A principios de la década del 60, Joaquín Salvador Lavado, conocido mundialmente como Quino, publicó por primera vez un dibujo de la que sería una de sus mayores creaciones, una nena de seis años que en ese momento era parte de una publicidad de lavarropas. No obstante, Mafalda tuvo tanta aceptación que en poco tiempo cobró vida propia.

Cómo, cuándo y dónde

Todo comenzó cuando una agencia de publicidad contrató a Quino para que hiciera un dibujo sobre una familia típica media y que el personaje principal de esta tuviera un nombre con dos letras: M y A, como la marca sobre la que sería la campaña. Lamentablemente, en ese momento Mafalda no ve la luz ya que el comercial no se llevó a cabo, pero Quino la guardó.

Unos años más tarde, Quino trabajaba para el semanal Primera Plana, y tenía que publicar una historieta innovadora y punzante. Y reapareció Mafalda.

Fue así como esta niña se metió en los hogares porteños hasta llegar a ser parte de la cultura del país. Es que Mafalda hacía y decía muchas cosas que reflejaban los pensamientos sociales y políticos de esos años. Y no sólo eso, el impacto era mayor al ser expresados a través de las palabras una chiquita que a tan corta edad se animaba a contestar, a preguntar, a cuestionar, a estar disconforme con el mundo que le estaban dejando los adultos.

Al principio de la tira, Mafalda tenía unos seis años y a lo largo de la historia, llega hasta el cuarto grado. Durante ese tiempo, se la ve crecer y entender el mundo desde su inquisidora mirada, pero manteniendo esa inocencia típica de los niños y en cada viñeta transmite un pensamiento tan común como esclarecedor.

Mafalda es conocida por muchas cosas, como las que se vienen mencionando, pero su perspicacia al hablar es la más importante. Y aquí es dónde se comprende la semejanza que algunos le encuentran al pensar en Lisa Simpson, la nena de ocho años que forma parte de la famosísima tira animada, Los Simpson. Sucede que tanto Lisa como Mafalda no callan lo que sienten o piensan.

Mafalda y sus frases

Entre las frases más recordadas de Mafalda están:

"No es cierto que todo tiempo pasado fue mejor. Lo que pasaba era que los que estaban peor todavía no se habían dado cuenta".

• "Todos creemos en el país, lo que no se sabe es si a esta altura el país cree en nosotros".

• "¡Sonamos muchachos! ¡Resulta que si uno no se apura a cambiar el mundo, después es el mundo es que lo cambia a uno!"

• "¿No sería más progresista preguntar donde vamos a seguir, en vez de dónde vamos a parar?"

• "¿No será acaso que ésta vida moderna está teniendo más de moderna que de vida?"

• "Paren al mundo, que me quiero bajar".

• "Y estos derechos... a respetarlos, ¿eh? ¡No vaya a pasar como con los diez mandamientos!"

Personajes principales de la historieta

Pero Mafalda nunca estuvo sola en sus viñetas, casi siempre fue acompañada por alguno de sus padres: Papá, a quien siempre deja algo alterado con sus preguntas y Mamá, la proveedora de caricias y sopa, alimento que Mafalda detesta.

Sus inseparables amigos tienen características propias, aunque todos comparten esos razonamientos típicos de la historieta y su personaje principal:

Felipe: es el más grande del grupo, tiene un año más y es el que vive de su imaginación. Es muy vago en lo que respecta a las tareas escolares y su pasión son las historietas, particularmente las de El Llanero Solitario. Es inteligente y comparte mucho con Mafalda; es el que le enseña a jugar al ajedrez y comparten su afición por los Beatles. Una frase: "Hasta mis debilidades son más fuertes que yo".

Manolito: es hijo de españoles y trabaja en la empresa familiar, el almacén del barrio, "Don Manolo". Para él, usar la imaginación es perder el tiempo, todo se trata sobre el dinero. A diferencia de sus compañeritos, este niño ama la sopa y odia a los Beatles. Su anhelo es tener mucho dinero y poder manejar su propia cadena de supermercados, "Manolo’s". Una frase: "Nadie puede amasar una fortuna sin hacer harina a los demás".

Susanita: es la eterna soñadora que sólo quiere casarse y tener muchos hijitos. Tiene sus diferencias con Manolito, quien sólo piensa en dinero. Para Susanita, la vida es sobre encontrar a un muchacho a quien amar, casarse, tener hijos y criarlos. Representa la imagen de la mujer de la ecada del 60, destinada a ser ama de casa y representa también el papel de la vecina chismosa como nadie más. Es muy prejuiciosa, racista y rencorosa. En alguna que otra viñeta, se ve que siente algo por Felipe. Una frase: "Amo a la humanidad, lo que me revienta es la gente".

Miguelito: es un amigo que Mafalda se hace durante unas vacaciones en la costa atlántica. Es el más chico de todos y su mirada, más inocente y hasta a veces un poco cruel, es igual de categórica. Miguelito es chiquito, simple, y bueno. Una frase: "La vida no debiera echarlo a uno de la niñez, sin antes conseguirle un buen puesto en la juventud".

Libertad: es en tamaño, más chiquita que Miguelito, pero tiene la misma edad que el resto. Si Mafalda el liberal, Libertad le hace pleno honor a su nombre. No tiene problemas en decir lo que piensa a quien sea y sus pensamientos son utópicos pero muy reflexivos. Una frase: "Comienza tu día con una sonrisa, verás lo divertido que es ir por ahí desentonando con todo el mundo".

Finalmente, Guille, es el hermanito de Mafalda. Es el único que crece físicamente aunque continúa hablando con su lenguaje infantil. Una frase: "Qué cuernos hago con el agujerito que siento adentro mío cuando no estás?"

Si aún no han leído nada de ella, una de sus frases puede ayudarlos a decidirse por hacerlo: "Como siempre, lo urgente no deja tiempo para lo Importante".