Sí aún hay gente que piensa que piojos es sinónimo de curso escolar, se equivoca. Después de acabar las clases y una vez pasado el supuesto peligro, comienzan las escuelas de verano, los campings y los albergues, y con ellos la temida pediculosis. Pero no hay que alarmarse, con un poco de cuidado y prevención, podremos superar sin problema a tan molestos insectos.

¿Qué es la pediculosis?

La pediculosis es una infección del cuero cabelludo causada por acumulación de piojos, que se produce normalmente en los niños y van infectando a cuantas cabezas se unan por algún tipo de causa como pueden ser juegos, compartir productos de uso diario o al compartir ropa de cama al dormir. Es por ello que aparecen más epidemias coincidiendo con el calendario escolar más que en ninguna otra época del año.

Hay que distinguir entre piojos y liendres, porque son diferentes en tamaño y forma, y aunque elimines los piojos, si no atacas directamente a las liendres, estas volverán a reproducirse.

  • Liendres, son los huevos de los piojos y los ponen las hembras. Miden entre 1 y 3 mm, de aspecto blanquecino y son más complicadas para acabar con ellas que los piojos.
  • Ninfas, son los piojos más pequeños, madurados tras siete días de incubación. Se alimentan de la sangre de las cabezas humanas.
  • Piojos, adultos y de un color gris amarronado y diferentes tamaños. Pueden ser difíciles de ver pero rápidos de detectar por sus intensos picores. Fuera de la cabeza llegarían a sobrevivir un par de días aproximadamente.

¿Cómo se contagian los piojos?

El contagio puede ser por piojos o por liendres, siendo este último caso el más difícil de los posibles. Se produce de persona a persona por cercanía de las cabezas o por el uso común de diferentes elementos como pueden ser peines, gorros, toallas, almohadas o sábanas, entre otros.

Aunque parezca contradictorio, esta epidemia no entiende de edades, sexos ni clases sociales y no es sinónimo de falta de higiene. Donde aparecen los piojos, crecen y se reproducen sin pudor alguno.

¿Cómo detectar si tenemos piojos?

En el caso de los piojos puede llegar a ser más complicado el detectarlos a primera vista por la rapidez con que se desplazan y porque se esconden, sobre todo, en las zonas de la nuca y detrás de las orejas.

Por el contrario, en el caso de las liendres, puede ser más fácil visualizarlas, porque son cantidades más abundantes (un piojo puede llegar a poner entre 200 y 300 huevos) y porque se encuentran adheridas a la raíz del pelo.

Una vez detectada la infección, lo mejor es aplicarse un tratamiento farmacéutico, y pasarse diariamente la liendrera, peine de púas finas y juntas para ir eliminando las liendres y evitar su posible reproducción.

¿Qué hacer para prevenir los piojos?

Si tenemos claro que nos vamos a exponer a situaciones susceptibles de contagio de piojos lo mejor es seguir una serie de consejos y recomendaciones para evitar estas irritantes infecciones:

  • Lavar la cabeza con un champú preventivo, y añadir al último enjuague un chorrito de vinagre de vino rebajado con agua.
  • No compartir peines, toallas, ropa personal o de cama.
  • Lavar nuestros efectos personales con agua caliente y plancharlos si fuese necesario, porque los piojos son erradicados a altas temperaturas (alrededor de 54º).
Y, por último, informar al resto de personas de posibles infecciones. Aunque no sea de agrado exponer a nadie una situación tan complicada, avisando de la existencia de piojos podemos evitar que otras personas se vean afectadas y en un futuro, nos puedan volver a contagiar.