En 1183 se fundó el señorío confederado chichimeca de Tepetlaoxtoc entre sus sujetos estaban: Tepotzotlán, Ecatzingo, Mazahuacan (San Felipe del Progreso), entre otros lugares. Con el paso de tiempo se dieron guerras y procesos de aculturación, por los cuales el señorío se transformó en acolhua y estaba sujeto a Texcoco.

Al señorío llegaron dos grupos que vinieron a fortalecerlo chimalpanecas de Cuautinchan, Puebla, diestros en la agricultura y los tlailotlaques, de la Mixteca que eran expertos en la confección de códices. Por esta razón Tepetlaoxtoc se convirtió en uno de los principales productores de amoxtin, de los cuales se conservan tres: El Kingsborough, El Asunción y El Vergara.

El códice Kingsborough

Entre los estudiosos de la cultura náhuatl que legaron avances sobre la escritura de este grupo se remontan hasta los emprendidos por Edward King vizconde de Kingsborough, quien dedicó sus esfuerzos a compilar los principales códices mesoamericanos, entre ellos el de Tepetlaoztoc. Así facilitó el estudio comparativo de estas fuentes, en su monumental obra Antigüedades de México. Se debe recordar que por hacer esta contribución a los estudios históricos, quedó endeudado y luego perdió su libertad y su vida. Francisco del Paso y Troncoso al localizar en Inglaterra El Memorial de los indios de Tepetlaoztoc, en el año de 1912, no dudó en ponerle el nombre de Códice Kingsborough.

Este códice se empleó como prueba jurídica en la etapa novohispana, contra los encomenderos del pueblo: Hernán Cortés, Diego de Ocampo, Miguel Díaz de Aux y Gonzalo de Salazar. Por esta razón el códice llegó hasta Sevilla y ayudó a los indígenas a mejorar su situación al triunfar su caso. El amoxtin narra la historia del señorío de Tepetlaoxtoc y muestra una relación escrupulosa sobre el tributo dado a los encomenderos. Durante la intervención francesa a España, el códice fue sustraído de la península y llegó a Inglaterra, donde los rescató Kingsborough, actualmente está en el British Museum.

Los códices Vergara y Asunción

Como complemento al códice Kingsborough, se efectuaron otros códices como El Vergara que se localiza en la Biblioteca Nacional de París y El Asunción que está en el fondo reservado de la Biblioteca Nacional de la UNAM.

Los tres códices muestran que eran más finos y sofisticados que los elaborados por los mexicas, ya que los acolhuas empleaban un sistema matemático parecido al de los mayas. Dan importantes datos sobre el conocimiento que tenían los acolhuas, en geografía, edafología, genealogía, historia, matemática, etc. Algunos autores han querido encontrar los antecedentes de los Sistemas de Información Geográfica, en este tipo de códices.

Método para el estudio de glifos antropónimos

Los códices de Tepetlaoxtoc pueden ayudar a desarrollar una metodología de lectura de antropónimos y genealogías. En el primer caso se encuentran varios de sus personajes para identificarse presentan su glifo antropónimo, es decir el correspondiente a su nombre. Se debe observar a los personajes que están plasmados en los códices. El glifo antropónimo está conectado por una línea que sale de la cabeza del personaje. Se identifica si el glifo está en sistema pictográfico o morfosilábico. Se hace su lectura.

Si el códice tiene sistema de grafías latinas, se realiza la paleografía y se comprueba si coincide con la lectura de los glifos. Se hace una lista de los personajes representados y sus cargos que tenían. Se identificar la estructura política del poblado. Si los nombres representados, son de personajes occidentales, se verá como lo que buscaban los tlacuilos, es utilizar grafías nahuas que dieran un sonido aproximado al español.

Método para el estudio de códices genealógicos

La genealogía, es el estudio de los ascendientes y descendientes de una persona. Para el antropólogo resulta de vital importancia conocer la estructura social, la cual tiene como base la familia o el grupo doméstico. Penetrando en la estructura se puede comprender mejor las relaciones de parentesco.

Estos códices cumplían la función de demostrar el linaje del cual descendía cierto personaje, lo que le servía para exigir sus derechos. Así es común ver como los descendientes de los grandes tlatoanis como Moctezuma y Nezahualpilli, a lo largo de la Colonia pedían la exención del pago de tributo, el servicio de naturales para trabajar su tierra y luchaban por tener buenos puestos políticos en el andamiaje de la república de indios. Es vital conocer el método genealógico propuesto por Rivers utilizando el programa Genopro.