"Encontré lógico que si a un niño se le golpeaba a menudo, rápidamente aprendería el lenguaje de la violencia. Para él este lenguaje se convertía en el único medio de comunicación disponible. Y lo que yo encontré lógico, aparentemente no lo era para mucha gente.

Cuando empecé a ilustrar mi tesis (...), cuando traté de exponer las consecuencias sociales del abuso a los menores, encontré feroz resistencia. Repetidamente se me dijo 'Yo también fui golpeado de niño, pero no me convertí en criminal'. Cuando les pregunté de los detalles de su infancia, siempre me comentaron de alguna persona que los amaba pero que era incapaz de protegerlos. A pesar de esto, esta persona, a través de su presencia, les dio una noción de amor y de confianza." (Screems for childhood, Rogers, B.; El círculo del abuso. El esencial rol de un testigo iluminado en la sociedad, Miller, 1977).

Definición de trauma psíquico

El Trastorno por Estrés Postraumático (TEPT), aunque descrito en 1980 en el DSM III, ya lo había sido en la Grecia clásica (Marty C. y Carvajal, C., 2005, Maltrato infantil como factor de riesgo de Trastorno por Estrés Postraumático en la adultez). En el siglo XIX psiquiatras y neurólogos lo entendieron como neurosis histérica o de conversión, y en 1920 Freud definió el concepto de "trauma psíquico" como una "ruptura de la barrera de los estímulos".

Relaciones entre TEPT y abuso del menor

Un acontecimiento traumático es vivido como aterrador, con un miedo intenso, horror y sensación de impotencia (Muñoz, 2005. Bloque temático: abuso y maltrato. 8. Trastorno de estrés postraumático). El maltrato infantil se define como todo comportamiento o discurso adulto que transgreda los Derechos del Niño. Dentro de los tipos de maltrato se encuentran: abuso sexual, maltrato físico, maltrato emocional, abandono o negligencia por parte de los cuidadores (Marty y Carvajal, 2005, ibidem). La respuesta del niño al estresor se relaciona con la respuesta de los padres a éste. Hay una relación de sintomatología entre padres e hijos.

Experiencias traumáticas en la etapa preverbal

Está bien establecido que el trauma vivido en la etapa preverbal impacta en el desarrollo del niño y su organización física y parece que el TEPT emana de un fracaso en la memoria declarativa y viene a organizarse a un nivel sensorial y somático, mientras rastros inconscientes pueden re-evocar la experimentación física del evento sin memoria del mismo. Esto representa una somatización de la disociación.

Diagnóstico

Para hacer el diagnóstico según el DSM-III y posteriormente en el DSM-II-R, se requiere que exista un estresor severo, que esté fuera del rango de la experiencia humana usual, que genera una tríada de síntomas:

  1. Reexperiencia del evento,
  2. Evitación persistente de estímulos relacionados con el evento, y
  3. Hiper arousal. El TEPT puede experimentarse a cualquier edad, en ambos sexos y en personas psicológicamente sanas.

Efectos psicológicos a largo plazo

Se ha postulado que los niños internalizan la información al interactuar con sus cuidadores, y forman así la naturaleza de sus futuras relaciones. Se estudió la relación entre los tipos de vínculos y TEPT en un grupo de 66 adultos con antecedentes de abuso infantil y se encontró que el 76% de los participantes tenían vínculos inseguros. En los estudios se ha revelado que la disociación es particularmente importante en el pronóstico de TEPT, lo mismo que la ansiedad y el estrés, tanto en niños como adultos (Marty et cols., 2005, ibidem).

Efectos del TEPT

Las personas con TEPT experimentan el evento repetidas veces en por lo menos una de varias formas: sueños angustiantes repetitivos, recuerdos recurrentes del evento, alucinaciones mentales (Munar, 2010) y/o angustia intensa.

Los efectos a largo plazo son: TEPT crónico, trastorno de personalidad limítrofe, antisocial-narcisista, trastorno de personalidad múltiple, automutilaciones e intentos de suicidio, abuso de sustancias y alcoholismo, y alteraciones de la salud física (Carvajal, 2002, Trastorno por estrés postraumático: aspectos clínicos. Rev Chil Neuropsiqiat, 40[supl.2], 20-34).

TEPT y neurobiología

La violencia psicológica mantenida provoca un daño cerebral. El TEPT es una patología multisistémica que afecta al sistema límbico, al sistema endocrino, al SNA y al sistema inmunológico. El daño cerebral es efecto de esta violencia y no causa que la favorezca. Es posible mediante pruebas biológicas diagnosticar un TEPT secundario a violencia psicológica.

Epidemiología

Se estima que 4 de cada 10 estadounidenses han experimentado un trastorno importante, y el trastorno puede estar presente en el 9% de la población de los EE.UU. Según un estudio realizado en España, una de cada cuatro o cinco niñas y uno de cada seis y siete niños padecen o han padecido algún tipo de abuso sexual a lo largo de su infancia o inicio de la adolescencia (Muñoz, A., ibidem).