Aunque poco a poco se va recuperando, la economía de la República de Chile sigue sufriendo los vaivenes de la crisis global que afectó profundamente a sus exportaciones -especialmente a las de cobre- y las consecuencias del devastador terremoto (de 8,8 en la escala de Richter) que afectó a su evolución macroeconómica, con importantes consecuencias en la producción.

El sector primario en Chile

El sector primario tiene mucho peso en la economía chilena. Concretamente, el 2.62% de la tierra chilena es cultivable.

En lo que se refiere a la explotación agropecuaria y forestal, durante el año 2009 creció en un 4,7%, impulsado principalmente por la producción frutícola, alcanzando así una aportación del 3,9% en el PIB. Sin embargo, el sector pecuario sufrió un constante debilitamiento debido a la menor producción de leche y de carne, tanto bovina como porcina y de ave. La silvicultura, por su parte, sufrió una debilitación durante los tres primeros trimestres de 2009.

La pesca y la acuicultura sufrieron una enorme contracción durante el año 2009 debido a la crisis, reduciéndose en un 12,2% con respecto al año anterior por la menor producción en los centros de cultivo, por la reducción de la exportación de salmón y por el descenso de la pesca extractiva. Sin embargo, su participación en el PIB se mantuvo en línea con la de años anteriores.

Durante al año 2009, la minería sufrió un descenso del 1,4% con respecto al año anterior, debido a la caída de la producción de minerales como el hierro. Sin embargo, la producción de cobre, producto en cuya producción es una gran potencia, se mantuvo estable. Sin embargo, debido a su importancia, no es de extrañar que las fluctuaciones en su precio afecten muy negativamente a la economía chilena.

Por su parte, la extracción de carbón, petróleo y gas natural sí aumentó durante ese período, aunque apenas se notó debido a su poco peso en el PIB.

El sector secundario chileno

El sector secundario chileno sufrió de manera muy profunda la crisis financiera internacional, llegando a una contracción del 7% en el año 2009. La caída fue generalizada en todos los subsectores, excepto en el del papel y en la imprenta. El mayor descenso fue el sufrido por el sector maderero y del mueble, que registró una caída del 22.2%.

Fue importante también la caída en el subsector de las bebidas, alimentación y tabacos, que cayó un 7%, y especialmente la del subsector de la producción de maquinaria, que se redujo en un 17%.

El sector terciario

Dentro del sector terciario, el subsector más importante es el de los servicios financieros y empresariales, seguido de los servicios personales y el comercio. No obstante, el comercio ha sufrido una importante caída debida a la crisis, sobre todo en lo que se refiere al comercio mayorista, y muy especialmente a las ventas de maquinaria, automóviles, materiales de construcción y combustibles. No obstante, sí se está registrando un crecimiento del comercio minorista, sobre todo en lo referido a la venta de productos farmacéuticos, vestuario y calzado, y productos domésticos.

Otro subsector que ha sufrido los efectos de la recesión es el del transporte, que cayó un 3,4% debido a la generalizada disminución de actividad en todos los sectores. Sin embargo, el transporte de pasajeros sí aumentó, aunque escasamente.

También son importantes en el sector terciario los subsectores de las comunicaciones y de la comercialización de energía. El primero creció gracias al desarrollo de la telefonía móvil, de la televisión por cable, y, en menor medida, del acceso a Internet, y el segundo gracias al crecimiento de la producción que llevó a un mayor uso de los recursos.

El desempleo en Chile

Debido a la crisis, la tasa de paro chilena se situó en 2009 en el 9,7%. En lo que se refiere al paro regional, las regiones con mayores de paro son Araucanía y Valparaíso, mientras que las menores tasas se registran en Aysén, Atacama, Maule y Magallanes.

Por su parte, los sectores en los que hubo un aumento del empleo fueron la minería, con un incremento del 13,7%, el comercio, con un 5,1%, y los servicios financieros, con un 4,55.

Exportación e importación chilena

El principal socio comercial de Chile son los Estados Unidos, de donde llegaron en 2009 el 18,1% de las importaciones. De Asia llega el 27,4% de las importaciones, siendo China el país asiático que más importa. Un 26,5% de las importaciones llegan de América Latina, especialmente de Argentina, Brasil y Colombia. Las importaciones de la Unión Europea van ganando importancia de manera continua y sostenida.

Sin embargo, en 2009 disminuyeron las exportaciones chilenas, por la caída de los precios del cobre y la disminución de la actividad comercial en general debido a la crisis. Sin embargo, Asia siguió siendo el principal mercado de destino de las exportaciones chilenas, con un 45,7% de ellas. Le sigue América Latina, con un 20%y la Unión Europea con un 19,6%. China es el país al que llegan más exportaciones chilenas, recibiendo el 23,2% del total. Le siguen Estados Unidos (11,3%) y Japón (9,2%). En la Unión Europea destacan Países Bajos (3,8%), Italia (2,6%), Francia (2,3%) y Alemania (2%).

Inversión extranjera en Chile

En los últimos 25 años, la inversión extranjera ha tenido un peso muy grande en el crecimiento y desarrollo económico de Chile, contribuyendo a mejorar la competitividad y aportando nuevos recursos, mercados y mejoras en el desarrollo tecnológico. Los flujos de inversión extranjera no han hecho más que crecer desde 1974.

Durante los últimos años, los principales inversores han sido Estados Unidos, seguido de España y Canadá, aunque países como Reino Unido y Australia también tienen mucha presencia. Evidentemente, el sector que ha recibido mayores inversiones ha sido la minería, a la que siguen los sectores de la electricidad, el gas y el agua, el sector de los servicios financieros y el de las comunicaciones.