Del vasto imperio romano, el territorio de la actual España (provincia romana de Hispania) recibió - tal vez como ninguna - el toque del ingenio romano en sus más de 700 años de dominio, tanto en multiplicidad de obras y edificios, de modo que no solo por el origen del idioma, siempre podrá conocerse el paso de Roma por estas tierras.

Hay muchas ruinas romanas en España, tantas que no alcanzaría la vida para conocerlas, pero que con las que se destacan acá, se satisfará la curiosidad de cualquier aficionado a la historia.

Ciudad de Mérida

La ciudad de Mérida (fundada en el año 25 aC como Emérita Augusta), en la región de Extremadura, cuenta con ruinas romanas más que cualquier otra ciudad española, incluyendo un impresionante teatro y anfiteatro, que todavía hoy están en uso para actuaciones durante los festivales de teatro de verano. El Puente Romano de Mérida es un puente que también se sigue utilizando hoy en día. Otros lugares de interés romanos en Mérida incluyen el acueducto de Los Milagros, las ruinas del foro romano, la Alcazaba (que tiene dos diseños: romano y árabe, los moros añadieron lo que faltaba con su estilo), un arco de triunfo de Trajano y las columnas de un templo de Diana. También hay un museo en la ciudad dedicado al arte romano y la propia ciudad – por sus ruinas romanas -, ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Acueducto en Segovia

Segovia, cerca de Madrid, tiene el acueducto romano mejor conservado de España y tal vez el más conocido mundialmente. Además de estar bien conservado, también vale la pena mencionar su altura extrema, de casi 29 metros en su punto más elevado. El acueducto recibe al viajero en la entrada de la ciudad y es un espectáculo tan impresionante, que se ha convertido en el símbolo de la propia Segovia. Data de finales del siglo I y resulta impresionante ver semejante obra intacta. De hecho, se utiliza hoy en día para transportar agua en la ciudad, aunque el agua que antes se desplazaba por los canales romanos originales, hoy va dentro de tuberías de metal.

Las ruinas de Itálica

Las ruinas de la ciudad romana de Itálica se encuentran cerca de Sevilla y los visitantes pueden ver no sólo las ruinas de uno de los anfiteatros más grandes de Europa, sino también lo que queda de varias casas. Los pisos de las casas de Itálica presentan increíbles mosaicos, tal vez los mejor conservados de esta época. En el centro de Sevilla también hay un palacio, llamado el Palacio de la Condesa de Lebrija, a la que algunos de mosaicos de Itálica fueron trasladados; así que si el visitante gusta de mosaicos, se pueden ver más, después de visitar Itálica. Itálica sigue siendo un sitio arqueológico, en el que se está excavando actualmente, y ya es uno de los mayores yacimientos romanos en todo el país. Esta ciudad romana fue el lugar de nacimiento del emperador Adriano. Ya que se está en Sevilla y se admira la historia de Roma, se puede visitar la necrópolis romana en la cercana ciudad de Carmona, que fue el lugar de entierro para más de 1.000 familias romanas.

Muralla de la ciudad y Puente de Alcántara en Toledo

Toledo fue la capital única de España en la época visigoda, pero era también un punto muy importante para los romanos. La fortaleza de la ciudad, el Alcázar, es donde estuvo alguna vez una fortaleza romana. Sin embargo, lo primero que se destaca de los romanos para los visitantes es el puente romano, que todavía está en uso: es el Puente de Alcántara. Por otra parte, las murallas romanas de la ciudad se pueden visitar aunque ya no estén enteras. Usando la imaginación también se puede visualizar el circo romano de Toledo, basado en los escasos restos que quedan - se supone que debe haber sido el más grande de su época -, con un estilo similar a la famoso Circo Máximo de Roma.

Acueducto de Tarragona

En las afueras de la ciudad de Tarragona, en el sur de Cataluña, existe uno de los mejores ejemplos de acueducto romano, el de la ciudad que fuera capital de la parte noreste de Hispania. El acueducto se lo ha denominado ahora "Puente del Diablo". Se encuentra en un bosque cercano a unos pocos kilómetros al norte de la ciudad, pero si no se está interesado en aventurarse tan lejos, se puede visitar en la ciudad los espectaculares Teatro Romano o el Museo Nacional Arqueológico de Tarragona, con un impresionante muestrario de objetos romanos.

Baelo Claudia, cerca de Tarifa

Justo al norte de la aldea de Bolonia, en la costa de Andalucía, a unos 20 km de Tarifa, se encuentra lo que queda de la ciudad romana de Baelo Claudia. Esta ciudad fue especialmente importante en tiempos romanos como un enlace con Tánger (también en manos de los romanos) y además se convirtió durante un tiempo, en un importante centro de salazón de pescado. Pero los buenos tiempos no duraron ya que la ciudad fue casi totalmente destruida por un terremoto en el siglo II. Las ruinas que quedan son la calle principal de la ciudad, un foro, un templo, un anfiteatro, un arco en la entrada e incluso se puede ver lo que queda del centro industrial - los enormes pozos de salazón de pescado -.