Mientras en la sociedad moderna se recurre desordenadamente a estimulantes como música estridente, drogas, alcohol, café y cigarro, con el solo ánimo de calmar la ansiedad o evadirse; en las sociedades tradicionales, los estados extáticos son buscados en forma sistematizada y pretenden desde interiorizar en el conocimiento de la propia persona, hasta aprender algo práctica sobre el mundo circundante.

¿Qué es un estado alterado de conciencia?

El estado alterado de conciencia “es una condición significativamente diferente al estado de vigilia atenta” (Wikipedia).

Se dice que se está en plena conciencia cuando las personas son capaces de interrelacionarse con el entorno en completo uso de la razón. Sin embargo, aún estando en estado de vigilia se puede pasar por estadios de extrema lucidez a otros más introspectivos, donde es posible olvidarse del entorno o por lo menos buena parte de él.

Los estados alterados de conciencia pueden comprender desde el estado contemplativo hasta trances alucinantes donde la persona puede experimentar con visiones, sonidos, olores y sensaciones que no corresponden al entorno del cuerpo físico.

En el contexto de las culturas tradicionales, los estados alterados de conciencia permiten el acceso a una realidad paralela y poblada de la esencia o el espíritu tanto de lo que se conoce en el mundo material: árboles, plantas animales, montañas, sol, luna, tierra, viento etc., junto a otros espíritus que, aunque carentes de un cuerpo físico, pueden tener alguna manifestación e incidencia en el mundo material.

¿Cómo se ingresa en los estados alterados de conciencia?

Cotidianamente las personas sufren una alteración de la conciencia en forma natural cuando sueñan. Lo mismo puede ocurrir cuando experimentan orgasmos sexuales.

Se puede entrar espontáneamente en intensos estados alterados al estar sometido el cuerpo a situaciones extremas, como un episodio febril causados por una enfermedad, encontrarse en circunstancias de alto riesgo, mantenerse en prolongada vigilia, realizar un esfuerzo físico extremo, verse sometido a altas temperaturas o privado de alimentos por un tiempo prolongado.

La permanente exposición a un mismo estímulo como un ritmo y baile acompasado, pueden también llevar a un estado alterado de conciencia. En el otro extremo, la completa privación de estímulos, como encontrarse en un lugar completamente aislado y oscuro, son la antesala para ingresar en estados alterados de conciencia.

Algunos trastornos como la esquizofrenia, o la epilepsia, son generadores de estados alterados de conciencia. Finalmente, dentro de los recursos más usados, se encuentra la ingesta de plantas psicotrópicas y de alcohol, y fumar plantas como tabaco y marihuana.

Técnicas ancestrales para ingresar en estados alterados de conciencia

Partiendo de las experiencias anteriores, cada cultura ha desarrollado sus propias técnicas para entrar en estados alterados de conciencia. En América del norte por ejemplo, se pueden utilizar baños de vapor llamados inipi o temazcal, que combinan el uso de elementos como el fuego, el agua, el aire, el contacto con la tierra, y el uso de plantas medicinales. Para llevarlos a cabo se aprovechan fechas particulares del año y fases lunares (luna llena) o puntos geográficos que se considera, tienen una energía especial. Se recurre además a cantos e instrumentos de percusión. En algunos casos, se puede llegar a consumir plantas psicotrópicas.

En oriente, se han utilizado la repetición de mantras, o se han desarrollado prácticas sexuales de tipo tántrica o taoísta, que potencian la energía orgásmica. También están las técnicas de la meditación, que hacen uso de posiciones corporales y del manejo profundo de la respiración.

¿A qué tipo de conocimiento se accede con los estados alterados de conciencia?

Puesto que los estados alterados presentan una visión diferente de las cosas, se puede caer en la cuenta de aspectos que de ordinario se mantienen ocultos. También es posible recibir inspiración para realizar una obra de arte o recibir instrucciones de algún espíritu sobre cómo curar con una planta determinada y la manera específica en que debe ser previamente tratada y aplicada. En otro sentido, el conocimiento que se obtiene es sobre la propia persona, de manera que es posible entenderse y aceptarse mejor, y encontrar el camino sobre el cual continuar desarrollándose.

En todos los casos, el conocimiento que se obtiene debe ser algo muy concreto y se debe poder aplicar con éxito o corroborar. Incluso en el caso de una obra artística, ésta deberá despertar algún tipo de interés en el público. Si no es así, no se ha tratado de una verdadera experiencia extática, sino de una simple fantasía.

Muy citada la experiencia con un estado de ensueño del científico Kekulé en la que por fin pudo dar con la solución a la estructura del benceno después de mucho intentarlo en la vigilia.