En la Tierra el 97% del agua es salada, de la que alrededor del 1% es agua subterránea salobre. De agua dulce existe el 2,5%, del que dos tercios están congelados en forma de glaciares. El resto es agua líquida subterránea y superficial.

El agua en el mundo

Los humanos tienen su primer contacto con el agua desde que son concebidos. El agua fluye por el cuerpo de un ser vivo, trazando su vida y su muerte.

El agua es el símbolo de la creación, se ha convertido en la magia suprema y sustancia medicinal; cura, restaura la juventud y hasta asegura la vida eterna. Es vital para que un ser vivo se mueva, funcione bien y además, da vida al planeta Tierra.

El agua: líquido vital

Hoy día, 300 millones de personas obtienen su agua del mar o de aguas subterráneas demasiado saladas para beber.

Para que el agua se volviera ligera, con pocas sales, comenzó a procesarse por medio de la desalinización desde los años setenta en el Medio Oriente. Desde entonces se ha extendido a 150 países.

"La desalinización no es una forma barata de obtener agua, pero a veces es la única", dice Tom Pankrats, editor del Reporte de desalinización de agua.

El primer método de desalinización -y todavía el más común, sobre todo en países ricos en petróleo - fue la destilación por fuerza bruta, que consistía en calentar agua de mar hasta su evaporación, dejando atrás la sal, y luego se condensaba.

El modelo actual, que se utiliza por ejemplo en plantas que empezaron a operar de manera reciente en Tampa Bay, Florida y Perth, Australia, es la ósmosis inversa, donde se hace pasar el agua por una membrana que atrapa la sal. Existen, además, otras tecnologías que se utilizan para desalinizar:

  • Ósmosis forzada: las moléculas del agua migran por ósmosis natural, sin energía externa, hacia una "solución de extracción".
  • Nanotubos de carbono: carga eléctrica en la boca del nanotubo repele los iones de sal con carga positiva.
  • Biomimética: Las moléculas de agua pasan a través de canales hechos de acuaporinas, proteínas que conducen eficazmente el agua hacia dentro y fuera de las células vivas.

Otras formas para utilizar el agua en la humanidad

  1. Se utiliza para lavar: manos lavadas con jabón y agua por lo menos 20 segundos. Reduce los índices de infecciones, como la neumonía y enfermedades diarreicas, las cuales matan, cada año, a más de 3,5 millones de niños menores de cinco años en el mundo.
  2. Creencias curativas: "fuente y origen, la reserva de todas las posibilidades de existencia; preceden toda forma y sostienen toda creación", según Mircea Eliadi. En la India, utilizan el río Ganges como sagrado. Los hindúes moribundos a menudo se bañan en él, y a algunos posteriormente se les crema junto al río y sus cenizas son esparcidas en sus aguas.
  3. Creencias espirituales y religiosas: los babilónicos creían en un mundo hecho de la combinación de agua dulce y salada. Los indios pima dicen que la Madre Tierra quedó preñada con una gota de agua. La inundación catastrófica que destruye la civilización es también un arquetipo acuoso que forma parte de las culturas hebrea, griega y azteca. Los mayas creían que los pozos naturales, como el cenote X´keken de Yucatán, conducían al inframundo.
  4. Para regar los cultivos: dos terceras partes del agua se usan para cultivar alimentos.
  5. Para lavar: autos, ropa, baños, casas, etc.

La naturaleza responde al calentamiento global

A últimas fechas la temperatura de la Tierra ha aumentado 0,74° C, cifra que suena intrascendente, pero esto ha aumentado: inundaciones, sequías, huracanes, los niveles del mar, cambios de clima.

El agua es el rostro visible del clima y, por consiguiente, del cambio climático. Al cambiar los ciclos pluviales se inundan unas regiones y se secan otras. Mientras, la naturaleza prueba una lección de física: el aire caliente puede contener más moléculas de agua que el frío.

Por otra parte, existe la angustia de que ese líquido vital se termine en el planeta. Es por esto que la humanidad vive preocupada y preguntándose qué hacer para obtener más y no desperdiciar lo que queda.