Aunque todavía se está a la espera de una confirmación oficial, la revista Science ha publicado una noticia de última hora en la cual se indica que el resultado del famoso experimento del ÓPERA, en el laboratorio del Gran Sasso en Italia, puede deberse a un fallo.

En sendos anuncios que despertaron un gran interés en la comunidad científica y provocaron numerosos debates, los científicos del CERN aseguraron haber encontrado indicios de que los neutrinos podían viajar a velocidades superiores a la de la luz, concretamente los neutrinos llegaron 60 nanosegundos antes que los fotones de luz.

Se apunta a que el fallo en cuestión puede haberse ocasionado debido a una conexión defectuosa entre un cable de fibra óptica y una tarjeta electrónica de los ordenadores.

La cuantía del error se corresponde con el exceso de velocidad de los neutrinos

Según el rumor que ha dado lugar a la noticia, cuando se detectó este defecto y se reforzó la conexión, la reevaluación de la frecuencia de la señal a través del cable se corresponde, exactamente, con la discrepancia de 60 nanosegundos que se había atribuido a posibles velocidades superlumínicas de los neutrinos. Dado que el cable proporcionaba los datos desde una unidad de GPS, utilizada para cronometrar el paso de los neutrinos, este problema sería crítico a la hora de evaluar correctamente el experimento. También sería posible que el GPS estuviese suministrando información errónea sobre los tiempos de salida y llegada.

En cualquier caso, al reforzar la conexión para evitar cualquier posible fallo, el recalibrado de la señal del cable indica que el error se correspondería exactamente con el exceso de velocidad de los neutrinos.

Los investigadores del CERN han identificado dos posibles fuentes de error

La revista Nature ha publicado un informe más detallado sobre el asunto, en el cual los investigadores del grupo ÓPERA explican que al continuar su campaña de verificaciones sobre la medición de la velocidad de neutrinos han identificado dos problemas que pueden afectar significativamente el resultado del experimento. El primero está relacionado con el oscilador utilizado para marcar los tiempos entre las sincronizaciones del GPS. El segundo punto está relacionado con la conexión de la fibra óptica que transporta la señal del GPS externo hasta el reloj del ÓPERA.

Cualquiera de estos dos problemas es capaz de falsear el resultado de la medición del tiempo de vuelo de los neutrinos. Mientras continúan los esfuerzos por cuantificar de forma inequívoca el efecto sobre el resultado observado, los investigadores siguen a la espera de realizar una nueva medición de la velocidad de los neutrinos tan pronto como un nuevo haz de partículas esté disponible.

La relatividad de Einstein deja de estar en entredicho

Esta noticia parece dar la razón a la gran mayoría de los físicos teóricos, que ya habían apuntado que lo más probable es que hubiese algún error conceptual o mecánico en el procedimiento de medida. Los propios científicos del ÓPERA ya se habían mostrado cautos al realizar su anuncio, admitiendo la posibilidad de algún fallo en el experimento.

De momento, lo único que puede asegurarse es que habrá que volver a realizar el experimento con nuevos ajustes que eviten la aparición de estos errores. Las tolerancias, el rango de valores extremos en las medidas y la complejidad del experimento hacen que cualquier pequeño detalle tenga una influencia enorme en el resultado final.

Pero de nuevo, como ya apuntamos en ocasiones anteriores, lo más probable es que los neutrinos respeten el límite de la velocidad de la luz. Einstein, a pesar de todo, seguramente estuvo en lo cierto.

De todas formas, la física teórica nos reserva aún muchas sorpresas y, según varías teorías, pueden existir formas de superar este límite sin contradecir la teoría de la relatividad. Estaremos atentos a los nuevos avances.