Muchas parejas, en el al ambiente swinger, se han iniciado en el intercambio de parejas precisamente después de haber disfrutado de la introducción de una tercera persona en las relaciones sexuales de la pareja.

También entre los más jóvenes están de moda los tríos, tal como expresó recientemente el periodista especializado en tendencias sexuales, Daniel Braccamonte “El trío, que después del intercambio de parejas es la práctica de sexo grupal más extendida, excede a las parejas adultas y hoy es bastante común ver que se ejercita entre los muy jóvenes

Los tríos una fantasía sexual que va en auge

El trío sexual es la fantasía de realizar una práctica sexual que incluya a tres protagonistas en la relación. Varios sexólogos afirman que está práctica sexual suma adeptos cada día. La cada vez mayor permisividad en la sociedad, sobre todo entre las personas más jóvenes, ayuda a la caída de muchos mitos existentes, y anima a poner en práctica fantasías que hace pocos años eran restringidas a unas pocas personas muy “especiales”.

Los tríos son, en muchos casos, la iniciación a otras prácticas de sexo grupal, ya sean relacionadas con el mundo swinger o no. En estos momentos el swinger ya no representa la única opción para el sexo recreativo, cada vez inician más páginas web para relaciones sexuales con terceras personas, pero sin la filosofía del movimiento swinger, si no a veces todo lo contrario, páginas especialmente diseñadas para ser infieles.

Los tríos en el ambiente swinger: algunos consejos

Muchos varones tienen la fantasía de ver a sus mujeres con otros hombres, en casi todos los casos convive en ellos una mezcla de excitación y de celos.

Los hombres solos que quieran participar en estos tríos de parejas swingers deben tener muy en cuenta que son invitados a la fiesta y que como tal deben respetar las normas que les impongan las parejas.

Es muy importante tener en cuenta que si en un trío dos de las personas integrantes, son pareja habitual, son ellos los que deben dirigir el encuentro sexual. Es la única manera en que la relación sea placentera para todos los integrantes del trío, el saber ubicarse en el rol adecuado dará pié a ser invitado a más experiencias de este tipo. Nunca, bajo ningún concepto, proponer un encuentro con ella sola. Es una regla que jamás debe romperse, y que a veces, por inexperiencia de algunas personas, hace que muchos hombres solos queden aislados del ambiente “swinger”.

Los tríos MHM son mucho menos problemáticos, pero al igual que en los tríos HMH, tampoco la mujer que interactúa con una pareja puede proponer una cita con ninguna de las dos personas de la misma; ya que en este tipo de encuentros la bisexualidad femenina es una variable casi segura y la situación de celos se puede dar con cualquiera de los dos miembros de la pareja.

Los tríos entre los más jóvenes y la “bicuriosidad” entre las chicas

Esta práctica sexual entre los muy jóvenes es muy diferente que entre las parejas swingers, sean jóvenes o mayores, debido sobre todo a que normalmente los jóvenes no tienen un nivel de compromiso semejante con sus parejas.

Entre los jóvenes este tipo de práctica sexual se lleva a cabo en la mayoría de los casos entre personas “libres”, es decir , que ninguno de ellos es pareja de hecho con ninguno de los otros componentes del trío. Son fantasías que carecen del componente de los celos, lo que hace las relaciones de trío mucho más relajadas y las reglas de alguna manera son puestas por las tres personas en igualdad de condiciones.

En el caso de los jóvenes, sobre todo cuando el trío es MHM, la fantasía y la curiosidad de experimentar sexualmente con las personas del mismo género se mezclan. Actualmente hay un incremento de la “bicuriosidad” entre las mujeres jóvenes, el trío permite experimentar con los dos sexos a la vez y en un ambiente dijéramos más tolerable al ser interpretado por todos como un “juego erótico sexual”.

Los tríos conforman para mucha gente una práctica sexual de lo más placentera. Pero no hay que olvidar que es una práctica no exenta de riesgo en el aspecto sentimental, es recomendable cambiar habitualmente de participantes. El tener relaciones demasiado repetitivas entre los mismos protagonistas puede llevar a complicaciones indeseadas y a confusiones en el plano de los sentimientos.