Los hombres utilizan muchas veces la misma forma de manejarse a la hora de cometer una infidelidad.

Estando atentas y observando los pequeños detalles podemos comprobar si nos engañan o no.

Algunos datos para tener en cuenta

El hombre que engaña casi siempre suele ser el más amable con su esposa. Aquel que está en todos los detalles, “el marido perfecto”. Esto no incluye por supuesto a los buenos maridos de verdad.

“El marido perfecto” es el que asombrará a todos al momento de descubrir que ha sido infiel.

Donde seguramente todos comentarán que parece increíble. Tan bueno que parecía.

Y ahí esta la clave de la infidelidad, los hombres infieles no parecen serlo hasta que demuestran lo contrario.

Los hombres infieles tienen graves problemas con sus equipos celulares, sin importar la marca de estos, el lugar, la hora ni el momento del año en que se encuentren, cuando verdaderamente no están haciendo lo que dicen que están haciendo.

En ese momento su celular deja de funcionar, y las desventuras más increíbles salen de sus labios a modo de excusa. “No sabes lo que me pasó”, nos dicen. Y nosotras sí sabemos... está con otra.

tiene un sexto sentido para estas cosas, y al hombre le falta aun mucha vida para desarrollarlo.

La mujer

Se me agotó la batería, y no tenía dónde cargarla

Nosotras calculamos, qué habrá pasado con el cargador de auto que le regalamos para estas ocasiones Cuando nosotras somos capaces de andar por la vida con el cargador en el bolso con tal de no quedar incomunicadas.

En donde estaba no había señal, era imposible comunicarse

200 kilómetros que nos separan y las antenas fallan. Nosotras cuando vemos en el visor de nuestros teléfonos que se esta por agotar la batería, terminamos de agotarla de la cantidad de mensajes que les enviamos para que estén avisados que no podrán comunicarse. Más allá de eso, una vez que el teléfono murió intentamos llamarlo de un teléfono público. Porque obviamente sabemos su celular de memoria. Si no nos llegara a tomar la llamada, nos apropiamos de cualquier teléfono fijo que esté a nuestro alcance con tal de realizar esa bendita llamada.

¿Todo para qué? Para que ellos se queden sin señal en una salida con amigos durante el fin de semana.

Internet es sólo para el trabajo, según ellos

Un hombre infiel prefiere revisar sus e-mail en privado, y por supuesto no compartir su casilla. Asegurando que él guarda mucha información laboral importante, por lo cual siempre recomienda que no la utilice su mujer.

También suelen integrar algunas redes sociales, como Facebook, o My Space, con el fin de conocer mujeres desde el lugar de trabajo, siendo esto una gran distracción para ellos, que muchas veces termina en citas.

Y un dato importante, no utilizan su verdadera identidad, sino apodos, o sólo su nombre.

Un hombre infiel es aquel al cual sus obligaciones laborales lo ocupan permanentemente, pues su teléfono suena siempre durante el fin de semana, y siempre es su secretaria.

La cual en un principio, nos dio a pensar que era explotada y trabajaba demasiado, para luego entender que no todo era trabajo.

Un hombre infiel, es el que tiene a su teléfono celular como una parte de su cuerpo, no despegándose de él, ni siquiera para ir al baño. Lugar desde donde los amantes suelen comunicarse cuando tienen familia.

De las cuentas me ocupo yo

Un hombre infiel se encarga personalmente de pagar su tarjeta de crédito, y rara vez el resumen llega a su domicilio personal.

Nosotras pensamos que es bueno que él se ocupe de los gastos y se encargue de todo, aunque le estamos haciendo tan fáciles las cosas siendo dependientes de él.

El hombre infiel conoce más restaurantes que calles que ha transitado. Y no por haber llevado precisamentea su mujer.

Un hombre infiel es infiel por naturaleza y lo seguirá siendo por el resto de su vida, tenga la pareja y la edad que tenga.

Los hombres infieles raras veces se curan y eligen una vida monógama.

Por eso, ojala este articulo sirva para saber un poco más de ellos y estar más atentas teniendo una pareja que nos dé la seguridad que cada una de nosotras desea.