Los afrodisíacos son un recurso que está al alcance de todos. Sobre todo si se piensa en los afrodisíacos naturales, como el chocolate, la canela o la cebolla. Todos son productos que se pueden conseguir fácilmente en las tiendas de alimentación.

La palabra “afrodisíaco” proviene de la famosa diosa griega Afrodita, Venus romana, cuyo mito cuenta que Cronos, dios del tiempo, al enfrentarse con el padre de la diosa le cortó los testículos y los arrojó al mar. Fue entonces cuando del fondo del mar, entre la voluptuosa espuma, nació Afrodita.

Si los afrodisíacos dan algún resultado o se trata de pura sugestión

Desde muy antiguo se ha hablado de los afrodisíacos. Ya en la Biblia se hace referencia a estos excitantes para despertar la libido.

Existe una única explicación científica a los efectos de los afrodisíacos en el ser humano a continuación detallada. En el cerebro se encuentra el sistema límbico, que es el centro emocional por excelencia. En él se reciben todas las sensaciones y percepciones transimitidas a través de estímulos de tipo olfativo, táctil, gustativo, visual, auditivo o químico. Esto genera una respuesta de excitación y atracción hacia la otra persona. Es por ello que ciertos rituales en los cuales pueden incluirse cenas especiales, inciensos o música romántica nos incitan al placer más íntimo.

A pesar de esta comprobación científica la mayoría de los estudiosos creen que en realidad se trata de pura sugestión y, sobre todo, de una buena predisposición mental hacia el acto. No hay por tanto, dicen algunos, que desdeñar un arma tan poderosa como es la mente. Sin duda la herramienta que más nos puede ayudar en tales avatares.

La viagra no es un afrodisíaco

Comúnmente se cree que la viagra es un afrodisíaco sin embargo no es así. La viagra se utiliza en tratamientos médicos para la Disfunción Eréctil por lo que se puede considerar un medicamento.

La Disfunción Eréctil puede ser causada por varios agentes, entre ellos medicamentos como los antidepresivos, enfermedades asociadas como las de tipo coronario o un bajo nivel de la hormona masculina (testosterona). La edad también hace sus estragos ya que a medida que una persona va envejeciendo son mayores las enfermedades que padece y los medicamentos que consume.

En el caso de que se piense en tomar viagra siempre deberá haber una consulta previa con el médico. Ya que este deberá sopesar si es compatible con la historia clínica del paciente. La receta de viagra es imprescindible para conseguir dicho producto.

Tipos de afrodisíacos

Existen variados tipos de afrodisíacos. Los naturales, que los encontramos en los alimentos. A veces se relaciona la forma con el deseo como por ejemplo los plátanos o pepinos que son una imagen fálica o las ostras y las fresas asociados con la vagina.

Pero también se pueden encontrar otros productos afrodisíacos en el mercado. Como los inciensos o perfumes cuyo aroma puede inducir al sexo o diversas músicas románticas o relajantes.

También las drogas como el alcohol, cocaína, marihuana o las llamadas sintéticas como el éxtasis conducen a los encuentros amorosos en muchas ocasiones. Aunque no es muy recomendable hacer uso de ellas para tales fines.

Incluso algunas prendas sexis o calzados (sobre todo femeninos) están pensados para atraer a la pareja y pueden actuar como afrodisíacos.

El tema de los afrodisíacos es cuanto menos curioso y digno de un artículo pero si después de hacer uso de ellos una y otra vez nos damos cuenta de que tampoco se funciona habrá que pensar si la cuestión no se encuentra en otro lugar.