Millones de personas en el mundo son víctimas de algún tipo de discriminación como por ejemplo el color de la piel, la religión, la situación económica, la orientación sexual, el sexo, la edad, el aspecto físico y la estatura.

Esto puede traer repercusiones en la persona víctima como vivir con miedo al maltrato, dificultades para conseguir empleo, atención médica mediocre, educación inferior y diferencia con los privilegios sociales y derechos legales.

Muchas autoridades han aprobado la discriminación con consecuencias terribles como limpiezas étnicas y genocidios.

En gobiernos donde se han aprobado leyes contra la discriminación el fanatismo y la intolerancia están presentes.

El racismo no tiene justificación ni social ni científica

Doctrina que exalta la "superioridad de una raza" basándose en caracteres biológicos menospreciando a los demás. Rasgos físicos como el color de la piel son motivo de discriminación.

Sin embargo los investigadores y científicos en su inmensa mayoría no han descubierto ninguna base científica para considerar la existencia de una "raza superior" y los que lo han afirmado no han demostrado pruebas contundentes.

Actualmente, está demostrado por la comunidad científica que la raza humana es una sola dado que las ciencias biológicas y antropológicas han demostrado que todos provenimos de una misma especia, la del Homo Sapiens. Diferencias menores como el color de la piel obedece simplemente a adaptaciones a la ubicación geográfica y el clima a lo largo de los siglos.

El nacionalismo que es la intensa devoción por el país propio ha sido en muchas ocasiones aliada del racismo. Esto ha llevado a terribles consecuencias como guerras o genocidios. Por ejemplo Adolf Hitler alimentaba el orgullo nacional y de raza para conseguir el apoyo de masas y difamar a los que, según él, eran diferentes.

Homosexualidad, lesbianismo y transexuales como motivo de discriminación

Los grupos con orientación sexual diferentes al modelo heterosexual tradicional son muchas veces víctimas de discriminación. Entonces surgen los términos homofobia, lesbofobia y transfobia que sería la aversión, odio, miedo o prejuicio contra homosexuales, lesbianas y transexuales.

Se calcula que en la semana 3 o 4 personas son asesinadas en el mundo debido a ello.

Actualmente, en muchos países africanos y asiáticos se condenan con prisión, multas y incluso la pena de muerte como Arabia Saudita, Mauritania, Pakistán, Nigeria, Yemen, Irán y Sudán a los que practiquen actos que escapen a la heterosexualidad.

La discriminación a la orientación sexual está presente en todas las sociedades aunque el grado de tolerancia y libertad difiere según países y continentes.

El VIH o la discapacidad, sinónimo de discriminación

La discriminación a la enfermedad con los enfermos mentales o con alguna discapacidad y los portadores del virus del sida son factores que causan mucho sufrimiento a quienes lo padecen. Muchas veces se considera la enfermedad como ”sinónimo a la discriminación" que es justamente uno de los principales temores que pueden tener los enfermos el ser víctimas discriminadas.

Los prejuicios como origen de la discriminación

Los prejuicios son ideas preconcebidas sin conocer la realidad. Por ejemplo el encasillar a las personas como decir " todos los sudamericanos son malos" u otras afirmaciones discriminatorias hacen que las relaciones sociales se distorsionen y limiten.

En el libro Understanding perjudice and discrimination (una mejor comprensión del prejuicio y la discriminación) llega a la conclusión que ningún ser humano con capacidad de expresión y raciocinio está libre de tener algún prejuicio. Puede surgir en la familia por valores familiares erróneos también con ideas retorcidas sobre razas o culturas, verse fomentado por el nacionalismo, ideas religiosas o simplemente a causa del orgullo desmedido.

La educación es básica para eliminar los prejuicios

La mejor arma contra el prejuicio es la educación. Una buena educación ayuda a poner al descubierto la raíz del prejuicio, examinar las aptitudes de manera más objetiva y saberlo afrontar cuando lo padecemos.

La discriminación es una gran injusticia para las víctimas. Una buena educación para entender y afrontar los prejuicios y leyes de los gobiernos para evitar que las personas sufran discriminación y la injusticia pueden ayudar a una sociedad más justa, libre y tolerante.