La prisa y exigencias que las sociedades imponen actualmente a las personas, las cuales pasan eternas horas enfrente del computador, reemplazan las visitas y las reuniones familiares por correos electrónicos o por mensajes telefónicos o conversaciones virtuales, y pueden trabajar sin tener que salir de la casa, vistas las posibilidades que da Internet, hacen más necesaria la actividad física, no solo para mantener una buena apariencia, sino también, por salud mental y corporal.

Aunque se tenga el ánimo de ejercitarse, muchas veces a los potenciales deportistas, ante la cantidad de rutinas de ejercicios que existen, les surge la duda de cuál es el entrenamiento más adecuado para ellos: aeróbicos, pesas o máquinas. No es fácil determinar sin la ayuda de una persona entendida en la materia, pues de la elección que hagan, dependerán los resultados.

Ejercicios aeróbicos, cardiovasculares o máquinas

Los ejercicios aeróbicos tienen como finalidad aumentar los capilares alrededor de los músculos, es decir, aumentan el flujo de sangre que llega a ellos, aumentando también la oxigenación del cerebro y el volumen máximo de oxigenación en los pulmones. Las personas que optan por este proceso pueden practicar entre dos a tres horas por día, logrando así trabajar los músculos esqueléticos de las piernas y de las caderas principalmente y, luego, los músculos de los brazos y el dorso. Estás actividades son simples de practicar y están al alcance de todos aquellos interesados. Correr, caminar a un ritmo determinado, andar en bicicleta, nadar y algunas rutinas en el gimnasio, son las más recomendadas, pues no requieren de grandes equipamientos ni traslados a lugares especiales.

Este tipo de ejercicios también son conocidos como cardiovasculares, ya que incrementan la frecuencia cardiaca del individuo, en un número de veces por minuto. Cuando tienen como finalidad cumplir con un precalentamiento antes de hacer ejercicios específicos musculares, como máquinas o pesas, tienden a realizarse en un rango de tiempo de 15 a 30 minutos como máximo.

Las máquinas y pesas son un tipo de entrenamiento, cuyo fin es trabajar todos los músculos por grupo. Esto dependerá del programa definido por un experto, según sean las necesidades de cada persona, en cuanto a tonificar y definir la masa muscular, además de continuar consumiendo calorías.

Ejercicios y calorías

Existe mucha información al respecto que tiende a confundir más que a aclarar a quienes la reciben. Por ejemplo, algunos entendidos aseguran que los ejercicios como abdominales o pesas no sirven para bajar de peso, sino solo para tonificar los músculos, es decir, no existe ningún ejercicio que adelgace zonas determinadas del cuerpo. No hay rutinas para disminuir las caderas, para disminuir los muslos y ninguna parte de la anatomía.

No obstante lo anterior, existen investigaciones científicas sobre entrenamiento y nutrición, que contradicen esta teoría, afirmando que “la rutina de máquinas, la cual trabaja áreas específicas del cuerpo, no sólo tonifica los músculos esqueléticos de las personas, sino también, ayuda al consumo de los lípidos durante y después del ejercicio, puesto que la fibra muscular necesita, imperiosamente, gastar grandes cantidades de energía mientras se producen las microlesiones. Es decir, la persona sí consume energía y calorías durante los ejercicios de máquinas e, incluso, treinta minutos después de haberlos terminado”, explica el profesor y entrenador de Educación Física, Luis Urra Apablaza, en la entrevista concedida a la autora.

Para explicar el por qué disminuyen la grasas y aumenta el músculo, el profesional agrega que “mientras la persona se ejercita, ocupa toda la energía necesaria por el músculo, en el cual se producen microlesiones, entonces el cerebro manda la información adecuada para que sean reparadas, adicionando proteínas, lo que produce que la fibra muscular aumente. Cuando esto sucede, el individuo necesita aplicar más energía para mover esa fibra, lo que implica una disminución de su grasa corporal”.

Tonificar y desarrollar los músculos

Cuando la persona está enfrente de una serie de máquinas de ejercicios, la primera inquietud que le surge, es saber cuál es la más adecuada para lo que desea lograr. Tonificar y desarrollar los músculos requieren de técnicas diferentes, sobre las cuales existen algunos mitos.

Una de las creencias más comunes entre quienes trabajan los músculos, es que si se aumentan las repeticiones de un determinado ejercicio en máquinas o pesas y se mantiene el peso, se tonificará la masa muscular sin que ésta se desarrolle (Abulte). También se cree que para aumentar el volumen del músculo, se debe aumentar el peso a trabajar, manteniendo las mismas repeticiones.

Estos procesos no son tan simples y dependen de los tipos de entrenamientos que emplee cada entrenador. El profesor Urra, mantiene que, según su teoría del entrenamiento y su experiencia, “para aumentar y desarrollar la fibra del músculo, la persona debe trabajar midiendo la fuerza máxima de cada grupo muscular, para luego sacar un porcentaje entre el 80 y el 95 por ciento de esta fuerza, siempre variando los ejercicios. Esto es muy importante para que el músculo no se acostumbre siempre a la misma rutina y participe otra musculatura distinta”. El entrenador continua explicando que, “por ejemplo, en el trabajo pectoral (De pecho) en banca, los músculos principales involucrados son el pectoral mayor y lateral, pero si la persona cambia de posición, trabajará aquellos secundarios, como el tríceps y el deltoides anteriores”.

Como es posible apreciar, el acceder a un buen entrenamiento físico no depende sólo de tener la voluntad, sino también, de que la persona tenga claro que se desea lograr y consultar a un profesional que sea capaz de diseñar un programa y una rutina determinada de ejercicios, según sean las necesidades y capacidades de cada uno.