Pareciera que los humoristas no se toman en serio la vida, cuando la realidad suele ser todo lo contrario. Es una cosa muy seria hacer reír en serio. Parece trabalenguas pero no lo es.

Maitena, como se la conoce en el mundo gráfico, nació en Argentina, aunque vive en Uruguay, y ha alcanzado un sitial indiscutible entre los humoristas gráficos. Sus libros se venden en varios idiomas, señal de que el humor, bien planteado no conoce fronteras.

El título de su espacio semanal y también de sus libros es Mujeres Alteradas. El foco central es el mundo femenino en relación a los varones (maridos, novios o amantes) y también los hijos. A diferencia de otros dibujantes gráficos, en sus dibujos hay lugar para todo tipo de mujeres, adolescentes, viudas, solteras, casadas, de diferentes edades, bonitas, feas, obesas, delgadas, enamoradas o frustradas, exitosas o sin trabajo, todas tienen lugar en su humor, y es probablemente ese otro de los factores de su éxito.

Según el sitio especialista Guía del Comic, los dibujos de Maitena se han publicado semanalmente desde el año 1993 en la revista argentina dedicada a mujeres Para ti. Del mismo modo se ha ido publicando en otras publicaciones internacionales: La Stampa (Italia), El Mercurio (Chile), El País (Uruguay), El Nacional (Venezuela) y, en España en el diario El País y la revista El Jueves.

En una autodescripción para una entrevista con Rosa Montero señala: "Yo no me considero una artista, sino una gran trabajadora que ha aprendido su oficio muy bien. No soy una persona que si no dibujara se moriría, o que necesito dibujar..." No tomarse demasiado en serio, la hace ser más cercana a la gente.

La mujer según Maitena

Lo de Maitena es un punto de vista, pero válido porque representa la voz de muchas personas que quisieran decir lo mismo y no se atreven o no saben cómo hacerlo.

Su serie Mujeres alteradas ha alcanzado tiradas inusuales para libros de humor gráfico, sin embargo, en algún sentido, lo que hace es reflejar la situación de la mujer y el cómo una mujer se ve a sí misma en diferentes edades.

Una de sus críticas a la mujer es que la tendencia de muchas mujeres es ser machista, cosa que se observa al tener que vivir en torno al mundo masculino, sin tener independencia o hacer su propio mundo. Cuando hay dependencia, el mundo de la mujer se restringe.

El varón

En una entrevista realizada por la Revista Paula de Uruguay ante la pregunta: "¿Qué quieren las mujeres de los hombres?", da una respuesta que se constituye en toda una filosofía de vida: "Que se entreguen. Las mujeres ya no buscamos un marido, buscamos un hombre, alguien que nos vea y nos acepte como somos, que se enamore de vos con lo bueno y con lo malo, que no pretenda la esposa perfecta".

Clara, sencilla y al punto. Por eso, tal vez tiene tantas seguidoras y muchos varones que la leen no sólo por fisgones, sino realmente interesados en una mirada fresca acerca de las relaciones de los varones y las mujeres.

La pareja

Ella sostiene que "No es necesario entender a las mujeres. Hay que hacerlas felices, nada más". Eso explicaría el afán por presentar a la mujer de una manera natural, desprovista de aditamentos culturales o situaciones que son sólo estereotipos. Su visión de mundo es más sencilla, y por eso llega más.

Las mujeres y los varones no necesitan estar en una constante reyerta de desencuentros y conflictos. La relación es más simple. Buscar el camino que a ambos los haga plenos. Como dice Maitena en una entrevista "amor es no molestar", en otras palabras, dedicarse a lo importante y dejar cosas intrascendentes a un lado, filosofía que arreglaría a más de una pareja si se concentraran en lo positivo.

Para qué sirve el humor gráfico

Cuando uno lee a Quino, el creador del personaje más famoso del comic argentino: Mafalda, el inspirador de Maitena, entiende que el humor juega un rol social muy importante. Permite experimentar la realidad de una manera menos seria, pero a la vez, hace posible acercarse a la existencia y a los grandes temas para reflexionar y pensar mientras se sonríe.

El mismo Quino, analizando el humor de Maitena señala: "La mejor definición que se me ocurre para Maitena es que no tiene pelos en el plumín. Nada de personajes 'reflexivos' ni firuletes inútiles. Espontánea y divertida, Maitena no pretende ser un 'espejo que refleja la realidad'. Por el contrario: ella agarra la realidad, con espejo y todo, y nos lo tira por la cabeza". Y ahí está la clave del humor inteligente, permitirnos ver la realidad, pero con una mirada desenfadada, sin los conflictos que supone el análisis sesudo y académico.

Como señala Rosa Montero, periodista y novelista española, las viñetas de Maitena "son como un espejo de la vida cotidiana, pero hay algo más, lo que hace de ella una artista de genio: te hace pensar, y esa es la finalidad del arte. Todo arte es un intento de entender cómo somos".

O como diría el comediante argentino Sebastián Wainrach: "Maitena te genera la risa más linda: la risa cerebral".

Conclusión

Hacer reír no es difícil, incluso un chiste chabacano, sexista o racista, sirve. Sin embargo, hacer reír pero lograr después de la sonrisa reflexión, análisis y enfrentamiento con los propios miedos, prejuicios o conceptos, es toda una proeza, esa es la virtud de Maitena, que de manera desenfadada nos muestra que la vida es lo suficientemente seria como para no tomársela de la misma manera y buscar detrás de los acontecimientos cotidianos elementos que nos hagan reflexionar y tomar decisiones, de otro modo, ¿para qué sirve la vida?

Vivir ya es suficientemente complicado como para no buscarle su cuota de humor, estar en pareja, es la complejidad más grande que existe, ¿por qué no reírse en vez de hacer drama?