La Malva Real o Malvarrosa también llamada como malva de la reina, cañamera real, malva loca, malva del príncipe o de la princesa y malva de las indias, es una planta herbácea anual pertenece a la familia de las Malváceas con un tallo áspero y ramoso que puede llegar a sobrepasar los 2 metros de altura; sus hojas suaves al tacto, son opuestas y pecioladas; sus flores moradas, son grandes y pedunculadas; el fruto es seco y con muchas semillas.

Debido a la belleza de las flores de la Malva Real, esta planta se cultiva como ornamental en multitud de jardines. Existen infinidad de especies de malvas y todas muy afines y no solo en su aspecto exterior sino que también son muy semejantes en su composición química.

Con respecto a las malvas en general, la Real Academia Española (RAE), indica: "Es una planta muy abundante y muy usada en medicina, por el mucilago que contienen las las hojas y las flores de la malva". La malva estaba muy apreciada por los antiguos (griegos y latinos) que además de usarla como planta medicinal también la utilizaban como verdura, así que no es de extrañar que Carlomagno impusiera el cultivo de todas las especies de Malváceas en los jardines imperiales.

Propiedades de la malva

El mucilago y una sustancia colorante denominada malvina, son los principales componentes conocidos de la malva. El extracto llamado vegetalina o vegetalín que se prepara con sus pétalos, es inocuo y se usa en las industrias de materias alimentarias, y para dar color a algunos vinos de tonalidad pálida.

La raíz de la malva constituye un buen dentífrico para los adultos ya que inmuniza contra las infecciones bucales, por eso se utiliza cuando hay dolor de dientes, inflamación de las encías, de la boca o de la garganta e incluso cuando existe tos.

La malva, una planta inocua que ha dado lugar a la famosa frase, referida a las personas sumamente apacibles y bondadosas: "es una malva". Es fina y delicada pero también efímera. Tiene propiedades emolientes, laxantes, calmantes, refrescantes, pectorales, artríticas, antiinflamatorias y antigotosas.

Usos terapéuticos de la malva:

Además de usarse contra las infecciones bucales ya mencionadas, esta planta tiene aplicaciones en casos de:

  • Catarros
  • Anginas
  • Bronquitis
  • Pleuresía
  • Inflamación del intestino
  • Retención de orina y cálculos renales
  • Estreñimiento
  • Alivia los dolores artríticos y gotosos
  • Reduce las inflamaciones de la piel
La ESCOP, una fundación europea que representa la medicina nacional a base de hierbas medicinales, recomienda su empleo para el tratamiento de la tos seca y la irritación de la mucosa oral, faríngea o gástrica.

Las indicaciones aprobadas por la Comisión Europea del Medicamento (tanto para las hojas como para las flores) son las inflamaciones de la mucosa bucofaríngea, tos seca o irritativa. Señala la revista Fitoterapia.net.

Para qué sirve la planta malva

Una infusión con un puñadito de hojas y flores de malva mezcladas en un litro de agua y tomando 3 o 4 tazas al día, sirve para paliar el resfriado, la bronquitis y calmar la tos.

También para combatir la tos va muy bien tomar 3 tazas al día muy calientes y con miel de una decocción de unos 40 gramos de flores de malva en 1 litro de agua hirviendo. Y esta misma decocción templada puede servir para hacer gargarismos para aminorar la inflamación de la boca y la garganta.

Con un pequeño trozo de la raíz de la malva se puede hacer una cataplasma para calmar el dolor y bajar la inflamación de los abscesos y los tumores de las encías. Asimismo con las hojas tiernas de malva, se elaboran recetas de cocina como la exquisita sopa de malva y flor de calabaza.

Cultivo y origen de la malva

Esta planta se cultiva en los jardines de climas templados reproduciéndose por semillas, y para su siembra requiere de terrenos provistos de bastante materia orgánica. Se planta en un semillero a principios de marzo, y hacia el mes de diciembre se incorpora una buena cantidad de estiércol, a finales de marzo se vuelve abonar para finalmente hacer su trasplante en el mes de abril.

La malva florece en verano y cuando empiezan a abrirse las flores, es el momento de la recolección que se hará a primeras horas de la mañana o últimas de la tarde. Si se recogen las hojas deben hacerse en el mismo momento que las flores, ambas se dejaran secar al aire y al sol.

Con relación a su origen se puede decir que ya los discípulos de Pitágoras, debido a que las flores de malva se orientan siempre hacia el sol, a esta planta la tenían por sagrada, para ellos simbolizaba la moderación necesaria para los que quieran lograr la sabiduría, la salud y la libertad. También se dice que Cicerón antes de sus discursos políticos, comía en abundancia Malva Real.

Si le gusta el artículo, puede usar el feedback para compartir en Twtter, Google+1 o Facebook.