Los fumadores mueren doce años antes que los no fumadores. Esto significa que la vida de los fumadores es más del diez por ciento menor que la de los no fumadores. Ninguna otra causa evitable de enfermedad o muerte es más importante que el hábito de fumar. Este es el mensaje claro de dos nuevos estudios que investigaron el impacto global del tabaquismo: el estudio del Dr. Michael Thun y el estudio del Dr. Prabbat Jha, publicados en enero de este año, pero que se vienen difundiendo especialmente desde el 31 de mayo pasado, con motivo del Día Mundial sin Tabaco.

Resultados de los estudios de los Dres. Thun y Jha sobre el tabaquismo

En EE.UU., el tabaco es la principal causa de enfermedad y muerte prevenible. En 2011, se estima que el 19 % de los adultos estadounidenses eran fumadores de cigarrillos. Esto indica un progreso, respecto de la baja de más de un 40 % de hace unas décadas.

Pero para aquellos que fuman, las enfermedades que llevan a la muerte son comunes. Los índices de mortalidad del fumador son casi 3 veces superiores a los de los no fumadores y esencialmente no hay diferencia entre hombres y mujeres. Las personas que fuman tienen hasta seis veces más probabilidades de sufrir un ataque al corazón que los no fumadores y el riesgo aumenta con el número de cigarrillos fumados.

Dejar de fumar disminuye los índices de mortalidad muy sustancialmente y dejar de fumar antes de los 40 años se puede eliminar el riesgo relativo de muerte temprana.

Tabaquismo, enfermedades cardiovasculares, EPOC y cáncer de pulmón

Fumar cigarrillos causa un estimado de 443.000 muertes cada año en EE.UU., incluyendo aproximadamente unas 49.000 muertes debido a la exposición al humo “de segunda mano” (fumadores pasivos) y al humo de tercera mano (humo impregnado especialmente en ropa y alfombras). Fumar también causa la mayoría de los casos de enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), así como el cáncer de pulmón, que es la principal causa de muerte por cáncer entre los hombres y las mujeres en EE.UU.: el 90 % de las muertes por cáncer de pulmón entre los hombres y el 80 % de las muertes por cáncer de pulmón entre las mujeres se deben a fumar al momento de padecer la enfermedad o a haber fumado en el pasado.

Ciertas enfermedades, como la enfermedad isquémica cardíaca (ataques al corazón y que está relacionada con la enfermedad de la arteria coronaria), el accidente cerebrovascular (ACV), la enfermedad pulmonar crónica y el cáncer de pulmón, se han vinculado claramente con el tabaquismo: estas patologías representan la causa de muerte de, aproximadamente, el 60 % de los fumadores.

El tabaquismo y otros tipos de cáncer

Además el tabaquismo predispone a muchos otros tipos de cáncer, incluyendo cánceres de la garganta, boca, cavidad nasal, esófago, estómago, páncreas, riñón, vejiga, cuello uterino y leucemia mieloide aguda. La probabilidad de que una persona joven vivirá hasta los 80 años es de un 70 % en los no fumadores, pero de sólo el 35 % en los fumadores. Dicho de otra manera, un fumador pierde alrededor de 11 (mujeres) a 12 (hombres) años de vida en comparación con los no fumadores. Lamentablemente y en su momento, el informe del Instituto Nacional del Cáncer de EE.UU. del año 2011 confirmó que casi el 16 % de los estudiantes de secundaria fuman cigarrillos.

Fuente: Stephen Schimp, MNT