Losartán es un medicamento antihipertensivo que pertenece a los antagonistas de los receptores de angiotensina II. Su mecanismo de acción incide en determinadas sustancias naturales que contraen los vasos sanguíneos, bloqueándolas y permitiendo una mejor circulación de la sangre así como una mayor eficiencia en el bombeo del corazón.

El losartán puede utilizarse solo o bien combinado con otros medicamentos para tratar problemas de hipertensión. Además del losartán potásico, también está disponible una presentación de losartán con hidroclorotiazida, un fármaco de combinación con una dosis baja de diurético de tiazida.

Losartán también se usa para minimizar los posibles riesgos de padecer accidentes cerebrovasculares en individuos con la presión arterial alta y para una afección del corazón denominada hipertrofia ventricular izquierda. En las personas con diabetes tipo 2, el losartán se emplea para tratar enfermedades del riñón.

Dosis de losartan

Para la hipertensión se iniciará el tratamiento con una dosis de 50 mg. a la que seguirán dosis de 25 a 100 mg. que se podrán dividir en dos tomas. La combinación de losartán con hidroclorotiazida –12.5 mg. con 50 mg. de losartán–, ha demostrada ser más efectiva que el hecho de aumentar la dosis de losartán a 100 mg.

Para aquellos pacientes con depleción de volumen la dosis inicial será de 25 mg. al día. En los ancianos se emplearán las mismas dosis que los adultos, mientras que en adolescentes y niños no está evaluada la eficacia ni la seguridad del losartán.

En el tratamiento de la insuficiencia cardiaca congestiva, la dosis recomendada es de 12.5 mg. al día. Esta dosis se aumentará progresivamente hasta alcanzar los 50 mg. diarios. Estudios clínicos han demostrado que el losartán, tanto en dosis de 25 mg. como de 50 mg., presenta una eficacia comparable al enalapril. Otro estudio, en este caso comparado con el captopril, presentó unos resultados a favor del losartán respecto de una menor hospitalización así como una menor incidencia en las tasas de mortalidad. No se requiere ajuste en las dosis para los ancianos, y en cuanto a adolescentes y niños tampoco se ha establecido su seguridad ni eficacia.

En cuanto al tratamiento de la microalbuminuria y proteinuria en pacientes con diabetes tipo 2 se administrarán dosis diarias de 100 mg. En aquellos pacientes con insuficiencia hepática la dosis inicial será de 25 mg. al día. Para ancianos, adolescentes y niños vale lo dicho en los otros dos casos.

Embarazo y lactancia y losartan

Losatán está contraindicado durante el segundo y tercer trimestre de embarazo a no ser que los beneficios superen claramente los posibles riesgos. Entre estos están la hipertensión, hipoplasia neonatal del cráneo, anuria -no excreción de orina-, fallos renales y muerte fetal. Dichos efectos no parecen producirse en el primer trimestre. En cualquier caso se recomienda no tomar losartán una vez confirmado el embarazo.

Se desconoce si losartan se excreta en la leche materna, aunque si se ha constatado en estudios con animales. La recomendación es evitar su uso ante los posibles efectos adversos para el lactante.

Efectos secundarios y contraindicaciones del losartan

Losartán es un medicamento que, en general, es bien tolerado. Los efectos que se producen sobre el sistema respiratorio son los más comunes, destacando las infecciones del tracto respiratorio, la congestión nasal y la tos.

Otros efectos secundarios relativamente habituales son los trastornos digestivos, como diarrea o dispepsia. Mareos e insomnio son síntomas también comunes –entendiendo por común una incidencia, en el caso de los mareos, que apenas supera el 3%–. Con menos frecuencia puede presentarse hipotensión ortostática y síncope. Ocasionalmente se ha detectado algún caso con efectos musculoesqueleticos, como mialgia, calambres musculares, dolor de espalda o en las piernas. Y con menor incidencia también se han comunicado algunos casos con cefaleas, astenia o fatiga.

En algunos casos se han manifestado reacciones anafilácticas y de angioedema. Estos pocos casos, no obstante, presentaron la misma reacción con inhibidores de la ECA así como con otros fármacos.

Por último tener presente que el losartán deberá ser utilizado con precaución en aquellos pacientes con enfermedades hepáticas. También en los casos de cirrosis alcohólica las dosis deberán ajustarse, ya que la biodisponibilidad del losartán puede incrementarse hasta 5 veces.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".

Podéis seguir mis artículos en Twitter.