Un 47 por ciento de los españoles piensa utilizar los SMS para felicitar las fiestas, superando a quienes piensan llamar por teléfono (34 por ciento). Además, uno de cada cinco personas que feliciten la Navidad a través de un mensaje, piensa nombrar la crisis en su felicitación navideña.

Esta sea tal vez la conclusión más llamativa de las recogidas por el estudio Las Verdades Verdaderas del Móvil que ha realizado y hecho público la operadora Yoigo.

Bien por ahorrar, bien por comodidad o bien por falta de tiempo (la rapidez de los SMS es uno de sus mayores atractivos) lo cierto parece ser que las tradicionales postales de Navidad están llegando a su fin.

Ni tan siquiera las redes sociales, cada vez más en auge, son utilizadas para este fin por los españoles que, sin lugar a duda, tienen en el mensaje de texto a través del teléfono móvil, su mejor aliado para hacer saber a los suyos sus buenos deseos en estos días.

Bastante previsores

Pese a la fama que siempre ha acompañado a los españoles de ser algo perezosos, en lo que a felicitar la Navidad y el Año Nuevo, las cosas cambian, según Yoigo.

Y es que, de acuerdo con el estudio de la operadora, “los españoles son previsores y no les gusta dejarlo para última hora”, por lo que “la tarde del día 31 ya se reciben la mayoría de SMS y llamadas para dar la bienvenida al año, pues el 46 por ciento de los españoles prefieren no atragantarse con las uvas y lo hacen antes”. Aún así, “el 30 por ciento es fiel a la tradición y hasta las 12 de la noche no felicita el nuevo año”.

Y, ¿qué es lo que piden al año que comienza?

Pues, de acuerdo con Yoigo, ante la llegada de 2010, los españoles “esperan que se cumplan sus deseos” aunque estos no son iguales según el sexo de quien lo desea.

Mientras el 50 por ciento de los hombres desean que el 2010 llegue con un billete de lotería premiado, ellas prefieren que se acabe la crisis económica (40 por ciento).

Un dato que no entiende de sexos: la paz en el mundo, un deseo para el 26 por ciento de los españoles.

Crisis y más crisis

Sin duda el año que despedimos se ha caracterizado por la crisis econónica y con ello, con el papel que ha desempeñado la clase política en su resolución.

Parece que a la mayoría de los españoles no concede un aprobado a este trabajo ya que, de acuerdo con el informe de Yoigo, “este año, los que más recibirían serían los políticos, eso sí, carbón”, ya que “casi 3 de cada 4 españoles les regalaría carbón, mientras que el 22 por ciento dejaría carbón bajo el árbol a los banqueros y el 7 por ciento a los futbolistas”.

Un castigo al que acompaña un sentimiento bastante pesimista respecto al futuro económico ya que como señala Yoigo “los españoles tienen muy presente los estragos de la crisis y quizá por esto no son muy optimistas. El 82 por ciento piensa que el 2010 no será el año del fin de la recesión y habrá que seguir apretándose el cinturón un poco más”.