A través de los siglos fueron muchos los modos de dominar el mundo: Roma usaba el ejército, Venecia y Londres, el comercio. Atenas ejercitó su hegemonía con las ideas.

Características del hombre griego

En primer lugar, el hombre griego era un hombre libre, sin el peso opresivo de la tradición. La civilización griega nace en un espacio vacío. En los orígenes de Grecia no existía un estado, en el sentido que hoy tiene la palabra: un gobierno central, un ejército, un poder judicial. Tampoco había, contrariamente a lo que sucedía en Egipto u Oriente, una casta sacerdotal que impusiera una tradición religiosa e influyese en la vida de la comunidad. Por esto, su religión fue un politeísmo sin dogmas. Los griegos eran hombres nuevos, su mundo era abierto, móvil y con menos preocupaciones que el de hoy.

La civilización griega y la verdad

La verdad era un problema como todos los otros, para indagar con la racionalidad. Quien creía poseer la verdad (sobre la naturaleza o el hombre) tenía la obligación de probarla. La riqueza del pensamiento griego radicaba en que ninguno tenía el poder de imponer una sola verdad. Nacen así las técnicas de argumentación racional y de persuasión (retórica, dialéctica, lógica), todos sistemas para defender y demostrar la verdad.

La invención del “polítes” griego

Una de las grandes invenciones de los griegos fue la figura del ciudadano (polítes). En otras civilizaciones el individuo se caracterizaba por pertenecer a una familia, a una clase, un oficio o una religión. En la Grecia clásica el individuo se identificaba con la comunidad en la cual vivía. Por esta razón, Aristóteles afirmó que “el hombre es un animal político, que puede vivir solo en la polis”.

Los griegos, ¿filósofos o científicos?

En Grecia no había ninguna reglamentación, cualquiera podía ser médico; mientras que en la Mesopotamia o en Egipto, la práctica médica era definida hasta en los mínimos detalles. En cambio, los médicos griegos podían experimentar libremente, como verdaderos científicos. Con frecuencia, la filosofía inspiraba los modelos científicos y, a veces, el pensamiento científico recurría a la filosofía.

El mayor defecto de los hombres griegos

El principal defecto fue el extremo egocentrismo. Creían ser los mejores y con el derecho de excluir a los otros. Esta autosuficiencia en la relación con el resto llevó a la Atenas del siglo V a.C., una superpotencia, a intentar el imperialismo. Rechazaron siempre aprender otras lenguas: con los persas y hebreos, recurrían a intérpretes; y cuando fueron conquistados por los romanos, en vez de comenzar a hablar el latín, introdujeron el griego entre los romanos cultos.

Cómo se interpretó en Occidente a la civilización griega

En el Medioevo los griegos fueron utilizados para reforzar la verdad de la fe, intentando con elementos de la lógica, introducidos por Aristóteles, demostrar la existencia de Dios. En el Renacimiento, se imaginaba un futuro perfecto, una ciudad de las artes, de la armonía y de la virtud; Grecia fue el modelo de aquel ideal.

En el ‘700 los filósofos griegos fueron revolucionarios. El Iluminismo hizo de la Grecia la edad de oro de la libertad, la igualdad y la justicia. En el ‘800, lo clásico se convirtió en bandera de los conservadores. Quien, por ejemplo, era contrario al sufragio universal, hacía notar que los griegos se oponían al “dominio de las masas”. Así Grecia fue modelo de leyes y órdenes.

Como elementos modernos del pensamiento griego, los legados más sobresalientes son su espíritu crítico, el ejercicio continuo de la duda y el método que da una enseñanza más actual: renunciar a la aspiración de poseer la verdad universal.