Una especie de superhéroes con máscaras de lucha libre, inspirados en los personajes mexicanos de esa tradición, actuando en una isla del Pacífico y luchando contra un peculiar mad doctor y un escritor que se cree Zeus. Eso es lo que propone Los Tikitis, una rocambolesca y divertida historia creada por Jerry Frissen y Fabien M., que apuesta por la mezcla de las más variadas influencias, por un humor directo y por un dibujo caricaruresco que refleje a la perfección las intenciones de un guión disparatado e ingenioso.

Segundo título de ‘Lucha libre presenta’

Dibbuks publica Los Tikitis al precio de 18 euros. El libro recopila las tres entregas de esta serie, La guerra de los cerebros (La guerre des cerveaux), La aventura de lo inventivo (L’aventure de l’inventif) y El hombre de los mil viajes (L’homme aux mille tours), publicados en francés por Les Humanoïdes Associés en septiembre de 2008, marzo de 2009 y abril de 2010, y en inglés por Humanoids en diciembre de ese mismo año. Los Tikitis es el segundo título de la serie Lucha libre presenta tras Luchadores Five, ya publicado por Dibbuks en 2010.

Los Tikitis son PolinomioZ, Filoloco, Cerebrex y Doctor Sumo, a quienes hay que sumar a King Katch. Cinco personajes rocambolescos, pintorescos, se supone que amigos y miembros de un grupo de luchadores por la libertad que conviven en la isla ficticia de Luau-Luau, en el Pacífico. Jerry Frissen, de nacionalidad norteamericana aunque nacido en Bruselas, es el encargado de expandir su universo de Lucha libre con los guiones de las tres novelas gráficas que contiene este libro, mientras que Fabien M. se incorpora como el autor del dibujo.

‘La guerra de los cerebros’

Esta trilogía de Los Tikitis se abre con La guerra de los cerebros. Frissen prescinde de mostrar una historia de origen de este singular grupo de héroes y les muestra ya en su especie de retiro en el Pacífico. Queda claro desde el principio que la brillantez no es una de las características de los protagonistas, que divierten con su ingenuidad, sus hirientes respuestas y sus más que peculiares características.

Frissen desmonta algunos tópicos del género para acentuar el tono de comedia alocada y, sobre todo, para alterar ya desde el principio un universo que ya de por sí nace muy abierto. Lo más arquetípico de la historia de superhéroes, aunque desde una vertiente paródica, es la presencia del villano, Beachcomber, un mad doctor clásico, y su lugarteniente, Bacteria. Fabien M. mezcla la imagen de luchadores de los protagonistas, con un estilo cartoon y la influencia del manga más aventurero. Los tópicos sobre los indígenas o sobre la vida personal, familiar y sexual de los protagonistas centran los gags.

‘La aventura de lo inventivo’

La segunda entrega de Los Tikitis, La aventura de lo inventivo, es un episodio intermedio en toda regla. Ya no hace falta presentar a los personajes, con lo que la acción es continua desde el primer momento. Por supuesto, y honrando el homenaje a la acción de serial que presenta, el final queda abierto para la posterior conclusión. Frissen se divierte jugando con los tópicos, premisa ya de la primera historia, pero aquí aumentada gracias al uso de personajes muy conocidos del imaginario colectivo como las sirenas o Zeus, villano central de esta segunda parte y casi una caricatura del Maxie Zeus que aparece en los cómics de Batman.

La puesta en escena de Fabien M. es todavía más impactante que en la primera historia y aprovecha al máximo las buenas ideas del guión de Frissen. En una historia de aspecto desenfadado, los autores introducen más sexo y violencia, pero siempre desde una mirada pícara y desenfadada. El dibujo de las secuencias de acción mejora con respecto al primer volumen, probablemente por la presencia de escenarios mucho más vistosos y basados en la mitología griega.

‘El hombre de los mil viajes’

La introducción de Zeus como villano lleva a Frissen a lograr que El hombre de los mil viajes sea la más disparatada y divertida historia de esta trilogía, con lo que deja un espléndido sabor de boca al final de la lectura. Y es que ese tal Zeus no es más que un escritor enloquecido que quiere vengarse de todos los que cree que le han ocasionado algún perjuicio haciéndoles revivir La Odisea de Homero. Las sirenas y el gigante Polifemo que habían aparecido en la segunda entrega eran parte de su retorcido plan, junto con los lotófagos, Escila y Caribdis, añadidos de este episodio final.

Que el clímax de la historia sea más grande que el de sus dos precedentes hace que Fabien M. saque lo mejor de sí mismo en este cierre, gracias a la poco contenida lucha entre King Catch y Polifemo, el homenaje al gran maestro de los efectos especiales artesanales Ray Harryhausen en su reinterpretación de los lotófagos o la espectacularidad de la irrupción de Escila. La dispersión de los personajes hacen que Frissen sepa encontrar grandes momentos para todos ellos, y su interacción funciona de maravilla con chistes muy divertidos y una historia, dentro de su tono paródico, muy conseguida.

‘Los Tikitis’, divertida aventura

El libro en español de Los Tikitis incluye un breve portafolio de extras, en el que se pueden encontrar diseños preliminares de los personajes (también presentes antes de arrancar cada una de las tres historias) y bocetos de algunas páginas. Las portadas originales de los tres libros quedan para la contraportada del volumen, aunque, por desgracia, a un tamaño muy reducido. Los extras cierran un libro de aventuras desenfadado y original para pasar un rato divertido y sin muchas más pretensiones.