Existen desde que se inventaron los primeros exámenes escritos destinados a comprobar la sapiencia del escolapio y se han utilizado para, de manera fraudulenta, lograr la mayor puntuación. Son los acordeones. No importa el riesgo ni que se tenga que ver a escondidas la respuesta correcta.

Pero en tiempos modernos existen maestros que solicitan, para presentar un buen examen, que el alumno lleve el más sofisticado de los acordeones con el fn de recibir una calificación, exclusivamente por su diseño.

Vale la pena el riesgo

Son tácticas muy añejas, que pretenden el engaño al maestro por medio de claves especiales que contienen un mundo de letras y números con las posibles respuestas en la presentación de un examen.

Suelen utilizarse papeles doblados de tal manera que forman un pequeño acordeón (similar al instrumento musical con ese nombre) en donde con diminutas letras, se organizan las respuestas a un examen o test parcial, en donde está de por medio una evaluación, y el estudiante no quiere perder un solo punto.

Acordeones de todo tipo

Losmás comunes son los de papel, pero existen otras formas que intentan pasar desapercibidas ante la mirada de un mentor, como son los escritos en los brazos, disfrazados con un buen suéter o una blusa de manga larga, los escritos en las piernas de las jovencitas que se esconden bajo su falda y son difíciles de detectar por lo delicado del espacio de escritura.

También suelen anotar las respuestas en la parte interna de un cinturón, en una bolsa de piel, en una libreta, o con un trozo de papel pegado en la espalda del estudiante que se sienta justo en la parte delantera del estratega.

Acordeones legales

En una práctica un tanto ortodoxa, muchos maestros han optado por solicitar a sus alumnos la elaboración de un complicado"acordeón" para la presentación de un exámen y establecen las reglas del juego para su uso.

Permiten al estudiante utilizar su acordeón durante un examen, pero solo en determinado tiempo, después los recogen y revisan minusiosamente su contenido, para observar si es acorde a la materia que se presenta, posteriormente dan un veredicto, una vez terminado el cuestionario, a quién o quiénes cumplieron con el objetivo de la práctica.

¿Una acción justificable?

La justificación radica en la certeza de que el estudiante sí realizó una tarea de estudio aceptable. Contrario a quienes ni estudiaron ni construyeron su "acordeón", la simple elaboración asegura que el alumno sí repasó el tema del que tenía que examinarse, puesto que el hecho de estar investigando las que podrían ser las respuestas correctas da garantía de su estudio.

Nueva herramienta de estudio

Definitivamente es una acción por demás polémica, que seguramente la educación tradicional reprobaría inmediatamente, pero las nuevas formas de enseñanza ponen en juego todas las maneras propicias de estudiar con el único objetivo de que el estudioso se prepare objetivamente.

El fin no es otro que en verdad el conocimiento llegue hasta el alumno, que no se disperse, y para ello día con día aparecen nuevos métodos de estudio y estrategias, que aunque polémicas, han demostrado que tienen resultados favorables, cuestión de análisis y de opinión.