Los trastornos del sueño son un problema que padecen miles de personas y que comúnmente no se les da la importancia debida, sin embrago, estos pueden repercutir de manera negativa en la salud de las personas, en su estado de ánimo y pueden ser la causa de accidentes y problemas laborales.

Qué son los trastornos del sueño

Los trastornos del sueño son “una condición crónica que impiden a las personas mantener un sueño profundo y reparador. Esto provoca que el cuerpo no se recupere del desgaste que produce la actividad diaria y va generando un estado de tensión en el individuo en donde su salud se ve afectada, su capacidad física disminuye y presenta alteraciones en el estado de ánimo”, afirma el Dr. Reyes Haro Valencia, Director de la Clínica del Sueño de la Facultad de Medicina de la UNAM.

De esta manera, los trastornos del sueño no son simplemente situaciones que no permiten dormir bien, son alteraciones que provocan un deterioro en la salud del individuo y va en detrimento de su calidad de vida.

El dormir bien fortalece

El sueño tiene una importancia vital en la vida del ser humano, ya que durante este proceso el organismo realiza funciones que le permiten mantener un estado de equilibrio para enfrentar de mejor manera las actividades de la vida cotidiana.

“Durante el sueño, el cuerpo produce hormonas del crecimiento y de la saciedad; se refuerza el sistema inmunológico, se regeneran las células, se fortalecen las funciones mentales y el cerebro se relaja del estrés acumulado durante el día, entre otras muchas funciones”, explica el Dr. Reye Haro.

Así, no solo se trata de acostarse, pasar la noche como sea y levantarse al otro día con cansancio y de mal humor. “Dormir mal genera mayor propensión a sufrir enfermedades, disminuye la energía y el ánimo para realizar las actividades del día, se presenta fatiga física y metal y se genera dependencia a bebidas estimulantes y a la nicotina; además de cambios en el estado de ánimo y hasta depresión y ansiedad”.

Insomnio, ronquidos y somnolencia, los trastornos más comunes

En la actualidad, existen alrededor de 100 diferentes tipos de trastorno del sueño, que van desde los casos más comunes que tienen una rápida solución si se atiende a tiempo, hasta alteraciones que pueden poner en peligro la vida de la persona.

Entre los trastornos del sueño más comunes se encuentran:

  • Dificultad para conciliar el sueño (Insomnios)
  • Ronquidos que indican una dificultad para respirar (Apnea)
  • Padecer sueño excesivo durante el día (Somnolencia excesiva Diurna)
  • Terror nocturno y pesadillas
  • Despertar repetidas veces durante la noche (Insomnio de continuidad)
  • Movimientos atípicos de las extremidades
“Todos estos trastornos, a pesar de que son muy comunes, no se atienden de manera adecuada, ya que la mayoría de las personas que sufren estos problemas creen que es pasajero y se automedican, pero el origen del problema puede ser muy diverso y con esto sólo agravan su situación”, afirma el especialista.

Los peligros de dormir mal

A parte de los daños físicos que provocan los trastornos del sueño, estos tienen una repercusión mayor en el estado de ánimo de las personas, ya que afectan de manera directa el equilibrio emocional y producen alteraciones en la personalidad y en la manera en que se asumen los problemas cotidianos.

Para el Dr. Reyes Haro, “la falta de sueño provoca graves alteraciones en el estado de ánimo de los pacientes, ya que se vuelven muy vulnerables a sufrir enfermedades como depresión y ansiedad; se tornan muy irritables y no toleran el estrés, lo que los lleva a tener arranques de violencia; ven la vida de manera muy negativa y dejan de sentirse motivados en sus actividades y en sus proyecto; es como si se dieran por vencido y sintieran que no vale la pena seguir”.

Somnolencia, la segunda causa de accidentes automovilísticos

Pero además de todo lo anterior, los trastornos del sueño se han convertido en un punto de riesgo para las personas que los padecen, ya que frecuentemente muchos accidentes que suceden en el hogar, en el trabajo o en la calle, tienen como punto de origen el dormir mal.

“Los trastornos del sueño disminuyen los estados de alerta de las personas, sus reacciones son mucho más lentas y esta es una de las principales causa de accidentes en el hogar. Y más grave aún, la segunda causa de accidentes de tránsito, sólo después del alcohol, es la somnolencia diurna, ya que los conductores se quedan dormidos al volante, subraya el médico especialista.

Dormir 7 horas diarias

Cada vez es más frecuente dormir poco y mal, cosa que vemos como normal. Pero “la realidad es que si no se duerme por lo menos 7 horas diarias, al final de la semana tenemos un déficit de 10 0 15 horas de sueño y por increíble que parezca, el manejar o realizar actividades con esta falta de sueño, causa el mismo efecto que si uno se hubiera tomado 6 latas de cerveza”, dice el director de la Clínica del Sueño.

Ahora que ya lo sabe, dormir es mucho más importante de lo que parece. Por eso la noche ha sido a lo largo de la historia de la humanidad el lugar en donde suceden los más bellos sueños y las más terribles pesadillas, ya que es durante el sueño donde uno se prepara para disfrutar del amanecer o sufrir durante el día la compañía de los fantasmas de la noche.