El indoor cycling, más conocido como spinning, es un entrenamiento de tipo aeróbico para cuya práctica se necesita una bicicleta estática en la que pedalear a ritmo de una buena música. Vio la luz en 1992 de la mano del profesor y ciclista norteamericano Jonathan Goldberg, su creador. Entre sus múltiples ventajas hay que subrayar la quema de colesterol y calorías y el fortalecimiento de los sistemas cardiovascular y respiratorio.

Bajar peso, una de las ventajas de hacer spinning

Actualmente el spinning es uno de los métodos de entrenamiento más demandados en gimnasios. Dicha actividad, si se ejecuta correctamente, puede traer consigo unos resultados excelentes, como la pérdida de 450 calorías en 45 minutos. Además, el corazón también se ve fortalecido junto con los miembros inferiores a nivel muscular, especialmente los cuádriceps. Aunque se trata de una sesión dura e intensa, la sensación de cansancio es menos tangible ya que se trata de una práctica divertida; la rutina que caracteriza al aerobic y al step, también se olvida con el spinning.

Obviamente la cantidad de calorías que se queman durante una “clase” de spinning pueden variar en función de la intensidad y de los ejercicios que se incluyan en la misma, pero los resultados siempre están garantizados; por esta razón es tan utilizado actualmente a la hora de perder peso. El remate perfecto de este entrenamiento es acompañarlo de una alimentación regulada y equilibrada y otro tipo de ejercicios (andar, correr, nadar), así se conseguirá adelgazar a la vez que se fortalecen los músculos.

Consejos antes de practicar spinning

Una persona que no está acostumbrada a realizar ejercicio físico a menudo notará las consecuencias de una sesión convencional de spinning, por lo que se recomienda informar a la persona encargada de la instrucción de si se trata o no de la primera vez que se practica. Igualmente es aconsejable ir acostumbrando al organismo a estiramientos y calentamientos y otro tipo de deporte adicional.

Hay una serie de elementos que no pueden faltar en la clase de spinning, por lo que es necesario saber de su existencia para poder prepararlos con antelación. Una botella de 1 litro de agua será la mejor compañera, pues es muy conveniente beber agua de forma continua mientras se realiza el entrenamiento para hidratarse. Tampoco se debe olvidar una toalla alrededor del cuello con el fin de eliminar el sudor que el cuerpo vaya generando.

La ropa ajustada es la mejor opción para vestir porque evitará roces con la piel; un culotte sería una prenda perfecta. Las zapatillas deben ser cómodas, convencionales, por lo que puede usarse calzado apropiado para atletismo, tenis o step, ya que son rígidas y se adaptan al pie. Es importante, que los cordones estén bien fijados y no cuelguen demasiado, ya que ese descuido podría provocar consecuencias poco agradables.

¿Cómo es una sesión de spinning?

Las sesiones de ciclismo indoor son prácticamente estándar para todos los usuarios, pero no hay que olvidar que su intensidad puede variar dependiendo del nivel físico que se posea y de los objetivos que se quieran lograr. Controlando con un pulsímetro, aparato que viene bien llevar consigo, la duración ideal oscila entre los 30 y 60 minutos.

La clase comienza con un calentamiento a nivel general que dura entre 10 y 12 minutos y en el que se movilizan todas las articulaciones y grupos musculares inferiores. Justo después, y con el fin de aumentar las pulsaciones y trabajar la resistencia, se inicia la segunda etapa: calentamiento específico. Durante el paso siguiente se realiza el trabajo principal ya que se persigue el máximo rendimiento. En un periodo de 20 a 40 minutos se variará la intensidad y los movimientos hasta conseguir una combinación perfecta entre ambos, marcada por un ritmo de pedaleo y la resistencia.

Por último, y de forma gradual durante 5 – 10 minutos tiene lugar la vuelta a la calma, etapa en la que se pretende volver a los niveles iniciales de pulsaciones de forma progresiva. Así, mediante un pedaleo suave y sin carga, se realizarán ejercicios de flexibilidad y estiramiento de los focos musculares más fuertemente implicados.