La seña de identidad más acentuada en un profesor de secundaria es su vocación por la enseñanza. A la gran mayoría de profesores, sean de primaria, de secundaria o universitarios, les gusta enseñar. Desgraciadamente, la vocación no es un factor que los futuros profesores tienen en cuenta para elegir su profesión. En los últimos tiempos se asiste a la llegada de nuevos profesores a la enseñanza secundaria, que se dedican a enseñar como única salida en el mercado laboral.

El profesor de secundaria: características y cualidades

No es arriesgado afirmar que aquellos que enseñan sin vocación, llegará un momento, antes pronto que tarde, que aborrecerán su trabajo, que padecerán depresiones, que se les hará un muro infranqueable el aula en la que están encerrados con sus alumnos.

Otro rasgo esencial , y del que un profesor de secundaria nunca debería de separarse, es la paciencia. Sin esta cualidad, los profesores estarían abocados al desastre. A esto hay que añadir la curiosidad innnata por aprender, típica de todo profesor; también la conciencia de la su labor es decisiva para el futuro de sus alumnos; la lucha contra las dificultades, para no caer en el abatimiento y la desilusión.

Comienzo en la enseñanza

Cuando un profesor empieza en la enseñanza no sabe exactamente con lo que se encontrará en el aula. Un profesor con una licenciatura reciente creerá que domina todo. Pero la realidad del aula es diferente de la teoría. La experiencia le construirá su identidad profesional, el día a día, el trabajo con el alumno. De cada hora impartiendo clase aprenderá cosas nuevas, que aplicará en lo sucesivo.

Las experiencias de los compañeros profesores será también una buena ayuda para moldear su identidad profesional. El estar al tanto de las novedades pedagógicas, el conocer los nuevos recursos didácticos, el comprender el comportamienton de sus alumnos, el amoldarse a las nuevas necesidades, el saber que la sociedad, al igual que los alumnos, es cambiante. Todo influirá en la construcción de su identidad personal y profesional.

Dificultades para un profesor de secundaria

Las mayores difucultades en el trabajo de enseñar a un grupo de adolescentes podrían resumirse así, por orden de dificultad:

- el interesar a los alumnos en la materia

- el lograr un clima favorable para la atención de los alumnos

- la desmotivación

- la coordinación con los compañeros de otras materias

- la masificación de algunas aulas

- la infravaloración de la tarea educativa por parte de algunos padres

-la burocracia administrativa.

Manejar un grupo de adolescentes es una tarea difícil y más aún enseñarles una materia que odian y que no les interesa.