lleva a cabo el proceso de fermentación y digestión de las grandes cantidades de hierba que suelen ingerir.

Aparato excretor de los mamíferos

El sistema excretor de los mamíferos está compuesto por los riñones, los uréteres, la vejiga urinaria y la uretra. Los riñones son los encargados de la depuración del plasma sanguíneo, la formación de orina y la eliminación de los desechos. Los uréteres transportan la orina producida por el riñón hacia la vejiga urinaria por medio de contracciones peristálticas y, en el proceso final, la orina es expulsada del organismo a través de la uretra.

Aparato circulatorio de los mamíferos

El sistema circulatorio de los mamíferos es cerrado, ya que la sangre circula siempre en los vasos sanguíneos, es doble, porque se organiza en dos circuitos, sistémico y pulmonar, y es completo porque la sangre rica en oxígeno no se mezcla nunca con la sangre carbooxigenada.

El corazón posee cuatro cavidades; las superiores, llamadas aurículas, y las inferiores, denominadas ventrículos. Ambas cámaras disponen de válvulas que impiden que la sangre retroceda cuando esta ingresa en una aurícula para pasar, posteriormente, al ventrículo. El miocardio es el músculo del corazón que, mediante contracciones reguladas por el sistema nervioso, garantiza el flujo constante de sangre.

Los vasos sanguíneos se distinguen entre las arterias, las venas y los capilares. Las arterias parten de los ventrículos y distribuyen la sangre al resto del organismo. Las venas llevan a cabo la tarea opuesta; retornar la sangre al corazón, que llega a las aurículas. Los capilares, por su parte, forman una red que comunica las arterias y las venas.

El sistema linfático conforma otra red de vasos por el que circulan las células defensivas, y que está conectado al sistema circulatorio a través de las venas. Su función consiste en combatir los microorganismos susceptibles de provocar enfermedades.

Aparato reproductivo de los mamíferos

La característica que distingue a los mamíferos al respecto de su proceso reproductivo es su condición vivípara, lo que significa que las crías se desarrollan en el interior del cuerpo de la madre. La placenta suministra al feto el oxígeno y los nutrientes necesarios para su desarrollo, así como también sirve para eliminar las sustancias de desecho. Las excepciones las constituyen los mamíferos ovíparos, como el ornitorrinco, y los mamíferos no placentarios, como por ejemplo el canguro.

Por lo que se refiere al aparato reproductor, en el caso de las hembras consta de ovario, oviducto, útero y vagina, mientras que en los machos está compuesto por un pene y los testículos que, a diferencia de otros animales, en los mamíferos se encuentran situados en el exterior del organismo, encerrados y suspendidos en el escroto.

Sistema nervioso de los mamíferos

El sistema nervioso de los mamíferos es el que presenta una mayor complejidad entre todos los vertebrados. Especial mención merece el encéfalo, en el que se encuentra la corteza cerebral y donde se coordinan todas las funciones motoras y sensitivas. El cerebelo también está muy desarrollado. En cuanto a los sentidos, destacan el oído y el olfato, muy especializados en buena parte de los mamíferos. Los ojos se disponen de forma lateral, lo que confiere a la mayoría de mamíferos una visión monocular, con la excepción de los primates y humanos, cuya disposición frontal les dota de una visión binocular. El tacto también está mucho más desarrollado en los mamíferos que en el resto de los vertebrados, siendo de suma importancia para algunas especies.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".

Podéis seguir mis artículos en Twitter.