Si viaja a Canadá, no puede dejar de visitar Toronto, la ciudad más grande de Canadá y la más importante de la zona anglófona del país. Toronto se encuentra situada a orillas del lago Ontario y es la capital de provincia canadiense del mismo nombre. Pese a ser una gran urbe, esta ciudad no sufre de los problemas propios de las grandes ciudades como son la droga y la delincuencia. Debido a este gran tamaño de la ciudad, son muchísimos los lugares a visitar durante su estancia en Toronto.

Las Cataratas del Niágara, parada imprescindible

Si visita Toronto, la primera para (e imprescindible) es la visita a las Cataratas del Niágara, uno de los puentes de unión entre Estados Unidos y Canadá. Si dispone de tiempo, es muy recomendable visitarlas de noche ya que el espectáculo de luces que se imprime sobre las cataratas le transportarán a un entorno mágico. Para visitar las cataratas desde el lado canadiense tiene dos posibilidades: la primera es tomar el barco que las recorren por fuera y luego, existe la posibilidad de recorrer las Cataratas por dentro de los túneles que las recorren, sin duda una experiencia muy sorprendente ya que sentirá la presión del agua en su cabeza constantemente.

Subir a la CN Tower para ver todo el skyline de Toronto

La CN Tower es la segunda más alta del mundo con 554 aproximadamente de altura y, por ello, es uno de los lugares de visita obligada en Toronto. Desde ella, podrá contemplar todo el skyline de la ciudad así como poder sentir la altura desde su suelo acristalado en el coches y personas adquieren dimensiones totalmente diminutas. Además, también podrá vivir una experiencia única si acude a visitar el restaurante giratorio que se erige en el punto más alto de la misma.

Uno de los centros comerciales más grandes del mundo

Y si quiere disfrutar de las compras en Toronto no hay nada mejor que visitar el megacentro comercial Toronto Eaton Centre, un gigantesco centro comercial de aproximadamente 150.000 metros cuadrados, lo cual convierten a éste también en una de las atracciones turísticas de la ciudad, siendo visitado éste a la semana por un millón de turistas. Son más de 300 las tiendas que encontrará en él y, debido al cambio del dólar con respecto al euro, seguramente observará que los precios son muy competitivos por los que no es de extrañar que salga de este centro comercial con más de una bolsa.

Las Mil Islas, una visita obligada

Y un poco más lejos de Toronto, aunque de visita obligada también durante su viaje a Toronto, son las Mil Islas. Éstas se encuentran a lo largo del río San Lorenzo, río de unos 2.000 kilómetros y que enlaza los Estados Unidos con Canadá. Para recorrer las más de 1.800 islas que conforman el conjunto durante casi 80 kilómetros hay que realizar un viaje en barco que le hará contemplar desde grandes islas hasta pequeñas en las que sólo cabe una vivienda. Sin duda alguna, es un espectáculo que merece la pena no perderse durante su viaje a Toronto.

Hockey y baloncesto, los deportes estrella de la ciudad

Y si usted es un amante del deporte, no hay nada mejor que acudir a un espectáculo deportivo en la ciudad. Se puede decantar por ver un partido de hockey del equipo líder de la ciudad en este deporte, los Toronto Maple Leafs o, por el contrario, decantarse por un partido de baloncesto de los Toronto Raptors, lo cual se convierte en un espectáculo digno de los amantes del deporte.

Dundas Square, el Times Square de Toronto

Otro de los puntos de visita obligada es la plaza Dundas Square, uno de los centros neurálgicos de la ciudad, donde se dan cita multitud a lo largo del día. En esta plaza podrá encontrar centros comerciales, cines y restaurantes y es uno de los puntos de ocio obligado del país, así como uno de los puntos dignos de fotografiar de la ciudad.

Aparte de estos sitios, son muchos más los que puede visitar en la ciudad como Casa Loma, el barrio chino y el italiano así como uno de los musicales que se ofrece en esta tan cosmopolita ciudad. Como ve, Toronto es uno de los puntos neurálgicos a la hora de un viaje a Canadá ya que ofrece diversión, cultura y paisajes hermosos al mismo tiempo. A pesar de que los vuelos sean caros, luego la ciudad en sí no es cara ya que el cambio dólar-euro le beneficiará considerablemente en su viaje a Toronto.