Desde este año, en algunas escuelas de Gran Bretaña, se podrá estudiar lo que decidan el director, los maestros, los padres y los alumnos. Escuelas para todos los gustos: estarán aquellas que, regresando al pasado, enseñarán latín desde los grados inferiores; y otras, a la vanguardia, en donde se practicará yoga y meditación.

En qué consiste en proyecto de las escuelas libres inglesas

De las 323 asociaciones escolares; formadas por maestros y padres, que habían solicitado al Ministerio de Educación ser incluidas en la lista de escuelas libres; solo 24 han recibido la aprobación. El nuevo sistema se pondrá en práctica en el ciclo escolar 2011-2012.

La idea forma parte del programa del gobierno conservador de David Cameron con el objetivo de dar más autonomía a la gente en la organización de la propia vida, de acuerdo a sus preferencias; asumiendo más responsabilidades, pero recibiendo también más derechos. Esta fórmula, conocida como Big Society, es acusada de enmascarar con el voluntariado y el individualismo la drástica reducción del gasto público efectuada por el gobierno para reducir el débito; en el caso de las escuelas, la aplicación sería distinta.

La educación pública en Londres

Según el gobierno, el objetivo de las escuelas libres es brindar variedad de cursos, más independencia y mayor creatividad, algo que la escuela pública hace tiempo reclama. Las escuelas públicas en Inglaterra, no son consideradas buenas desde el punto de vista educativo, en el sentido de asegurar a los alumnos el ingreso a la universidad.

Solo el 7% de las familias inglesas envía a sus hijos a escuelas privadas, en las cuales se puede pagar una cuota anual de 35 mil euros. Ese 7% de estudiantes ocupa más tarde el 40-50% de los puestos de abogados, diputados y directores; profesiones prestigiosas y bien retribuidas.

Política y escuelas libres

Las escuelas libres deberían ser una alternativa a la disparidad social. El ministro de Educación, Michael Gove, había prometido que la mayor parte habría sido seleccionada en los barrios más pobres. Pero una investigación del periódico Guardian de Londres, afirma que la mayoría de las escuelas se encuentra en barrios de clase media.

El gobierno conservador habría intentado hacer un favor a los potenciales electores, ya que la clase media es la que más siente el costo exorbitante de las escuelas privadas y reclamaba alguna solución. Por este motivo, muchas familias inglesas de clase media se han trasladado del centro de Londres a los barrios, donde es relativamente más fácil encontrar escuelas estatales, sin problemas de violencia y aceptable nivel académico.

Pese a todo, en Londres se pone marcha el proyecto

Dentro de las 24 escuelas aprobadas como libres, no están solo las tradicionalistas y modernas; sino que hay otras religiosas, incluso un establecimiento educativo, en Nottingham, de cristianos fundamentalistas que definen a Darwin y su teoría de la evolución solo como “una teoría”.

Ciertamente hay excepciones, como la London Academy of Excellence, en Newham, en el este de Londres, que ayuda a jóvenes de las clases menos pudientes a encontrar un puesto en universidades de elite como Oxford y Cambridge. Según Mary Bousted, secretaria de la Asociación de Maestros, “el sistema de las escuelas libres es totalmente antidemocrático pues emplea fondos públicos, a detrimento de los más necesitados”.

En una encuesta publicada el domingo pasado en el Sunday Times, la opinión pública se muestra dividida: el 35% está de acuerdo con la iniciativa, el 38% es contrario y el resto está en la duda.

La verdadera libertad, dicen los opositores, sería una buena escuela estatal para todos; pero una escuela de este tipo no es el futuro del Reino Unido.