Son muchos los interrogantes que suscita Lost, misterios desde la primera temporada que invitan a la hiperreflexión, a veces. Pero, ¿qué influencia tendrán todos esos pequeños enigmas que se han ido relatando en la sucesivas temporadas?¿Existirá una explicación plausible que satisfaga la curiosidad de los seguidores de Lost?

A continuación, planteo tres hipótesis, a modo descriptivo y que sirvan como punto de partida de posibles teorías. Nadie sabe a ciencia cierta el significado de la serie en sí, ni tan solo si todo lo que vemos es tal cual se narra o si se trata de una metáfora filosófica, religiosa o trascendental sobre la propia condición humana.

La criogenización

Una de las líneas de investigación posibles de la misteriosa Iniciativa Dharma pudo ser la criogenización. Pero adherirse a esta hipótesis supondría, desde mi punto de vista, partir de una hipótesis más amplia. En primer lugar, yo planteo que la Iniciativa Dharma pudiera ser una organización científica de índole gubernamental. Por algunas razones, la simbiosis entre los proyectos de Dharma y las propiedades electromagnéticas de la isla permiten disponer de unas condiciones idóneas para llevar a cabo ambiciosos proyectos de tipo experimental con personas.

Partiendo de esta teoría de la conspiración, el gobierno de los EE.UU habría elegido al azar el vuelo 815 de Oceanic, para experimentar con sus pasajeros en el ámbito de la criogenización. Quién sabe si algún tipo de epidemia actual o futura acaecería sobre la humanidad y nuestros protagonistas no serían más que “los conejillos de indias” de una macroinvestigación epidemiológica.

Quizás los desfases temporales, las apariciones de personas fallecidas, esas realidades paralelas que se relatan, sólo sean los efectos posteriores a la criogenización.

La reencarnación

En la sexta temporada de Lost vemos cómo los principales personajes viven una vida paralela que nada tiene que ver el pasado previo al accidente. Llama la atención como Jack, Said, Ben, Claire, Kate, Sawyer y Hurley, se redimen de los errores cometidos en sus trayectorias vitales predecesoras.

Aparece aquí el concepto redención: todos ellos mejoran en algún aspecto ,son más felices y abandonan, en gran medida, la “etiqueta de personas atormentadas y desgraciadas”. Es muy llamativo el caso de Sawyer, Jack y Hurley.

Pero también, observamos cómo otros aspectos de sus vidas son susceptibles de mejora, por ejemplo, Sawyer pasa de delincuente a agente de la ley, sin embargo, continúa buscando al sujeto que le arruinó la vida desde que era un niño.

Observamos una evolución en cada personaje, un avance respecto a su pasado antes del accidente. Pero si realmente murieron al estrellarse el avión, ¿sería esta vida paralela una especie de reencarnación de todos ellos? Pensemos en el budismo, en esa búsqueda del “nirvana” o estado de perfección.

Llama la atención que el símbolo de la iniciativa Dharma recuerde a motivos budistas; incluso en esa misteriosa “habitación 23” que tenían los miembros de Dharma, puede observarse como en ese bombardero incesante de imágenes subliminales que aparecen en la pantalla de esa habitación salen mensajes relativos a la filosofía budista: “somos las causas de nuestro propio sufrimiento” y “todo cambia”.

Dentro del budismo la noción del dharma (entendido como doctrina), una curiosa relación con la conocida organización científica de Lost.

J.J. Abrahams y Star Trek

La última hipótesis que nos planteamos es aún más arriesgada, no obstante, al igual que las dos anteriores, argumentémoslas y dejemos las posibles interpretaciones al libre criterio de cada lector.

¿Y si el accidente del vuelo 815 de Oceanic fuera provocado por algún tipo de vida inteligente extraterrestre? La difícil comprensión del enrevesado argumento de Lost permite ubicar los numerosos interrogantes que siembran tanta incertidumbre en una hipótesis de este tipo.

Parece que muchas posibles teorías de índole religiosa, psicológica, científica o incluso mística podrían encajar en este complejo "rompecabezas", pero ninguna es del todo completa como para hacernos comprender el verdadero significado de la serie. ¿Y si la isla estuviera en otro planeta o en una dimensión diferente? ¿Y si algún tipo de inteligencia extraterrestre estuviese experimentando con los protagonistas por alguna razón? Quizás, los propios viajes o desfases temporales encajarían en una teoría de este tipo.

No hay que olvidar la conocida afición de J.J. Abrahams por el "universo Star Trek". Partiendo de dicha premisa tendría sentido una teoría de tipo "alienígena": los viajes en el tiempo enlazarían con ello, y muchas otras preguntas sin respuesta aparente, considerando de forma algo arriesgada y frívola que "todo forme parte de un experimento extraterrestre con la humanidad". ¿Y si el movimiento de la isla estuviese relacionado también con este hipótesis?

Dejad volar la imaginación en este sentido, sin olvidar "la pasión de J.J. Abrahams por Star Trek (para los seguidores de Fringe, todo esto cobraría aún más sentido si cabe), fantasear con un final " en el que la isla despega del océano hacia otro planeta..., ¿y si realmente fuese otro planeta la propia isla?