El mangostán proviene de un árbol originario del sudeste de Asia, se cree que de Indonesia, que por ser de un ecosistema ultra-tropical no tolera menos de 40º C o más de 100º F. Por ello, su producción actual solamente se da en China, Sri Lanka, Tailandia, Filipinas, Guinea, Malasia, Madagascar y algunos países americanos, como Brasil.

Desde épocas milenarias, los originarios del sudeste de Asia han sabido aprovechar las propiedades de esta fruta y hacen con ella tés e infusiones. Desde luego, esta no es la primera vez que sabemos que la cura de muchos de nuestros males la tienen civilizaciones lejanas a nosotros, o al menos a nuestra cultura, que siempre supieron la receta o que ni siquiera conocen ciertos padecimientos porque sus hábitos los previenen contra ellos.

Propiedades del mangostán

A esta fruta hay que saber sacarle el máximo provecho, ya que no es como el pepino, cuyas semillas nos pueden causar divertículos, o la piña, cuyo corazón escalda la lengua. Todo lo contrario: del mangostán podemos disfrutar todas y cada una de sus partes porque nos aportan algo bueno a nuestra salud.

Entre las maravillas y propiedades que contiene encontramos estas:

  • Alto contenido en potasio, fibra y antioxidantes.
  • Ayuda a neutralizar los radicales libres.
  • Mejora las funciones del cartílago y las articulaciones.
  • Aumenta las defensas naturales.
  • Contiene una gran cantidad de xantonas, alrededor de 40 tipos, y la mayoría de estas se localizan en el pericarpio (la cáscara).

¿Qué son las xantonas?

Estos componentes provienen de una familia de fitonutrientes, y son un tipo de moléculas que poseen propiedades fitocéuticas (antioxidantes, antiinflamatorias, antihistamínicas, antitumorales, etc.). Tienen la capacidad de detener la propagación de diversos virus, bacterias, hongos y radicales libres.

Lo que las hace únicas son sus enlaces dobles 1-8, que les permiten pasar fácilmente por la mucosa intestinal y entrar al torrente sanguíneo sin ser destruidas. Actualmente se sabe que existen en la naturaleza alrededor de 200 xantonas diferentes. El mangostán es una fuente rica en ellas al contener alrededor de 58 tipos diferentes entre el pericarpio, la pulpa y su semilla.

El mangostán y la prevención del cáncer

Según datos del Instituto Nacional de Cancerología de México, una de las enfermedades que más muertes causa anualmente a nivel mundial es el cáncer, con 7,9 millones de defunciones ocurridas en el 2007. Y aunque hasta el día de hoy no se ha podido encontrar una cura 100% efectiva, entendiendo la causa sí podemos tomar medidas para prevenirla en la medida de lo posible y, en caso de padecer la enfermedad, tener más armas para luchar contra ella.

Todos estamos formados por millones y millones de células. A veces, ciertas de ellas crecen de forma anormal, pero nuestras defensas se ocupan de evitar su propagación. Sin embargo, en algunos casos, ciertos factores disparan la mutación de determinadas células, que invaden nuestros tejidos y destruyen a las células normales. Entre las causas conocidas hasta el día de hoy se encuentran factores como la herencia, radiación, reacciones químicas, estrés o traumas.

Como ya vimos, la fruta del mangostán, en especial su pericarpio, contiene una gran cantidad de xantonas, que al ser antioxidantes son capaces de neutralizar a esas células mutantes que dañan nuestra salud. El Dr. Frederic Templeman, quien ha realizado diversas investigaciones en torno a la fruta, menciona que esta contiene también otros componentes beneficiosos en grandes proporciones, como las catequinas, proantocianidina y esteroles, que nos pueden ayudar a la prevención.

Quede claro que una vez que se diagnostica la enfermedad se deben seguir las instrucciones del médico, y la ingesta de la fruta solo es para ayudar al tratamiento a ser más eficaz y disminuir las molestias que puede producir.

Comercialización del mangostán en México

Aunque el boom en este país todavía no es absoluto, ya que no todos conocen la fruta y menos las características de esta que contribuyen positivamente a nuestra salud, ya podemos encontrar por ejemplo cápsulas de extracto de mangostán junto con otras frutas de la línea NutriLevel, o sobres de gel nutricional sabor uva Exo antioxidante con mangostán, noni y goji. El más conocido es el jugo de Xango, que contiene entre sus ingredientes la fruta entera, incluyendo el policarpio, no solo extractos.

Aunque ciertas tiendas naturistas tienen entre sus productos algunos que contienen la fruta, los más conocidos son más fáciles de conseguir directamente del distribuidor o a través de ciertas compañías multinivel. De cualquier forma, es una fruta con un sabor agridulce altamente recomendable por la cantidad de beneficios que tiene en nuestra salud, así que... ¡a consumir mangostán!