En su afán por alcanzar el desarrollo, todas las naciones han pasado por la etapa de la industrialización. Uno de los costos sociales que han pagado ha sido el daño a la salud pública derivado de los contaminantes industriales que se vierten al agua, a la atmósfera y al suelo. Sin embargo, la determinación precisa de la composición, su origen y las enfermedades causadas por tales contaminantes tardó muchos años de investigación.

¿Qué son los metales pesados?

Los metales pesados se utilizan ampliamente, por ejemplo en la medicina, en la industria de los materiales semiconductores y en otras aplicaciones. No obstante, cuando los seres vivos toman muchas cantidades de tales metales se enferman de cáncer de órganos internos como el riñón. Es conocido que tienen efectos sobre la actividad enzimática de los organismos, los cuales finalmente mueren. Los más conocidos son el cadmio y el plomo, debido a que son muy tóxicos, pero hay otros como el cromo, el arsénico o el mercurio.

Cadmio

El cadmio es utilizado en las baterías de cadmio-níquel. Es un metal pesado muy importante. El cadmio se encuentra en la naturaleza. Por ejemplo, el agua del mar generalmente contiene 0,05 partes por billón (ppb). Cuando el cadmio reemplaza al zinc de las enzimas, pierden su actividad. El zinc de las enzimas es muy importante en los animales de orden superior, por lo cual también afecta a la humanidad.

Japón sufrió en el pasado una enfermedad debido a arroz que contenía cadmio. A esta enfermedad se le llamó Itaiitai. Un síntoma de la enfermedad de Itaiitai es el dolor de huesos y enfermedades internas. Aunque todavía no existe una explicación científica del dolor de huesos causado por cadmio, el Ministerio de Salud y Bienestar especificó que la enfermedad de Itaiitai como una enfermedad debida a la contaminación ambiental, por lo cual el ministerio japonés paga una compensación a los pacientes que la padecen.

Plomo

El plomo se utiliza en baterías de autos, para soldar en pigmentos. Tiene otras muchas aplicaciones como en los moldes y en las básculas debido a su bajo precio. El agua de mar contiene 0,03 ppb. El plomo impide la síntesis de la hemoglobina del cuerpo humano, por lo cual el paciente intoxicado con plomo se ve pálido. Otro efecto del plomo es que molesta al nervio periférico. El plomo destruye el nervio periférico hasta paralizar los músculos de las piernas y las manos, y provoca un daño terrible al nervio central.

Además se acumula en el hígado del cuerpo humano. Debido a esto, cuando existen muchos casos de problemas del hígado es necesario investigar si el causante es el plomo. Japón fijó como parámetro normal para el medio ambiente 10 ppb, y en descargas de aguas industriales 100 ppb.

Cromo

El cromo se utiliza para teñir, en los pigmentos, en las aleaciones, en la galvanización, en materiales para hornos, en sustratos químicos y oxidantes. Hay más cromo que plomo y cadmio. La concentración del cadmio en el agua de mar es 0,6 ppb. Hay muchos tipos de compuestos de cromo pero el más tóxico es el cromo hexavalente Cr (VI), ya que puede oxidar sustratos orgánicos.

Hay dos tipos de síntomas causados por el cromo. Los síntomas agudos caracterizados por estornudos, incremento de la secreción de los ojos y nariz, e inflamación de la mucosa de la membrana respiratoria. Y síntomas graves como úlceras de la piel y dermatitis aguda. El envenenamiento por cromo VI produce los "hoyos de cromo", que es la perforación del septo nasal, así como muchos casos de daños a la piel y a las mucosas nasales y respiratorias se han debido al uso de cromo hexavalente Cr (VI).

La toxicidad del cromo hexavalente fuera del uso industrial es poco reportada debido a que en dosis pequeñas se metaboliza y se descarga por la orina. Hoy en día el cromo hexavalente es reconocido como una sustancia cancerígena. En Japón, la concentración estándar aceptada para el medio ambiente de cromo hexavalente es de 50 ppb y para descargas industriales es de 500 ppb.

Como puede observarse, estos tres metales pesados, el plomo, el cadmio y el cromo, son sumamente peligrosos para la salud humana por tanto las Secretarías de Salud y los ciudadanos deben estar alertas ante cualquier síntoma descrito.