El archipiélago de Madeira se presenta como una oportunidad de disfrutar el clima del Caribe en Europa. A poca distancia del Archipiélago Canario, frente a las costas de Marruecos, se muestra como un grupo de islas de paisajes de contraste, con una orografía abrupta y una vegetación espectacular.

La capital de Madeira, Funchal, es el centro de la vida en la isla, el lugar donde más habitantes se concentran. También es el sitio que oferta las mejores posibilidades hoteleras y desde donde se disponen todas las excursiones y rutas para disfrutar al máximo de unos días de vacaciones diferentes.

Atractivos de Madeira

Lo primero que llama la atención al llegar a la isla de Madeira, generalmente vía aérea, es el espectáculo del aterrizaje y despegue en el aeropuerto con las pistas sobre el mar. Sorprende contemplar cómo tuvieron que ganarle terreno al océano dada la escasez de territorio disponible y la peligrosidad que suponía.

Una vez en Funchal, lo más aconsejable para contemplar por completo la belleza que se presenta ante los ojos, es la subida a Monte desde el Teleférico. Desde allí se divisa toda la ciudad y el visitante puede deleitarse con la naturaleza de formación volcánica y los impresionantes bosques de cuya madera recibe el nombre la isla de Madeira.

El senderismo por Las Levadas, los paseos en bicicleta y los tours en autocar son actividades muy recomendables para las vacaciones,por las características naturales que ofrece el entorno, aunque si lo que se desea es simplemente descansar, toda la costa presenta una oportunidad única de disfrutar de playas naturales y clima subtropical, de unos 18º en primavera.

El golf es también un deporte apetecible en Madeira, el surf, el submarinismo, el paseo en barco para el avistamiento de delfines y ballenas, incluso el submarinismo, ya que posee una de las reservas subacuáticas naturales más importantes de Europa. De igual importancia son los bosques de Laurisilva, declarados Patrimonio de la Humanidad en 1999.

Ejercer de turistas en Madeira

Todo turista que se precie debe visitar en Funchal las múltiples tiendas de suvenir que recorren la ciudad, así como el colorido mercado repleto de frutas tropicales o el Marina Fórum Madeira, un edificio de tres plantas que ubica 86 tiendas, 17 restaurantes, 6 cines y un supermercado.

Comprar vinos de Madeira, vestidos, toallas o pañuelos bordados y los artículos de mimbre típicos de la zona para llevar de recuerdo, no será diferente en cuanto a precio de lo que se puede encontrar en España, aunque sí le será muy difícil resistirse dada la variedad de oferta existente por toda la isla.

En cuanto a gastronomía de Madeira, un abanico de sabores se presenta para deleite tanto de los más golosos como de los amantes de la comida sana. El pez espada es uno de los platos típicos, las sopas, de tomate o pescado, el atún con maíz frito, el cerdo agridulce con ajos, la espetada y para postre los bolos de miel o de cacao.

Madeira tiene también una activa vida nocturna, sobre todo los fines de semana. Una amplia gama de locales de diversión como pubs, bares y cafeterías, clubs nocturnos, discotecas, cenas con espectáculo en los hoteles, veladas temáticas con folclore y hasta un casino para tentar a la suerte.

La isla sin lugar a dudas tiene un sinfín de posibilidades para el visitante, tanto si viaja en pareja como lugar paradisíaco y romántico, como si viaja en familia como destino de aventura y descanso. A sólo hora y poco de avión, puede ser el destino ideal para esos días de merecido descanso en vacaciones.