Toda actividad laboral está fundada en relaciones interpersonales por lo que el buen rendimiento no depende exclusivamente de uno mismo, en general. En muchas ocasiones el ambiente laboral no suele ser de los mejores lo que perjudica no solamente la calidad del trabajo sino también el bienestar del individuo.

El Centro de Estudios Financieros realizó una encuesta que buscaba determinar las 10 enfermedades laborales más comunes. Se ofreció una lista de 32 situaciones desagradables donde quienes respondieron debían escoger 10 de ellas: de los encuestados de los 29 países hispanohablantes que participaron, un 62% respondió que la mala comunicación interna era la principal “toxina” causante de malestares en el trabajo.

El mal ambiente entre compañeros de trabajo

Los problemas laborales varían según cada empleado, pero en general quien genera un clima hostil con el grupo “es aquella persona que carece, mayoritariamente, del apego de sus compañeros de trabajo, ya sea por posiciones egocéntricas, imprudencia o simplemente por algo que no se sabe qué es, pero que con sus actitudes desmotiva al equipo, merma la creatividad y productividad que pudiera generarse”, explica Alfredo Luna, director administrativo del Centro de Negocios de la Universidad Católica del Perú.

Ramonita Valdés, autora del artículo “Importancia de las relaciones humanas en el trabajo”, publicado por el sitio resplandor.com, explica que el origen de un mal ambiente laboral entre compañeros se debe, principalmente, a la falta de seguridad en uno o más de ellos: “A todo empleado le gusta sentir que es parte importante de la institución y que sus propuestas valen la pena (…) Así también le es imprescindible pensar bien de sí mismo y saber que los demás piensan bien de él”.

El perfil de los compañeros-problema

Existen tantas personalidades en el mundo como seres humanos que lo habitan por lo que el llevarse bien a veces pasa a ser un problema complejo.

La Compañía Harris, Rothenberg International, destinada a ayudar a empresas con la mejora del ambiente laboral, publicó el 2007 el artículo “Haciéndole frente a las personas difíciles en el trabajo”, donde entrega tres prototipos de personas que tienden a generar problemas en la convivencia laboral.

  • El Hablador: En todo ámbito de la vida hay personas que suelen exacerbar su don para hablar, lo que en escenarios como el trabajo suele ser bastante desagradable, por ejemplo cuando estás tratando de terminar un informe que tu jefe te pidió terminar dentro de 10 minutos y no para de contarte sobre su panorama del fin de semana.
  • El Chismoso: Pareciera ser el karma de todas las oficinas. Y es que nunca falta quien sabe la vida de cada uno. Estas historias suelen ser difíciles de evitar lo que a veces genera malos entendidos entre los compañeros ocasionando peleas y resentimientos sin causa justificada.
  • El Deprimente: También conocido como “el aguafiestas”, siempre está ahí para ensalzar la visión pesimista de las cosas: “que hay mucho trabajo y no habrán vacaciones” o “que hay poco trabajo y nos despedirán”, siempre tiene algo que decir que genera un clima de poco entusiasmo y hace que las jornadas laborales sean eternas.

Cómo evitar las relaciones laborales nocivas

Para hacer frente a todos estos personajes la compañía Harris Rothenberg aconseja presentarse siempre como un trabajador seguro de sí, dedicado y de pocas palabras: “Cuando responda hágalo con firmeza, pero con respeto y de una manera directa. Decir sin emoción, “Tengo que trabajar” no debe lastimar los sentimientos de nadie”. De esta manera frenarás la lengua del hablador, aminorarás el crecimiento expansivo del chisme y no afectarás la sensibilidad del pesimista.

Si no te consideras un compañero que afecte negativamente la convivencia laboral igualmente es importante evitar conductas que pueden viciar el clima laboral.

Para mejorar las relaciones laborales debes dejar de lado las actitudes negativas, el aislamiento, el llegar tarde o no cumplir lo que prometiste. También debes evitar hacer bromas pesadas y el hablar de manera agresiva o soberbia (univision.com).

El llevarse bien es un tema que abarca a todas las organizaciones sociales y el lugar de trabajo no queda exento, pues ni el más autodidacta está libre de tener que aprender en algún momento el arte de las relaciones humanas.