Durante los años 70, Renfe sufre una de las mayores modernizaciones de su historia. Una época donde desaparece la tracción vapor y en su lugar se adquieren locomotoras de "gran potencia" como las locomotoras diésel de la serie 333 y para tracción eléctrica las de la serie 269.

Estas últimas locomotoras, se convierten junto con las "tresmiles" diésel en las principales locomotoras de las líneas más importantes de Renfe durante la segunda mitad de los años setenta y buena parte de los ochenta.

La adquisición a finales de los años sesenta de las locomotoras eléctricas de las series 279 y 289, causan una gran sensación en la empresa pública gracias a su gran funcionamiento y su tecnología "bitensión", que les permitía funcionar por todo tipo de líneas electrificadas de la red española.

El gran éxito de estas locomotoras ideadas por Mitsubishi, animó a Renfe a continuar su evolución con las locomotoras 269, estas serían "monotensión" y se convirtieron en las más numerosas del parque de Renfe, con más de doscientas unidades en diversas subseries, la primera de ellas estaba numerada desde la locomotora 269.001 a la 269.108.

Las locomotoras 269 de Renfe en su primera subserie

Estas locomotoras fueron concebidas para uso universal, para trenes de viajeros y mercancías. Rápidamente empezaron a extender sus trabajos por todas las principales líneas electrificadas españolas a 3000 Voltios. En su primera época, estas locomotoras tenían una decoración en color verde con franja amarilla, uno de los esquemas de pintura más bonitos que ha tenido Renfe, nada que ver con la insulsa decoración actual de Renfe Operadora.

Estas máquinas de origen japonés, sustituyeron a las locomotoras francesas de la serie 276 que fueron relegadas a servicios menores, también las locomotoras de las series 277 y 278 fueron desplazadas por las locomotoras 269, aunque en menor medida.

Con el tiempo, la aparición de nuevas subseries de locomotoras 269, convirtieron a estas en las reinas indiscutibles de la red electrificada española.

Características técnicas de las locomotoras 269.001 a 108 de Renfe

  • Número de locomotoras construidas: 108 (luego se sumaron locomotoras de otras subseries)
  • Años de construcción: 1973 - 1978
  • Distribución de ejes: B´B´
  • Constructores: Mitsubishi, Wesa, Ateinsa, CAF
  • Tensión: 3000 V CC
  • Motor tracción: Melco MB 3200 - B2
  • Potencia: 4215 CV / 3100 kW
  • Velocidad máxima: 140Km/h (trenes viajeros), 80 Km/h (trenes de mercancías)
  • Distancia entre topes: 17.270 mm
  • Tara: 88 t

Dilatada historia de las locomotoras japonesas en el ferrocarril español

La saga de locomotoras japonesas en España empezó a finales de los años sesenta con las series 279 y 289, después en los años setenta con las primeras máquinas 269. Con el tiempo se irían poniendo en servicio nuevas subseries más modernas, hasta completar más de doscientas unidades.

A principios de los años ochenta entran en servicio las locomotoras de la serie 251, una evolución de las locomotoras Mitsubishi anteriores.

El primer lote de estas locomotoras realizó todo tipo de servicios ferroviarios, sobre todo trenes expresos, rápidos y pesados mercancías.

Estas locomotoras fueron las dominantes en la red española, llegados los años noventa empezaron los cambios.

La gran mayoría de las unidades fueron pintadas en colores amarillo y gris. Después de algunas pequeñas mejoras, estas locomotoras de la primera subserie fueron destinadas sobre todo a servicios de mercancías, al destinarse otras subseries de mejores prestaciones a los servicios de viajeros.

Llama la atención que la mayoría de estas locomotoras seguían en servicio hasta hace pocos años, a pesar que Renfe no las cuidaba lo suficiente, el rendimiento de estas locomotoras era en general bastante bueno.

En el año 2005, con la entrada en funcionamiento de la nueva Renfe Operadora y la puesta en servicio de las nuevas locomotoras de la serie 253, bastantes locomotoras son apartadas o desguazadas, además muchas de ellas han sido de nuevo matriculadas con otras numeraciones.

Las únicas locomotoras japonesas en Europa y con buenos resultados

Es interesante ver, que las locomotoras 269 son bastante simples en su diseño, pero su gran funcionamiento y su singularidad (España es el único país europeo con máquinas de origen japonés en sus vías) ha hecho posible que sean admiradas por ferroviarios y entusiastas del ferrocarril, se puede decir sin lugar a dudas que son unas de las mejores locomotoras de la historia de Renfe, además la evolución de esta tecnología hizo posible la construcción de la serie de locomotoras 251.

En esta época donde muchas de estas locomotoras están siendo dadas de baja, esperemos que puedan preservarse en museos o trenes turísticos.