El Parque de las Ciencias y la Capilla del Palacio de Carlos V (en la Alhambra) acogen, de forma simultánea, la exposición "Universos infinitos", una muestra sobre la obra del artista Maurits Cornelis Escher.

Matemática, arquitectura y perspectiva

Aprovechando que este año se cumple el 75 aniversario de la segunda visita que Escher realizó a la Alhambra, el Patronato del monumento nazarí y el Parque de las Ciencias han organizado una retrospectiva del artista holandés.

La muestra se compone de 135 obras procedentes de la Fundación Escher, en las que se puede ver la evolución de la obra creativa de este particular dibujante y grabador. Un desarrollo en el que el artista abandonó la reproducción de la naturaleza para plasmar una realidad resultante de ilusiones ópticas y espacios imposibles.

Una opción artística con la que Escher aunaba ciencia y arte, a través de las matemáticas, la arquitectura y la perspectiva.

La muestra, además, cuenta con una decena de audiovisuales en los que se relata la vida y la obra del artista. Y donde, incluso, se escenifican los juegos visuales escondidos en sus trabajos.

Siete momentos en la obra de Escher

"Universos infinitos" se compone de siete ámbitos expositivo en los que se pretende mostrar la evolución de la obra de Escher.

El primer espacio se desarrolla con el título "Representación figurativa". En él se recogen las obras que Escher realizó entre 1911 y 1937. Durante estos años, el artista experimentó con distintas técnicas gráficas y de grabado, adquiriendo un amplio dominio de ellas. A esta etapa corresponden trabajos de temática variada: desde naturaleza viva hasta interpretaciones de la Biblia.

El segundo momento seleccionado para la muestra se titula "Paisajes naturales y artificiales". Se trata de un conjunto de trabajos que corresponden a la estancia de Escher en Roma (1922-1935).

Una etapa en la que el clima, los paisajes italianos o marineros; y la luz del Mediterráneo se incorporan a sus trabajos. Aspectos que se observan en trabajos como "Tower of Babel"; "San Cosimo" o "Nocturnal Rome: Santa Maria del Popolo".

Escher en Granada y Córdoba

Escher viajó a España en dos ocasiones (años 922 y 1936). En ambos viajes visitó Granada y Córdoba, ciudades en las que se estudió la decoración de los edificios, dejando constancia de ello en los numerosos apuntes que se conservan en su Fundación.

En el caso concreto de La Alhambra, Escher descubre el despliegue de las formas geométricas del arte islámico. Una opción que le serviría de inspiración y con la que comenzaría a investigar sobre la división regular del plano.

Este contacto fue, según la crítica, determinante en su trayectoria posterior, marcando un antes y un después en la conformación de su lenguaje creativo. En ella se funden figuras y formas que evolucionan hasta convertirse en seres vivos.

A esta etapa se dedica la tercera fase de la muestra "Universos infinitos", un espacio que se ha titulado "Metamorfosis" y donde se encuentran los trabajos que componen la serie Metamorphosis II.

Cuarta etapa creativa de Escher: Cruce de mundos

Esta sala recoge los trabajos que Escher realiza a partir del año 1937. Un momento en el que el artista abandona la realidad para reinterpretar el mundo que le rodea.

Un momento en el que, para los responsables de la muestra: "A través de la creación de encuentros de realidades distintas en una misma convergencia, surgen mundos duales, donde sus límites son indistinguibles y en los que se encuentran alojados otros mundos en una sucesión continua y sin fin".

Es el momento de obras tan populares como "Drawing hands".

Formas tridimensionales

Aunque Escher ya había incorporado la geometría y las formas regulares a sus trabajos, hay una serie de obras en las que las figuras poliédricas se adueñan de sus composiciones. Realizaciones habitadas por seres complejo y extraños que habitan espacios tridimensionales infinitos.

En este momento, el artista realiza algunas de sus obras de mayor éxito como, por ejemplo: "Bond of Union" o "Moebius Strip II".

Geometrización del plano

Desde los años cuarenta y hasta el final de su vida, Escher recurre a la repetición y a la organización de figuras geométricas sobre el plano como tema de sus trabajos. Una opción a la que la muestra "Universos infinitos" dedica toda una sala con la que, según señalan los organizadores: "La división regular del plano a partir de figuran en apariencia simples y el uso de patrones para rellenar el espacio protagonizan este trasgresor ámbito, donde el enfoque y los puntos de vista resultan cruciales para su interpretación".

En Granada se pueden observar algunas de sus creaciones más populares de esta geometrización del plano como: "Sky and Water I"; " Regular Division of the Plane with Birds" o " New Year's greeting card 1949"

Perspectivas y arquitecturas

Otra parte fundamental de la muestra granadina recoge los trabajos del artista holandés sobre la perspectiva y la arquitectura.

Cuando los aborda, Escher desarrolla los conceptos de gravedad, espacio y continuidad hasta sus límites, lo que le permite alcanzar arquitecturas imposibles. Edificios con escaleras sin final, donde el suelo es una prolongación del techo y viceversa; ilusiones visuales que trastocan la percepción de quienes observan las obras.

De esta época son los trabajos: "Relativity"; "Convex and concave" y "Ascending and Descending".

"Universos infinitos" permanecerá en la capital granadina hasta el próximo 12 de enero.