El género sobre el que más se han lanzado comentarios con respecto al proceso de identificación es el cine de terror y, concretamente, el cine slasher. Críticos como Carol J. Clover o Barbara Creed han realizado revisiones de la tesis feminista de Mulvey.

La teoría feminista del cine

En Placer Visual y Cine Narrativo, publicado en 1975, Laura Mulvey utilizaba el psicoanálisis para analizar en tono feminista los roles sexuales y de genero en el cine clásico.

Las ideas de Mulvey inspiraron cientos de trabajos dentro del análisis cinematográfico. A pesar de la controversia creada, muchos de los teóricos del séptimo arte se unieron a los argumentos de Mulvey, en los que se considera que la mujer en el cine es simplemente un objeto sexual que sirve al propósito de la mirada masculina. Las cuestiones de identificación están aquí muy presentes, y van acorde con el papel que se le ha dado a los dos sexos durante la historia.

Carol Clover: violaciones, venganzas y la "final girl"

Clover cree que las películas slasher están compuestas de imágenes que representan más de lo que a simple vista parece. En su artículo Her Body, HImself: Gender in the Slasher Film Clover explica que durante las décadas de los 70 y 80 se produjo un cambió en lo que respecta a la identidad, al género masculino y femenino en el cine slasher y en el rape-revenge.

En este tipo de films el personaje femenino principal se convierte en la llamada "final girl" (la "chica final", literalmente), la que sobrevive a la matanza ocasionada por el asesino. La final girl le hace frente al maníaco, el cual en muchas ocasiones parece un hombre feminizado: homosexual, travesti o, en ocasiones, una mujer vestida como hombre (véase en Viernes 13). Al espectador no solo le gusta contemplar a la mujer sino que también disfruta (subconscientemente) de la visión de la fémina asaltada físicamente.

El placer en la violación y en la venganza

Clover añade que el espectador masculino es igualmente capaz de identificarse con el asesino y cambiar rápidamente para identificarse con la víctima. Por lo tanto, el proceso de identificación, por una parte, corresponde a lo sádico, ejerciendo el control y, por otra, se transforma en pasiva y masoquista.

La también teórica de cine, Elisabeth Cowie, coincide con Clover, "a través de la fantasía, el espectador se identifica con una variedad de puntos de vista, incluyendo diferentes cruces de géneros y posiciones que exceden la identidad consciente de la audiencia". La violación en el rape-revenge es tan importante como la venganza de la protagonista y el placer del slasher deriva del ver a las mujeres rompiendo los estereotipos que se le suponen al género femenino.

El caso concreto de La Violencia del Sexo

Mucho se ha hablado de la humillación, el escarnio y la violencia extrema del rape-revenge I Spit on your grave, también conocida en España como La Violencia del Sexo. Los más de 40 minutos que muestran la brutal violación a la que la virginal y dulce protagonista se ve sometida no pasaron inadvertidos cuando se estrenó en los años 70. La película estuvo prohibida en Gran Bretaña durante 30 años. Una prohibición incomprensible que tomaba sólo un cómodo punto de vista: la misoginia.

La protagonista toma el papel de víctima y traumatizada ejecutora, una Carrie sin poderes extrasensoriales. Se ha comentado también que la película de Zarchi muestra una America profunda contraria a la liberación y la emancipación de la mujer... aunque hay más.

No se sabe si es intencional o no, pero hay varios planos en el La Violencia del Sexo que atacan al hombre, al espectador voyeurístico. Uno de esos momentos es cuando la protagonista se mira desnuda en el espejo del cuarto de baño, excitando voluntariamente al que la violó, el cual la espera relajado en la bañera. Es un plano largo, y la audiencia masculina disfruta del cuerpo al mismo tiempo que el violador que la observa. Tan pronto como ella se mete con en la bañera, ella le corta su miembro con un gran cuchillo. Un acto que conmociona al espectador que hace un minuto apreciaba la sosegada desnudez.

I Spit on your Grave no ataca a la mujer a pesar de que los protagonistas sí lo hagan. Jennifer es una mujer inteligente, y los hombres del film son unos estúpidos que no paran de cometer errores.

No siempre las cosas son lo que parecen en el mundo del arte. Investigaciones profundas como las de Clover, Cowie y compañía demuestran que la fatuidad al usar palabras como "misoginia" o "machismo" debe ser embestida... académicamente hablando.