Después del éxito de las locomotoras 269 del primer lote, un total de 108 locomotoras, Renfe necesitaba una evolución de esta serie, más moderna y apta para mayores velocidades.

La subserie 269.200, fabricada en la primera mitad de los años 80, estaba destinada para servicios de viajeros y mercancías, pero pensada sobre todo para los de pasajeros con material remolcado convencional apto para 160 Km/h.

Esta subserie es muy interesante, ya que realizaron diversos servicios, además tuvieron muchas decoraciones diferentes, incluso realizaron servicios de cercanías.

La locomotora de la serie 269.200 de Renfe, fiabilidad japonesa

Estas locomotoras, de la empresa japonesa Mitsubishi, se diferenciaban de la subserie 269.0 por tener mayor velocidad máxima gracias a su relación de engranajes, también en la alimentación de los servicios auxiliares mediante corriente alterna trifásica.

Las locomotoras 269.200 fueron construidas en dos lotes, las primeras desde el número 269.201 a 269.221 fabricadas por CAF y Macosa, el segundo formado por las máquinas 269.222 a 269.331, este lote hizo que entrara el fabricante Ateinsa, en 1983.

La idea de Renfe, era básicamente dar tracción a los coches de viajeros nuevos, aptos para 160 Km/h, de hecho, estas locomotoras tuvieron en la mayoría de los casos, las decoraciones azul - amarilla y la decoración "estrella" en colores crema, como los coches de viajeros de las series 9000 y 10000, así formaban composiciones "a juego".

Con estos trenes, se dotaba de más colorido a los trenes con coches de viajeros convencionales, que durante un tiempo iban decorados en el austero color verde oliva, además de un interior más confortable para el viajero.

Características técnicas de la locomotora 269.200 de Renfe

  • Locomotoras construidas: 131
  • Distribución de ejes: B´B´
  • Constructores: CAF, Meinfesa, Ateinsa, Melco, Wesa, GEE
  • Años de construcción: 1980 - 1985
  • Tensión: 3.000 V cc
  • Motor tracción: Melco MB 3200-B3
  • Potencia: 4200 CV / 3100 kW
  • Velocidad máxima: 160 Km/h (trenes de viajeros), 100 Km/h (trenes de mercancías)
  • Distancia entre topes: 17.270 mm
  • Tara: 88 t

Servicios ferroviarios realizados por las locomotoras 269.200

Estas locomotoras tienen unas épocas claramente diferenciadas, en los años 80 los trenes de estas locomotoras fueron en un principio Expresos, luego Estrellas, rápidos diurnos y más adelante el material Talgo, también dieron tracción a los trenes de mercancías. Estas locomotoras operaron prácticamente por toda la red electrificada española, sus primeros depósitos fueron Madrid - Fuencarral, Barcelona - Can Tunis y Sevilla, las decoraciones originales en azul - amarillo y el esquema "estrella" eran las más habituales.

En los años 90 se amplia su radio de acción, se destinan 8 locomotoras a Alcázar de San Juan, 18 a Casa Antunez, 14 a León, 12 a Santander y se amplían a 50 unidades el depósito de Sevilla. En esa época empiezan a recibir la decoración "Taxi" amarilla y gris.

Hacia 1993 o 1994, 15 locomotoras son adaptadas para remolcar trenes de cercanías de dos pisos, la adaptación consiste en unas mejoras mecánicas, para que puedan hacer muchas paradas y acelerar rápido sin perder demasiado tiempo, estas locomotoras son pintadas en rojo y blanco, los colores corporativos de la Unidad de Negocio de Cercanías. Estas locomotoras estuvieron unos pocos años haciendo estos servicios hasta que estos trenes de dos pisos fueron dotados de tracción propia, con unos coches motores con cabina.

Locomotoras 269.200 para Grandes Líneas de Renfe

Renfe decide cambiar la UN de Largo Recorrido, y decide llamarla UN de Grandes Líneas, es el final de la década de los años 90 y se decide un cambio de imagen que afecta a varias locomotoras 269.200, algunas de ellas son transformadas en otras subseries como la 269.400 y 269.900

En esta época y hasta la creación de Renfe Operadora en 2005, las locomotoras destinadas a trenes de viajeros, son rematriculadas y decoradas en unos colores llamativos, blanco, azul y gris, luego en 2005 la gran mayoría pasan a realizar servicios de mercancías y reciben los colores corporativos de la nueva Renfe.

Las locomotoras japonesas de la serie 269, un material de gran calidad en Renfe

La serie 269 ha sido de las mejores que ha tenido Renfe, marcando una época, además la subserie 269.200, ha tenido una gran variedad de versiones remolcando todo tipo de trenes, por ello se ha convertido un tipo de locomotora de las más estudiadas por los entusiastas del ferrocarril.

En la actualidad, siguen en activo para trenes de mercancías alrededor de veinte unidades, pero ya se están dando de baja paulatinamente, también algunas están siendo rematriculadas con algunas reformas para alargar algo más su vida útil, hasta que Renfe reciba en su totalidad el resto de locomotoras nuevas de la serie 253.