A mediados de los años 70, Renfe empieza a adquirir la mayor serie de locomotoras eléctricas de su historia, las locomotoras de la serie 269.

A finales de los años 60 empezaron a funcionar las series 279 y 289, las locomotoras bitensión, aptas para dos tipos de electrificación diferentes, el excelente resultado de estas locomotoras ideadas por la marca japonesa Mitsubishi, llevo a Renfe pedir al mismo fabricante un tipo de locomotora mejorada pero pensada únicamente para el tipo de electrificación de 3000 V.

La locomotora eléctrica 269, una gran necesidad para Renfe

La eliminación del vapor, las bajas masivas de locomotoras antiguas y el aumento de los kilómetros de líneas electrificadas, llevaron a Renfe a adquirir más de 200 locomotoras de la serie 269, la construcción de estas locomotoras se extendió hasta 1985.

La idea de Renfe era tener un tipo de locomotora eléctrica de gran potencia y universal, tanto para trenes de viajeros como de mercancías, pero con el tiempo las subseries en que fueron divididas se especializaron según el tráfico.

Locomotoras eléctricas 269, la subserie 400 una inteligente trasformación de Renfe

A mediados de los años noventa, Renfe dispone de bastante material remolcado de viajeros apto para circular a 160 Km/h, la totalidad del material Talgo y bastantes coches de viajeros convencionales.

Por lo tanto la necesidad de disponer de locomotoras aptas para estas velocidades, lleva a Renfe a realizar unas reformas a veinte locomotoras de la subserie 200.

Estas reformas consistieron en cambiarles los bogies por unos aptos para 160 Km/h, el freno de estacionamiento de accionamiento mecánico fue sustituido, por otro de accionamiento neumático, y otra reforma importante fue sustituir el grupo motor-alternador por un convertidor estático.

En definitiva, fue una reforma acertada y poco costosa, además esto permitía alargar la vida útil a las locomotoras.

Características técnicas de las locomotoras 269.400 de Renfe

  • Locomotoras construidas: 20
  • Distribución de ejes: B´B´
  • Constructores: CAF, Meinfesa, Ateinsa, Melco, Wesa, GEE
  • Años de construcción: 1980 - 1985 (reformadas a mediados de los años 90)
  • Tensión: 3.000 V CC
  • Potencia: 4200 CV / 3100 kW
  • Velocidad máxima: 160 Km/h
  • Distancia entre topes: 17.270 mm
  • Tara: 88 t

Servicios ferroviarios realizados en Renfe

Estas locomotoras, aunque eran pocas, tuvieron un gran radio de acción, sus áreas principales fueron el norte de España y Andalucía.

Los servicios más habituales fueron los servicios Talgo (Tanto Talgo III como Talgo Pendular) desde Madrid al País Vasco, Cantabria y Asturias, teniendo sus bases en Madrid y Miranda de Ebro.

Otros servicios importantes fueron realizados en los trenes denominados "Talgo 200", estos trenes salían de Madrid con una locomotora 252 en colores AVE y de ancho internacional, circulaban hasta Córdoba y Sevilla por la línea de alta velocidad y acababan sus destinos en Cádiz, Huelva y Málaga por vía convencional, en estos tramos las 269.400 pintadas para la ocasión, con una decoración exclusiva.

Estas locomotoras dieron un gran resultado, al igual que el resto de locomotoras 269, en la actualidad están dadas de baja, pero por suerte algunas empresas privadas han adquirido algunas unidades para trenes de mercancías, llama la atención que Renfe vuelva a desprenderse de unas locomotoras que están en perfecto estado, al igual que otros vehículos ferroviarios.

Unas locomotoras eléctricas con diversas decoraciones de Renfe

Aunque solo eran 20, estas locomotoras han tenido muchas decoraciones, empezaron con el amarillo y gris "Taxi", primero con el logo de "Largo Recorrido" y luego con el de "Grandes Líneas", más adelante fueron repintadas en azul, blanco y Gris, más tarde en su ultima época y solo algunas recibieron el color de Renfe Operadora.

Lo mismo se puede decir de las locomotoras andaluzas del "Talgo 200", que también tuvieron diferentes decoraciones.

Sin duda alguna estas locomotoras son interesantísimas para los aficionados y coleccionistas.

Magníficas locomotoras eléctricas de Renfe, las japonesas 269

En los años 70 Renfe tuvo dos grandísimos aciertos: las míticas y grandiosas locomotoras diésel 333 y la extensa y no menos estupenda serie eléctrica 269, estas locomotoras han durado mucho tiempo, dando un resultado excelente y marcando toda una época en el ferrocarril español, llama la atención que muchas de estas locomotoras han sido dadas de baja estando en perfecto estado, y además podrían haber estado más años funcionando, afortunadamente en breve podremos ver a estas locomotoras en colores azul y amarillo, al estar en la compañía privada "Continental Rail".