El piloto italiano Loris Capirossi (Pramac Racing) dirá adiós mañana, al concluir la carrera de Moto GP en Valencia, después de 22 años compitiendo en las distintas categorías del motociclismo. El corredor más veterano de la parrilla, nacido en un pueblo cercano a Bolonia el 4 de abril de 1973, competirá por última vez luciendo en su moto el dorsal de otro piloto que ya nunca estará en los circuitos, el 58, el número que siempre lucía Marco Simoncelli, trágicamente fallecido el pasado 23 de octubre tras un brutal accidente en Sepang. Capirossi ha renunciado a ese 65 que paseó por los trazados de todo el mundo para rendir un sentido homenaje a un compañero, compatriota y, sobre todo, amigo.

Un anuncio esperado que llegó en septiembre en San Marino

La retirada de Capirossi tras concluir esta temporada era un secreto a voces en el paddock, si bien había quienes hablaban de que el piloto podía irse a correr a otras competiciones, como la de Superbikes. Fue el propio piloto italiano quien lo confirmó, entre lágrimas, en el Gran Premio de San Marino. Sin embargo Capirossi ha decidido colgar su moto y su mono de forma definitiva el 6 de noviembre de 2011, con un palmarés impecable, en el que incluye la consecución de tres títulos mundiales: dos en la categoría de 125 centímetros cúbicos y uno en la de 250. La afición de Capi, como cariñosamente le llaman sus compañeros, por las motos comenzó con tan solo 4 años. Fue 10 años después cuando participó por primera vez en una carrera y ahí se inició una larga trayectoria, alabada por todos los medios especializados, que llegaron a considerarle el mejor piloto de la historia italiana, por encima, incluso, de Valentino Rossi.

1990: el año del salto al Mundial de 125 centímetros cúbicos

No será hasta 1990 cuando Loris Capirossi da el salto al Mundial de la mano del equipo Fausto Gresini (casualidades del destino, el mismo mentor que le dio la oportunidad de subir a Moto GP al malogrado Simoncelli). Su primer podio llegó en casa, en Misano, y ese mismo año consigue su primer título, que revalidará al año siguiente. Su ascenso a 250 centímetros cúbicos se produce en 1992. Esa temporada logra una discreta decimosegunda plaza en el Mundial. Tras dos años corriendo en esta categoría, decide dar el salto a 500 (actual Moto GP) para medirse con los más grandes, sin embargo los resultados no son los esperados y Capirossi retorna a 250 en 1997 para ganar el título en 1998.

El retorno a 500 centímetros cúbicos y a Moto GP y sus 99 podios

En el 2000 Capirossi reaparece de nuevo en la categoría reina, logrando discretos resultados y dos terceros puestos en el Mundial, en los años 2001 y 2006. En su palmarés nada menos que 99 podios. El día del anuncio de su retirada, entre lágrimas, bromeaba insinuando a sus compañeros que le haría mucha ilusión llegar al 100, pero la rivalidad entre los jóvenes, especialmente entre Stoner, Pedrosa y Lorenzo, han hecho imposible que Capirossi cumpla su último sueño. Mañana, en Valencia, con el recuerdo de Marco Simoncelli en su moto, será un día triste para el motociclismo, que dirá el adiós definitivo a dos grandes pilotos y a dos grandes personas que han escrito un página de oro en el mundo del motociclismo.