El creciente aumento de aplicaciones on-line viene a confirmar, en general, la buena aceptación que este tipo de software está teniendo entre los usuarios. En lo que concierne a los editores gráficos online, tanto la oferta como la demanda son especialmente significativas; la primera, porque el número de productos disponibles en la red es apabullante, la segunda, porque el perfil de usuario de estos productos ya no queda restringido a los profesionales de la fotografía o la imagen, sino a diversos y heterogéneos grupos de usuarios que nunca antes habían hecho uso de este software, y que debido a la gran oferta existente se han animado a utilizar estas herramientas, consiguiendo en muchos casos magníficos resultados, considerando su condición de amateurs.

La oferta on-line de editores gráficos

Como respuesta a esa súbita demanda, la Red ofrece una extensa y variada gama de herramientas gráficas que, según los casos, incluso los profesionales de la imagen pueden ver cubiertas sus necesidades más perentorias. Este tipo de aplicaciones online, como cualquier otra aplicación de estas características, es ejecutada desde el propio navegador, sin necesidad de tener instalado el programa en el disco duro del equipo, lo cual, por sí solo, ya es una notable ventaja en lo referente al ahorro de recursos de almacenamiento.

Tratamiento de la imagen: del más básico al más cool

Ni todas las aplicaciones gráficas online son estupendísimas, ni todas son deleznables. Como en botica, hay de todo. Algunas son gratuitas, otras no; unas disponen de elevadas capacidades gráficas y otras únicamente de los recursos más elementales. La mayoría de ellas, eso sí, ofrecen gratuitamente un uso limitado de su potencial, siendo necesario efectuar el pago correspondiente para poder utilizar la aplicación sin límite de recursos. A continuación se citan algunas de las más populares, describiendo brevemente sus principales características.

  • Webresizer. Permite algunos ajustes básicos como el brillo, el contraste y la saturación, así como la aplicación de algunos efectos, como sharpen, que afila los perfiles y enfatiza los contornos de la imagen aumentando su nitidez. Probablemente, lo más destacable de esta aplicación es que, como su propio nombre indica, permite aligerar considerablemente el tamaño total del archivo de imagen (hasta un 70%), sin menoscabo apreciable de la calidad.
  • Online Image Editor. Dispone de las funcionalidades básicas y algunos interesantes filtros y efectos precargados, si bien, tiene un escaso margen de maniobra en lo que a efectos fotográficos se refiere, impidiendo el establecimiento de parámetros independientes sobre la imagen.
  • Picnik. Uno de los editores más completos. Además de recursos más bien comunes, como la posibilidad de graduar brillo, contraste, saturación o temperatura del color, Picnik permite añadir capas de fusión en diversas modalidades, cada una de las cuales puede ser parametrizada individualmente. También dispone de filtros y otros espectaculares efectos. Muy recomendable.
  • Foto Flexer. Puede cubrir las necesidades de un amplio abanico de usuarios. Un producto recomendable, intuitivo y no demasiado complicado de usar, incluso para los novatos, pues al igual que otros muchos editores permite probar visualmente las acciones llevadas a cabo antes de confirmar su ejecución. Con Foto Flexer se pueden hacer multitud de ajustes, así como la creación de collages con diferentes fotos. También permite la adición de capas y su manipulación individualizada, además de un buen número de efectos precargados.
  • Pixlr. Formidable producto, aunque exige al usuario cierto nivel de conocimiento (o al menos de familiaridad) en entornos gráficos. Una de los aspectos más sorprendentes es que su interfaz de pantalla recuerda extraordinariamente al de Photoshop, y no solo por su aspecto visual, sino porque, salvando las distancias, casi actúa como aquél ofreciendo la posibilidad de tratar la imagen por capas, que además de poder combinarse o fusionarse entre ellas, permite la adición y el tratamiento independiente de máscaras y, en general, ajustes más profesionales.
  • Photoshop Elements. Existe una versión online que se puede testar gratis durante quince días, tras los cuales habrá que pagar 97 euros por una licencia que permite su uso sin restricciones de tiempo. De Photoshop podría decirse que es el Bruce Springsteen de los editores gráficos, o sea: The Boss. Con diferencia, es el mejor de todos. No hay que ser photoshopadicto para admitir que las posibilidades gráficas de esta aplicación son virtualmente infinitas. Es el software gráfico más utilizado por los profesionales.
Son muchos quienes ya han sucumbido a sus encantos y han convertido la edición y el tratamiento de imágenes en algo más parecido a una afición, que una actividad ocasional. Las aplicaciones online aún facilitan más esa tarea, poniendo al alcance de la mano todas las herramientas necesarias para, con la necesaria paciencia, convertirse en un experto en este campo,