La mayoría de las ocasiones se confunde la mente con el cerebro, la primera es lo que los antiguos llamaban o el "psyché", la esencia del alma humana, el pensamiento y la conciencia y lo último es el órgano físico que controla el cuerpo humano mediante impulsos eléctricos neuronales.

La verdad, en realidad, es que poco se sabe del funcionamiento del cerebro y de la esencia de la mente, los avances en la ciencia poco han ayudado a esclarecer cuestiones como los sentimientos de amor, alegría, pena, culpabilidad, los sueños, etc.

Existen campos pseudocientíficos asociados en la antigüedad al ocultismo pero comúnmente aceptados en la actualidad por algunas disciplinas de la psicología.

El hipnotismo

Es un sueño artificial más o menos profundo inducido por una persona experimentada, normalmente un psicólogo que mediante el uso de la sugestión y la utilización de una voz profunda, consigue adormecer algunas regiones del cerebro y paralizarlas, mientras que consigue excitar otras áreas del mismo.

En el proceso de hipnotismo el sujeto que lo sufre, es un autentico esclavo inconsciente a merced de las órdenes que dicte el hipnotizador, así que se paraliza de alguna manera la vida cerebral del individuo.

La sugestión

La sugestión es la base de la hipnosis, y no es más que una actitud de convencimiento imperativo de una persona a otra, una actitud de sumisión por parte de un sujeto a las instrucciones que recibe de alguien o de si mismo.

La sugestión es en realidad un arma muy poderosa y peligrosa en ocasiones, de tal manera que si por ejemplo un grupo de personas es debidamente sugestionado de que en una casa en la que van a entrar todos a la vez ha muerto gente y está embrujada, cuando estos entren no tardarán en asociar cualquier ruido o sensación a dicho embrujo, creando una sensación real en todo el conjunto del grupo.

La sugestión y las enfermedades

La sugestión puede hacer que la mente provoque reacciones en el cuerpo, de tal manera que está demostrado que algunos médico usan el método del placebo para curar enfermedades derivas de la hipocondría o de la actitudes obsesivo-compulsivas de sus pacientes, incluso en algunos casos para curar enfermedades reales.

Estos efectos se consiguen gracias al convencimiento psicológico del paciente sobre los efectos que debían conseguir las supuestas pastillas recetadas por su médico, pero que en realidad son inocuas.

El fenómeno de la conciencia global

Este fenómeno es una creencia de que el conjunto de la buena fe generalizada o la mala fe del ser humano puede crear una sugestión global que permita conseguir objetivos mediante el poder de la mente.

De esta forma varias mentes enfocando su energía en un mismo objetivo consiguen que se lleve a cabo con el solo hecho de concentrarse en ello. Un fenómeno que desde tiempos remotos se lleva a cabo y que se conoce comúnmente como rezar.

Rezar es poder mental conjunto

Aunque el rezo se vea como algo religioso su función no es solo una petición a un ser superior para que conceda algo, sino que en realidad es una fuente de meditación conjunta en la que varias personas sugestionadas por el poder del mismo rezo canalizan sus energías a un deseo.

“La fe moverá montañas” decía Jesús, pero en realidad qué sabemos de Él, existen libros y escritos que aseguran que Cristo en los años perdidos que no aparecen en la Biblia estuvo en el Tíbet y aprendió las enseñanzas de los Lamas. Es posible que el rezo no sea más que una técnica de concentración a través de la que el ser humano se llega a sugestionar de tal manera que puede conseguir lo que desea.

De esta manera puede que la fe sea en realidad el poder de la sugestión mental.