Portugal llegó a la India bordeando la costa africana. Castilla se lanzó hacia occidente por el Océano Atlántico y en su camino tropezó con un nuevo continente.

Causas de los viajes

Además de la amenaza turca, las especias traídas desde oriente, como canela, pimienta, nuez moscada o clavo, eran necesarias por sus aplicaciones en la cocina y en la medicina, fueron otra de las causas que llevaron a Castilla a buscar nuevas formas de llegar a la India. También buscaban oro y metales preciosos. Los avances técnicos, como la brújula y el astrolabio para orientarse en la navegación y el perfeccionamiento de la cartografía y de los barcos, como la carabela, más apta para la navegación por el Atlántico, eran factores clave en la preparación de las expediciones.

Cristóbal Colón y el descubrimiento de América

Tras su fracaso ante el rey de Portugal y el de Inglaterra, prueba suerte en Andalucía, donde se encuentran los Reyes Católicos ocupados en la conquista de Granada, último reducto musulmán de la península. En un principio rechazado, fue reconsiderado por la reina Isabel que finalmente accedió a firmar las llamadas Capitulaciones de Santa Fé, en 1492, en las cuales, Cristóbal Colón recibe el título de almirante de la Mar Océana y virrey y gobernador de las tierras que descubriese, junto con la décima parte de los beneficios de la empresa.

El viaje se realizó con rapidez, no sin dificultades, entre el 3 de agosto y el 12 de octubre de aquel año de 1492. Tocaron tierra en la isla de Guanahaní a la que bautizaron como San Salvador. En La española, se construyó el Fuerte Natividad para los que se quedaban y Colón partió para la Península con regalos para los monarcas.

Hasta su muerte en 1504, realizó tres viajes más a estas tierras, que él nunca imaginó, fueran un nuevo continente.

El segundo viaje

Tras una escala en Canarias, partió rumbo a las Indias en 1494. El 11 de noviembre llegaron a una isla que llamó Dominica. Sin estar muy seguro del camino a seguir, preguntó a los indios caribes la dirección que debían tomar para llegar a La Española. En su camino encontraron tres islas más, bautizadas como Marigalante (el nombre de la nave capitana de esta expedición), María de Guadalupe y Monserrate. Descubrieron varias más, antes de llegar a su destino el 22 de noviembre, donde encontraron el Fuerte Natividad arrasado por los indígenas. Se fundó la ciudad de la Isabela y la fortaleza de Santo Tomás.

Una nueva expedición en la primavera de 1495, le llevó a descubrir nuevos territorios por Cuba y Jamaica. Hubo que sofocar varias revueltas indígenas y otros tantos problemas de su gobierno. Dejó todo en manos de su hermano Bartolomé y regresó a la península en junio de 1496, con un cargemento de indios que pensaba vender como esclavos en el mercado de Sevilla. Pero no contaba con el enfado de la reina católica, que era más partidaria de considerar a éstos como súbditos de la Corona que como esclavos. Ello dio lugar a una extensa reglamentación que sería poco respetada en tierras tan lejanas.

El tercer viaje

Colón partió del puerto de Sanlúcar de Barrameda, el 30 de mayo de 1498, con seis naves. El objetivo de esta expedición era alcanzar tierra firme y encontrar el paso que permitiese dar con la ruta que conducía hasta Jerusalén. El 1 de agosto, desembarcó en tierra firme. Los rebeldes habían intentado matar a su hermano y el almirante se vio obligado a negociar con ellos. Tras pacificar el territorio quiso volver a Castilla acompañado de Bartolomé, para explicar los hechos a los reyes, pero la llegada de Alonso de Ojeda se lo impidió. Tras realizar una pesquisa, Bobadilla concluyó que Colón no era de fiar y lo envió a la península como un ladrón y lo destituyó de todos sus cargos en 1500.

Fueron liberados en diciembre de este año y los monarcas se disculparon ante el descubridor. Le prometieron restituirle en su cargo y todos sus bienes y honores, pero sólo sustituyeron a Bobadilla por Nicolás de Ovando. Cristóbal Colón fue una pesadilla para el rey Fernando durante sus últimos años de vida.

El cuarto viaje

Partió el 11 de mayo de 1502, con solo cuatro navíos. El objetivo en esta ocasión era encontrar oro, perlas y especias. Pero Colón buscaba el paso del Océano Atlántico al Pacífico. El tiempo atmosférico no acompañaba, lo que unido a las enfermedades y alos continuos ataques indígenas, obligaron al almirante a abandonar las exploraciones. Cansado de tantos problemas decidieron volver a Castilla. Defraudado por el monarca una vez más, decidió recluirse en el Convento de Frailes Menores de Valladolid, donde murió el 20 de mayo de 1506.

Su herencia y sus restos fueron motivo de disputa durante muchísimos años.