Se entiende por pyme (pequeña y mediana empresa) aquellas sociedades que tienen menos de 250 trabajadores y una facturación menor de 11 millones de euros. En el mercado español, estas empresas representan más del 90% del total. Ser una pyme tiene ventajas e inconvenientes.

Su tamaño limita su capacidad financiera

El pequeño tamaño de las pymes determina que estas empresas no puedan acceder a los mercados financieros con la misma facilidad que las grandes empresas. Además, en muchos casos, estas empresas son empresas familiares con muy pocos recursos propios.

Esto determina que su capacidad para buscar fuentes de financiación, así como de crecimiento, sean bastante limitadas. Esta poca capacidad financiera determina por completo las limitaciones que tienen, su capacidad productiva.

Poca formación empresarial y técnica

A esta poca capacidad financiera hay que añadir una poca formación empresarial de sus gestores, por lo que, en numerosas ocasiones los aspectos relacionados con el funcionamiento básico de la empresa suelen subcontractarlos a empresas especializadas. También es habitual que sus trabajadores no tengan una formación técnica muy elevada y suelen tener tecnología obsoleta debido a una falta de previsión de la dirección.

Organización flexible y mayor implicación del trabajador

Sin embargo, no todo es negativo, ni mucho menos, en el seno de las pymes. Así, poseen una estructura más flexible que la existente en las grandes empresas, y esto facilita enormemente la comunicación.

Como consecuencia de ello, las pymes tienen una mayor capacidad de reacción, debido a que es mucho más fácil tomar decisiones. Además, los trabajadores suelen estar más implicados en el funcionamiento de la empresa, sintiéndose más motivados en el trabajo que realizan.

Las pymes aprovechan los huecos del mercado

Las grandes empresas no pueden reaccionar fácilmente a los cambios de preferencias de los consumidores. Además, las grandes empresas son esclavas de las economías de escala, de ahí que las pymes sí puedan satisfacer la demanda de aquellos consumidores que no pueden calificarse como consumidores estandard. Finalmente, su tamaño permite un contacto más directo con el cliente, y, por eso reacciona con mayor prontitud a los cambios de tendencia del mercado.

Creadores de empleo

Otro elemento fundamental de las pymes es que son creadoras netas de empleo, ya que, proporcionalmente, generan más empleo que las grandes empresas. Probablemente, una de las causas sean la poca capacidad para invertir en capital. Ahora bien, en un país como España, donde el paro es uno de los problemas estructurales más importantes de la economía, hay que valorar es esfuerzo creador de empleo de las pymes.