Los habitantes de La Restinga, en la isla canaria de El Hierro, no se fían. Por más que las autoridades y el Plan de Emergencia Volcánica (PEVOLCA) indiquen que hasta ahora la situación no es amenazante, los vecinos han entendido que un estado de permanente temblor en sus casas y un aumento en el burbujeo del mar en la costa son razones suficientes para volver a abandonar sus casas.

Aumenta el tremor en el volcán de El Hierro

Parecía que la actividad volcánica y sísmica había finalizado cuando a finales del mes de octubre las autoridades del Cabildo de El Hierro, basándose en las indicaciones de los científicos desplazados a la zona, dieron por concluido el episodio volcánico.

Desde hace dos días, los vecinos de la pequeña población de La Restinga han vuelto a sentir temblores en aumento bajo sus pies. Según los datos ofrecidos por el Instituto Geográfico Nacional en las últimas 24 horas se han producido casi 40 terremotos localizados en la misma área del océano frente a la población canaria de Frontera en el noroeste de la isla de El Hierro.

Los seísmos registrados comenzaron con magnitudes que rondaban los 2 grados en la escala de Richter, pero a medida que ha ido pasando la mañana de hoy, 4 de noviembre, la magnitud ha ido aumentando a 3 grados y 3,8 grados, este último poco antes de las dos de la tarde.

Las alertas de las autoridades entre la alerta y el riesgo

No obstante, según ha indicado a los medios Alpidio Armas, presidente del Cabildo de El Hierro, mientras los terremotos no aumenten su magnitud hasta 4,5 grados y se eleve la profundidad del epicentro, situado actualmente a 20 kilómetros de la superficie, no se podría considerar situación de riesgo.

Hasta ayer al mediodía, ninguna autoridad alertaba de la situación indicando que la situación era normal o al menos no ofrecía peligro para la población. No obstante, al final del día de ayer la agencia EFE publicaba que el Ministerio del Interior había emitido un comunicado de Alerta al Comité de Riesgo Volcánico, según hizo saber a la Agencia de noticias fuentes de Protección Civil.

Los científicos desplazados a la zona se encuentran en pleno proceso de determinación de las nuevas causas del incipiente tremor, aunque todavía no han podido precisar por qué se han originado y tampoco hasta qué magnitud podría llegar.

Los vecinos, informadores de primera mano

Los habitantes de la isla de El Hierro siguen preocupados por el devenir de los acontecimientos y temen que una eventual explosión volcánica afecte a sus pueblos, en particular en La Restinga.

Esta nueva activación del volcán submarino, por de pronto ha afectado a casi un centenar de especies de fauna marina. Según informaba ayer el Cabildo de El Hierro, no se aprecia vida marina en un radio de más de dos kilómetros alrededor de la columna de burbujeo bajo la que se encuentra el foco volcánico.

A lo largo de la mañana de hoy viernes, los vecinos han informado de la aparición de nuevas manchas en el mar que han aparecido alineadas. Esto ha dado pie a numerosos comentarios acerca de la posibilidad de que el foco puntual de material piroclástico hubiera aumentado.

No hay un foco sino una línea de fractura

La ampliación de la zona de emisión eruptiva a lo largo de una línea de ruptura en el fondo marino podría ser la clave para determinar la evolución del volcán en las próximas horas, habida cuenta de que el tremor aumenta lo que significa que la presión del magma está incrementándose.

Tal línea de actuación ha sido especificada por los expertos científicos trasladados a la zona como una emisión en tres focos, y según nuevos datos se podría estar hablando de fractura volcánica.

La portavoz del PEVOLCA, Carmen López, investigadora del Instituto Geográfico Nacional, declaró anoche a los medios de comunicación que la reactivación del volcán es un hecho, a la vista del aumento de los terremotos en el norte de El Hierro y del elevado tremor detectado en el sur de la isla.

El PEVOLCA y Protección Civil irán emitiendo informes con corta periodicidad, con el fin de informar a la población afectada.