El periodista y hacker australiano, Julian Assange, editor en jefe de Wikileaks, ha decidido publicar su autobiografía, al firmar un acuerdo cuyo valor se estima en aproximadamente 1,2 millones de euros. Esto fue declarado por Assange en una entrevista que le concedió al rotativo londinense The Sunday Times.

Con este dinero, Assange piensa costear los gastos de mantenimiento de Wikileaks, así como cancelar la defensa legal para afrontar el juicio donde le imputan presuntos delitos sexuales por parte de la fiscalía de Suecia a Assange, quien ha protagonizado una gran polémica por sus filtraciones acerca de los cables diplomáticos del Departamento de Estado norteamericano.

Assange ha comentado que realmente no deseaba escribir un libro, pero en sus inconvenientes judiciales ha invertido hasta el momento 200.000 libras para pagar los honorarios de sus defensores con la finalidad de contrarrestar estas acusaciones y mantener operativo a Wikileaks.

Filtraciones peligrosas de Wikileaks

El editor norteamericano, Alfred A. Knopf, le pagará 600.000 euros a Assange, mientras que 380.000 euros serán abonados a su cuenta por parte de la editorial británica Canongate. Julian Assange está bajo libertad condicional en Londres desde el 7 de diciembre, a la espera de que se decida si se le extradita a Suecia por una acusación de agresión sexual a dos mujeres.

Al tiempo se ha producido, gracias a Wikileaks, una gran filtración de documentos diplomáticos en toda la historia de la humanidad. Conocido como Cablegate, que consiste en la exposición de 250.000 cables reservados que intercambiaron las embajadas de EEUU con el Departamento de Estado.

Para Washington es importante buscar de detener a Assange, y por eso no descansarán para conseguir su deportación a Estados Unidos por conspiración, porque consideran que violó la legislación norteamericana en cuanto a la publicación de documentos gubernamentales.

Algunas filtraciones

En España se ha producido un gran escándalo porque al parecer, el Gobierno español fue presionado por su similar estadounidense para obstruir toda causa judicial llevada a cabo en contra de cualquier dirigente político norteamericano o militar estadounidense que esté implicado en el caso del camarógrafo español del canal de TV Telecinco, José Couso, muerto por el disparo de un tanque norteamericano M1-Abrahams mientras estaba en el piso 14 del Hotel Palestina, cubriendo la entrada de las tropas estadounidenses en Bagdad, capital de Irak.

En Perú, el Departamento de Estado de Estados Unidos, solicitó a su embajada que le hicieran un análisis al presidente de esa nación, Alan García Pérez. En este documento mencionaron que García es egocéntrico así como que es posible que sufra de trastorno bipolar, por lo que presuntamente consuma litio para tratar su patología. Dicen que esta es la razón por la que cambia bruscamente de ánimo. De repente suele estar muy entusiasmado y de golpe, puede sentirse muy deprimido. Además, lo consideran como una persona fiable a la hora de trabajar por Estados Unidos.

Mientras que en Venezuela, el arzobispo el Estado Mérida, Baltazar Porras, se reunió con el exembajador de Estados Unidos, William Brownfield, en enero del año 2005, con la finalidad de delimitar estrategias para contener al presidente Chávez. Porras participó en el fallido golpe de estado contra el presidente Chávez en abril de 2002. Estas son pequeñas muestras de la intromisión norteamericana en los asuntos de otros países.

Una nueva filtración de Wikileaks en 2011

Para el año 2011, Wikileaks publicará una nueva gran filtración que impactará en la reputación de un banco estadounidense. Se presume que sea el Bank of América, de la que aseguró en una entrevista, tener más de 5 GB de esta empresa bancaria. No es de extrañarse que haya una nueva polémica, más en momentos como estos donde atravesamos una crisis económica mundial.