Investigadores europeos especializados en rayos ultravioleta han creado un grupo de trabajo para llevar a cabo una serie de investigaciones con el fin de establecer en Europa el estándar del Factor de Protección Solar para los Ojos (E-SPF).

El objetivo del trabajo es hacer frente a la cifra de cerca de tres millones de personas en todo el mundo que se quedan ciegas cada año, en parte por una exposición solar prolongada.

Factor de Protección Solar para los Ojos (E-SPF)

Expertos europeos en rayos ultravioleta- entre ellos dermatólogos, oftalmólogos y ópticos-optometristas- han creado un grupo de trabajo para llevar a cabo una serie de investigaciones con el fin de establecer en Europa el estándar del factor de Protección Solar (E-SPF).

La causa para fijar este índice para preservar la salud de los ojos es la ceguera que, cada año, sufren unas tres millones de personas, en parte por una exposición solar prolongada.

Por ello, el pasado mes de junio, el panel de expertos en rayos ultravioleta de la multinacional Essilor se reunió en el Institute for Enviromental Sciences (IES) de Alemania para debatir e intercambiar impresiones acerca de la importancia de establecer un índice oficial E-SPF para el cuidado de los ojos.

Entre los participantes, se encontraban los españoles Paula Ortega, coordinadora de I+D+i, y Pablo Peña, óptico experto perteneciente a la División de Oftalmología de la Universidad Miguel Hernández de Elche.

Ambos especialistas forman parte de la Fundación Jorge Alió.

Cáncer de piel alrededor de los ojos

Asimismo, entre el 5% y el 10% de los cánceres de piel, directamente relacionados con los rayos ultravioletas, aparecen alrededor del ojo.

En los jóvenes, los efectos negativos más comunes son la queratitis o inflamación que afecta a la córnea, y la conjuntivitis, inflamación de la capa conjuntiva. Ambas producen irritación y sequedad ocular.

Sin embargo, de momento, sólo se ha reconocido el estándar SPF para la protección de la piel, aunque los especialistas quieren concienciar a la población sobre la importancia de proteger también los ojos.

Hipótesis fruto de las investigaciones

En la citada reunión, los expertos establecieron una serie de hipótesis:

  • El ojo seco o la conjuntivitis crónica están directamente relacionados con la exposición a los rayos ultravioletas.
  • El peligro que puede suponer para los ojos la luz azul y los infrarrojos.
  • La reflexión de la parte de atrás depende de la geometría de la lente.
  • Los peligros de los nuevos sistemas de iluminación que pueden emitir rayos UV.
  • Fotosensibilidad de los ojos por consumo de medicamentos.

Las gafas, la mejor protección

De momento, hasta que se tome una decisión concensuada sobre la necesidad de establecer una protección más eficaz frente a la radiación UV y la posibilidad de implantar el E-SPF como el estándar de protección para los ojos, se deben usar gafas de calidad, imprescindibles para evitar el efecto de las radiaciones ultravioleta.

Las gafas que se deben usar habitualmente son las que ofrecen garantía de buena protección frente a radiaciones.

Para ello, deben incluir en la etiqueta detalles de protección UV, que bloqueen al menos el 99% de los rayos UVB, y por lo menos el 95% de los rayos UVA.

Además, debe tener los cristales tintados u oscuros, ya que ayudan a que el ojo soporte mejor la luminosidad de los días de verano y reducen el deslumbramiento.

Los colores habituales son el gris oscuro, verde o marrón. En el deporte, se suelen utilizan gafas con cristales de colores naranjas y amarillos, puesto que aumentan el contraste y permiten percibir muy bien la profundidad.

Por ello, las gafas naranjas y amarillas se suelen utilizan en actividades que requieren una agudeza visual más allá de lo normal.

Alimentos para proteger la vista

La alimentación también influye en la vista, ya que existen alimentos que protegen la visión. Los expertos recomiendan una dieta rica en antioxidantes para una buena salud visual.

Para la salud de nuestros ojos son esenciales las vitaminas, A, C y E. Los especialistas recomiendan el consumo de ensaladas, frutas y verduras frescas, donde se encuentran principalmente ciertos antioxidantes.

Según informa la Organización Mundial de la Salud (OMS), el número total de cataratas tiene un elevado porcentaje de afectados por exposición a los rayos ultravioletas.

Algunos alimentos ricos en antioxidantes como las frutas tropicales, los cacahuetes, las legumbres o el pescado reducen el riesgo de padecer cataratas, actúan como protectores de la luz y luchan contra los radicales más nocivos para la vista.