De piel o de materiales ultra ligeros; negros o de todos los colores; con tachones de plástico, de aluminio o una combinación de ambos y el mismo modelo que utiliza la súper estrella del fútbol mundial o una réplica más económica; esta es la gama de posibilidades que tienen todos los jugadores, para calzar el zapato que más se ajuste a sus necesidades.

Así, el zapato de fútbol se ha convertido en un aditamento indispensable para jugar, pero su transformación, a lo largo de los años, ha permitido que los futbolistas desarrollen de mejor manera su técnica en el golpeo del balón, sean más rápido en terreno de juego y tengan un mejor agarre en condiciones de lluvia o frío.

El primer zapato de futbol de la historia

Según algunos estudios históricos realizados por la Universidad de Southampton, existe evidencia de que el rey Enrique VIII de Inglaterra -que gobernó de 1509 a 1547-, practicaba un deporte parecido o precursor del fútbol actual y, por tal motivo, ordenó al zapatero real la elaboración de unas botas especiales que estaban fuera de la vestimenta ordinaria del monarca.

Se cree que los zapatos que el monarca inglés utilizaba para jugar fútbol, eran de cuero muy duro, cocidas a mano y diseñadas para resistir un gran desgaste debido a lo violento del juego. Los investigadores también señalan que, seguramente eran encuentros muy duros, sin reglamento alguno y sin árbitros que regularan el partido. Lo malo del caso, es que no hay evidencia física de este calzado y tampoco se sabe en dónde y con quién jugaba Enrique VIII.

Adi Dassler, creador del zapato de futbol moderno

Para 1925, el alemán Adolf (Adi) Dassler junto con su hermano Rudolf, diseñaron el primer modelo de zapato exclusivo para jugar fútbol, el mismo que años más adelante se convertiría en uno de los calzados más famosos del mundo.

Tomando como base las zapatillas para corredores con clavos en la suela, Adi Dassler elaboró un zapato de piel con tachones de cuero incrustados en la suela y colocó tres cintas blancas a los costados para dar mayor ajuste y soporte al pie, innovando en el diseño de los zapatos de fútbol. Y para 1929, ya estaba en el mercado este zapato que más tarde se le conocería como Adidas.

En 1952 Adi Dassler creó el modelo Samba, pero el verdadero éxito lo consiguió en la final del Mundial de Suiza 1954, partido que se denominó el “milagro de Berna”, cuando la selección alemana derrotó por 3 goles a 2 a Hungría, en una cancha lodosa donde los húngaros pasaban más tiempo en el pasto que de pie, mientras que los alemanas evitan las resbaladas gracias a que traían zapatos Adidas con tachones de aluminio, que funcionaron a la perfección en la lluvia.

Los modelos clásicos: Adidas Copa Mundial, Puma King y Nike Tiempo

A finales de los años 60, la marca alemana Puma –fundada por Rudolf Dassler, hermano de Adi- creó el modelo King, uno de los zapatos más famosos del mundo. Este zapato ha sido parte de la historia del fútbol, debido a que los dos jugadores más grandes de este deporte, Pelé y Maradona, los utilizaron y ambos fueron campeones del mundo portando este calzado.

Los Adidas Copa Mundial, han sido uno de los modelos más vendidos y más codiciados por cualquier futbolista. Hechos con piel de canguro, con tachones sintéticos denominados scew-in y lengüeta abatible, son considerados como uno de los zapatos de fútbol más cómodos debido a su diseño y a que se adaptan a la forma de cada pie. Son famosos porque los utilizó Franz Beckembauer y, además, son el único modelo que no ha tenido ningún cambio desde su creación, allá por los años 70.

Para mediados de los años 90, la marca estadounidense Nike sacó al mercado el modelo Tiempo, unos zapatos de corte clásico, hechos con piel de canguro y que se hicieron famosos debido a que muchos jugadores de la selección de Brasil, la misma que ganó el Mundial del 94, los utilizaban y esto provocó que este calzado se convirtiera en un referente del fútbol en todo el planeta.

Las innovaciones tecnológicas: Predator y Mercurial

El desarrollo tecnológico, las innovaciones y las investigaciones científicas para mejorar el desempeño de los futbolistas, llegó a los zapatos de fútbol y uno de los primeros modelos que modificó el concepto clásico fueron los Predators.

Basados en el descubrimiento de Craig Johnston, jugador del Liverpool a principios de los años 80, que le añadió pedazos de caucho a su calzado, Adidas consiguió crear un concepto innovador que aseguraba un mejor golpeo del balón y mejores combas.

Para finales de la década de los 90, otro modelo vendría a revolucionar el mercado. Un zapato ultra ligero, hecho con materiales sintéticos y diseñados para otorgar mayor velocidad al jugador, sorprendió al mundo en los pies de Ronaldo con sus famosos Mercurial R9 en el mundial de Francia 1988.

La ciencia al servicio de los pies: AdiZero y Mercurial Vapor Superfly II

Pero las modificaciones tecnológicas y los avances científicos para dotar de más efectividad al calzado de los futbolistas, no se detienen. Actualmente existen en el mercado los dos modelos más ligeros que se hayan creado en toda la historia: los AdiZero y los Mercurial Vapor Superfly II. Ambos tienen un peso menor a los 200 gramos.

Y con estas innovaciones vienen también las cuestiones de mercadotecnia, ya que estos zapatos, a parte de su valor en sí mismos, tienen como referentes a dos de los mejores jugadores del mundo. Lionell Messi, la imagen de los AdiZero, el zapato más ligero del mundo y Cristiano Ronaldo, uno de los jugadores más rápido del planeta, que modela los Mercurial Vapor Superfly II en cada uno de sus piques y cada vez que celebra una anotación.

Los zapatos de fútbol, unas joyas para vestir los pies

Así, cualquiera que haya jugado al fútbol sin importar el nivel, sabrá lo que representa cada uno de estos modelos y cada cual tendrá sus preferidos. Pero algo especial pasa cuando uno calza unos buenos zapatos de fútbol, es una sensación de poder tan increíble que dan ganas de estar en una cancha y anotar ese gol que tanto se sueña y que tal vez nunca –ni en las cascaritas- se puede conseguir.